lunes, 20 de abril de 2015

Manual Thinking La herramienta para gestionar el trabajo creativo en equipo

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Método creativo que utiliza Ferran Adrià en sus emprendimientos quien escribe el prólogo del libro. Vendrá acompañado de un toolkit para que el lector pueda practicar fácilmente. Mucho se habla de creatividad e innovación, pero lo cierto es que no existen muchas herramientas que nos permitan crear en equipo y hacerlo de forma tal que luego se pueda gestionar esa creatividad. Manual thinking es una herramienta, un procedimiento diseñado para primero desarrollar todo el potencial de un equipo a través de pensar juntos con las manos. Esta es una herramienta que además permite gestionar con relativa sencillez la creatividad expresada en los talleres. El libro viene acompañado de un mapa y unas etiquetas que son las que permiten que el pensamiento manual se materialice con mayor facilidad.

“Cuando todo el mundo está loco,
ser cuerdo es una locura.”
Paul Samuelson

Prólogo
No exagero si digo que una de las personas más importantes en el proceso creativo de elBulli no es cocinero: es diseñador industrial. El papel de Luki Huber en elBulli a partir de 2001 es fundamental: con él empieza la primera relación interdisciplinar seria que entablamos con creativos de otros ámbitos; es más, esta colaboración nos hizo ver lo mucho que aprendíamos abriéndonos a otras disciplinas.
… Pocas personas conozco que me entiendan tan deprisa sin apenas pronunciar yo una palabra.

En este aspecto, tiene mucho que ver su marcada personalidad creativa, sus cualidades, su pragmatismo, su rapidez para establecer asociaciones, su agilidad de pensamiento… más que un diseñador de productos, es un diseñador de conceptos.

… actualmente estamos decodificando el proceso creativo, un trabajo complejo que requiere de mucha organización y de herramientas potentes de visualización. Y en este sentido, la posibilidad de contar con manual thinking o, entre nosotros, los «mapas de Luki», es fundamental. Es una herramienta ideal para ordenar, para situar, para entender nosotros mismos lo que estamos haciendo, y es también un apoyo para desarrollar técnicas creativas

“Para que un equipo pueda ser creativo ha de ser ordenado.”
Ferran Adrià

Introducción
Cuando empecé a colaborar con el equipo de elBulli me sorprendí muchísimo por la intensidad y el sistematismo con el que se trabajaba la creatividad. Vi en este equipo un árbol mental con sus ramificaciones muy bien ordenadas, donde cada componente del equipo podía seguir avanzando en cada uno de los astiles sin que eso desordenase la labor de sus compañeros. El potencial de crecimiento de un árbol es exponencial cuando se crece en equipo

En un restaurante conviven múltiples técnicas de cocción, conceptos gastronómicos variados, productos con diferentes niveles de caducidad, influencias de diferentes culturas, variados perfiles de clientes, personal multicultural, un gran parque de aparatos y utensilios, numerosos objetos de menaje y cientos de fechas de entrega durante cada servicio. Organizar lo anteriormente descrito en espacio y en tiempos requiere una gran capacidad de organización. Si el restaurador aplica el mismo rigor de organización a las tareas creativas, el resultado puede ser muy poderoso.

Una cocina equivale en una escala menor a un polígono industrial. Mientras que en un polígono conviven diferentes tecnologías con una oferta de materiales y componentes, en una cocina se encuentran las diferentes técnicas aplicables al producto con un amplio surtido de materia prima comestible. Las bases para empezar a trabajar son en ambos lugares las mismas: la cultura general y el estado de la técnica. Luego vienen las ganas de encontrar nuevas vías, de innovar. ¿Qué sale si hago la misma receta con un nuevo aparato; si varío los porcentajes de los ingredientes de un plato, invierto, amplío, reduzco, mezclo, etc.?…

Aparte de diseñar productos, estoy aprendiendo, adaptando y creando métodos de trabajo que pretenden aumentar la efectividad del trabajo en equipo. En un equipo se multiplica tanto la efectividad como la ineficiencia de acuerdo con el número de asistentes y según la calidad con la que se gestiona el grupo de trabajo. Si doce personas trabajan durante una hora juntas generan en conjunto doce horas laborales. Igualmente, se multiplican los minutos mal aprovechados. Cinco minutos de retraso representan un desperdicio global de una hora laboral del mismo equipo

En un restaurante, el tiempo que pasa entre la idea de un nuevo concepto y su fase de test es muy corto. Se concibe el concepto, se prueba a realizarlo y se cata. El cocinero se da rápidamente cuenta de si la idea ha sido buena o mala.
Luki Huber

“A la creatividad hay que tratarla como ella nos trata a nosotros: con indiferencia.”
Ferran Adrià

La herramienta manual thinking se ha concebido… para resolver problemáticas de personas que comunican poco, o egos que sobresalen sobre otros miembros del equipo… para resolver esa problemática se da preferencia a las notas y los dibujos sobre las palabras habladas…

¿Qué es manual thinking? Consiste en mapas plegables de gran formato y etiquetas removibles en varias formas, tamaños y colores. Las etiquetas invitan a los usuarios a anotar y dibujar sus ideas y opiniones de forma sintetizada. La superficie del mapa forma un soporte amplio donde se puede ordenar las etiquetas rellenadas para construir conjuntamente   un documento que representa un resumen visual del pensamiento del colectivo de los usuarios. El mapa resultante tiene un lenguaje uniforme, comprensible y vistoso; todo en un formato que funciona como una pizarra plegable, fácil de archivar y compartir.

Actitud
En vez de hablar todos los imputs se escriben o dibujan en etiquetas. Esto permite a todos los participantes poder trabajar y aportar a la vez sus ideas y pensamientos personales.
En vez de discutir, se visualizan los imputs de todos los asistentes. Todas las ideas están valoradas y pueden dar pie a encontrar más ideas y criterios…
En vez de procesos desordenados y notas sueltas, todo el esfuerzo del grupo está enfocado hacia la creación de un documento común

El uso particular de manual thinking puede ser el de disponer en orden nuestros proyectos personales. Visualizar cuántos frentes tenemos abiertos  sirve para observar cuáles de ellos siguen vigentes y cuales seguimos realizando posiblemente por pura inercia.

“El fracaso prueba la debilidad del deseo y no su tenacidad.”
Andre Maurois



Link de interes

“¡Que de sombras finge el miedo!”
Félix Lope de Vega


Recibid un cordial saludo