jueves, 28 de abril de 2016

Cambiar o no Cambiar: ésa es la gestión

Sinopsis
A menudo se escucha que el primer mandamiento de un directivo eficaz consiste en abstenerse a los hechos y que son éstos los que avalan el éxito de las estrategias: los hechos son lo objetivo, lo dado, lo fundamental. Pero esto no es toda la verdad. Como argumenta el autor, a la alta dirección le convienen desarrollar el hábito de 'vérselas cara a cara con la realidad”, una realidad a veces ambigua y sobre todo repleta de claroscuros. Cambiar o no cambiar: ésa es la gestión reflexiona sobre la esencia de la función directiva, que entraña dirigir a las personas y su trabajo, y que supone enfrentarse diariamente con los cambios y encontrar el equilibrio entre la renovación constante y la estabilidad necesaria.

“No quiero que hagáis,
quiero que consigáis.”

Introducción
De los hechos a la realidad
El éxito de las estrategias depende de la cantidad de hechos que la avalen.
… cuanto más arriba se sienta un directivo, más esmero ha de poner en la obtención de los hechos, pues no es improbable que por variadas y poderosas razones, incluida la supervivencia del mensajero, le lleguen ya interpretados… disfrazados. A la alta dirección le conviene especialmente desarrollar el hábito de vérselas de veras con la madre de todos los hechos: la realidad.
… el nombre del nuevo juego es conocimiento, y el apellido, productividad.
Guido Stein

“El verdadero líder se demuestra cuando deja de serlo.”

La primera vez que leí cambiar o no cambiar era a principios del año dos mil nueve. Ya había tenido contacto con casos y notas técnicas escritas por Guido Stein pero quizás mi inmadurez directiva me hacía verlas de otra manera.

Siete años después y tras pasar por diversas responsabilidades directivas, cuando vuelves a leer el libro (a pesar de que es una edición ampliada), las reflexiones son diferentes. Soy poco aficionado a releer libros enteros, sí a consultarlos. Lo que te das cuenta es como cambian tus reflexiones a medida que maduramos las personas.

Cambiar o no cambiar es tomar una decisión, decisión que para bien o para mal marcaran tus próximos años. No seré yo el que te diga si debes de cambiar o no, simplemente me tomo la libertad de indicarte que si decides cambiar tengas en cuenta  tanto los aspectos que se ven a simple vista como los que están más escondidos.

No tomes el cambio a la ligera, medítalo con tu equipo. Si es un cambio empresarial, con tu familia si es un cambio que les puede afectar, con las personas que te aprecian y después toma distancia para evaluarlo finalmente solo, sin las presiones del día a día.

“Aprender una virtud es desaprender un vicio.”
Séneca a Lucillo

La humildad directiva
Ésta supone poseer el conocimiento del límite de nuestras propias fuerzas… Quien dirige debe suscitar en sí mismo una predisposición a superar constantemente sus propios límites, alejar la creencia de que ha conquistado la cumbre en algún sentido, pues puede y tiene que llegar mucho más allá, especialmente en las cualidades personales… humildad… muy difícil de enseñar a base de describirla… experiencia de trabajar con un líder humilde es algo… el riesgo contrario lleva al líder a convertirse en transitorio, ya que la soberbia… causa incapacidad técnica.

La ejemplaridad de ir por delante
… en que el jefe sea el mejor sin hacer ostentación de ello, que se trate de una cualidad advertida por los demás sin que el líder la destaque. El ejemplo suele producir contagio
… el trabajo en equipo es la mejor terapia para la egolatría… tan extendida entre los líderes…

Perseverancia para superar las dificultades
… una persona puede conseguir casi todo lo que se proponga, siempre y cuando no le importe quién se lleve la fama…
… si un directivo o empresario quiere alejar la innovación de su compañía, basta con que no fomente las preguntas acerca de lo que va mal; que no se cuestione lo que podría cambiar; que abdique de la función de control; que consienta que cada departamento compita y pelee por lo suyo a costa de los demás; que transija con la incoherencia entre predicar una cultura de la creatividad y la renovacióncastigue el fracaso.

Valentía para saber irse
Los montañeros experimentados no dudan en que cuando se arriesgan lo que de verdad tienen entre manos es su propia vida; de ahí que antes de empezar una nueva ascensión conviene considerar también cómo van a descender una vez coronada la cima…
saber estar es la distancia que media entre servir a una responsabilidad o servirse de ella.

“El triunfo de la inteligencia personal es la felicidad;
el triunfo de la inteligencia social es la justicia.”
José Antonio Marina

Incompetencias directivas
a.   La estupidez
A estas alturas seguimos empeñándonos torpe, repetitiva y monótonamente es que dirigir es mandar.

b.   El egoísmo

“No le importa nada ni nadie,
ni nada de lo de nadie.”
González Ruano

c.   El cinismo
… el compromiso empieza arriba, cae en cascada de modo personalizado y se alimenta del ejemplo…

d.   La doblez disimulada

“Tenemos la cabeza redonda para permitir el pensamiento cambiar de dirección”
Picabia

e.   La hipocresía

“Lo que pasa es que no sabemos lo que nos pasa.”
Ortega y Gasset

f.    El capricho

g.   La crueldad

“Un gobernante, no se desprestigia por actuar con crueldad. Al temor que inspiraban a sus hombres deben muchos generales como Aníbal sus victorias, mientras que la consideración excesiva que no castiga con rapidez y ejemplaridad la indisciplina pone en peligro el prestigio de otros tantos, como Escipión, a quien el senado hubo de salvar de la acusación de corruptor de la milicia romana.”
Maquiavelo

h.     La prepotencia
… cuando se trata del poder la inocencia es un defecto y el cinismo un exceso…

“Un hombre sin libertad es como un árbol sin hojas al que vela la muerte.”
Miguel de Cervantes

i.     Elogio a la locura
… las empresas también necesitan de locos que ayuden a los jefes con sus ocurrencias inoportunas a contrarrestar los efectos del comportamiento grupal, a recordar que el poder es transitorio y a preguntarse por lo obvio, que suele ser lo último que advierte quien esta metido en harina.

La profesión de directivo encierra una paradoja: a los directivos se les pide que actúen como tales antes de que verdaderamente entiendan cuál es en realidad su trabajo y qué se espera de ellos.

“Para caminar en línea recta, primero hay que inclinarse hacia un lado y luego hacia el otro.”
Proverbio chino

hay que diseñar la empresa para el cambio, y para crear el cambio más que para reaccionar ante él.

“Trabaja para aquellos que trabajan para ti.”

La práctica de la lectura reflexiva de obras literarias proporciona un modo cabal de desarrollar la creatividad… el directivo como el escritor, crea el objeto de su analisis combinando datos y personas….

“El futuro es un mundo en el que hay de todo, si no encontramos lo que buscamos será porque no sabemos buscar.”
Bioy Casares

Un buen líder ha de ser simultáneamente un líder bueno. Solo con esa doble vertiente  ética y técnica… es capaz de resolver los problemas operativos o estratégicos que se le plantean…

La prudencia nos ayuda a decidir, que no es otra cosa que decidirnos, en las encrucijadas de la vida: si hay que cambiar o no, y como hacerlo…

“Un montón de cosas que pueden ser contadas,
no cuentan,
y otro montón de cosas que cuentan,
no pueden ser contadas.”
Albert Einstein



Link de interes

“Lo que hay que aprender para saber cómo hacerlo,
hay que hacerlo primero para aprenderlo.”
Aristóteles

Recibid un cordial saludo