domingo, 15 de abril de 2018

Jesuitas, liderar talento libre


Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿Por qué dirigentes tan diversos como Lenin o Hitler propusieron el modelo de los jesuitas como ideal para sus seguidores? El management y la historia se funden en estas páginas con aportaciones prácticas para lograr el éxito en los actuales tiempos de incertidumbre. Buen gobierno, competencia y libre albedrío están presentes en un libro repleto de profundidad antropológica y enseñanzas aplicables.
Javier Fernández Aguado centra las tres cualidades aspiracionales de casi cualquier organización: liderazgo, talento y libertad y detalla la propuesta de un estilo de dirección basado en la motivación de personas con habilidades que actúan con sana autonomía. «La capacidad de liderazgo –describe el pensador español– no se desborda en soluciones de opresión, sino que se administra en libertad».
Por primera vez disponemos de un estudio riguroso sobre el estilo de gobierno de la Compañía de Jesús desde Ignacio de Loyola, hace cinco siglos, hasta nuestros días.

«No quiero defender cualquier equivocación que los jesuitas podamos cometer,
pero la mayor sería permanecer en tal estado de miedo a perpetrar errores que,
simplemente,
paralicemos la acción»
Padre Arrupe

Prólogo
El título de la obra es muy significativo: Jesuitas, Liderar talento libre. Se atribuyen a los jesuitas tres cualidades bien articuladas: liderazgo, talento y libertad (…)

(…) la Compañía es calificada como organización, administración o institución; y la actividad apostólica se denomina autoría y gestión (…) liderazgo, mitos, captación del talento, descubrimiento de caminos, aprender a gobernar, búsqueda de soluciones, formación, obstáculos, intraemprendedores, disidentes, fuego amigo, competencia, humor, expansión, rigidez, cesaropapismo, luces y sombras, financiación, pérdida y recuperación del proyecto.

(…) toda acción directiva se rige por un equilibrio de reacciones y comportamientos (…)

«Si una organización se plantea solo como sumatorio de éxitos,
la falsedad quedaría inmediatamente de manifiesto»

(…) Los jesuitas en general reciben calificaciones altamente positivas: héroes, titanes, mártires. Pero no se disimulan los defectos, propios de toda institución humana (…)

(…) claridad de objetivos, solidez de planes de la institución, seriedad del compromiso individual y adecuación de medios y fines, entre otros aciertos (…) se plantea el claroscuro de la Compañía, que no fue tan innovadora y tan perfecta como la han pintado los panegiristas, sin dejar por ello de ser pionera y exitosa.

«Se siembran actos
 y se recogen hábitos»
Aristóteles

Presentación
¿Que define un líder? No tengo una respuesta precisa a esta pregunta, pero sé reconocerlo cuando veo uno.

(…) el peculiar carisma de esta orden favorece el desarrollo del liderazgo.

(…) los jesuitas atraen a sus filas personalidades excepcionales y que con frecuencia de­jan huella.

(…) no se lidera sin perseguir proyectos innovadores y ambiciosos.

(…) Martini fue un líder sin miedo a escuchar pensamientos heterogéneos y a aprender de ellos.

«Quien no te autolidera no lidera»

Introducción
(…) si ignoramos lo que ya sucedió, nos incapacitamos para afrontar con acierto el futuro. No debemos prescindir de la enseñanza de lo vivido por otros (…)

(…) ni puntuales directivos menos preparados les despojaron del entusiasmo. Se respetó de forma habitual su autoestima y, siguiendo los deseos de Ignacio de Loyola, se les ha gobernado en muchos momentos con profundo respeto a su liber­tad.

El cambio no ha cambiado, pero sí la velocidad a la que se produce. No son nuestros tiempos los primeros en los que el devenir se acelera, pero la gran diferencia es que ¡son los nuestros!

(…) el directivo de un entorno VUCA no puede seguir decidiendo como antes. Si siempre ha sido conveniente reinventarse, en el presente resulta ineludible y perentorio.

Quien siempre vende lo mismo y del mismo modo pronto dejará de ven­derlo (…) hoy en día, perder el ritmo puede implicar quedar fuera de la batalla por el éxito.

VUCA fueron los tiempos en los que arrancó la Compañía de Jesús (…)

(…) No es de recibo afirmar que los buenos frutos son debidos a la institución y los malos a individuos concretos (…)

Ignacio aspiró a hacer de cada seguidor suyo un titán audaz y astuto,
forjando en cada jesuita un líder, no un seguidor (…)

El talento reclama libertad, aunque en el corto plazo el control resulte más eficiente (…)

«Es más difícil crear que criticar.
Quien crea merece tu fe;
quien critica,
tu duda.
Ten fe en los creadores,
duda de los críticos»
Pirandello

Utilizo muchas veces las enseñanzas que extraje de mi paso como alumno por un colegio de los jesuitas, y más tarde la relación que he tenido con muchos sacerdotes de la compañía, unos más mediáticos como podía ser el padre Loring y otros más desconocidos, pero todos tienen la impronta y el carácter jesuítico.

En un pasaje del libro habla de «hacer preguntas para provocar reflexión». ¿Cuántos de nosotros no necesitamos lanzar preguntas a nuestro equipo para provocar reflexiónhacer que crezcanse desarrollen profesionalmente? ¿Te haces preguntas, que te ayuden a ver el problema desde otra perspectiva? ¿Te haces preguntas buscando mejorar?

Llevo años aprendiendo de la compañía, de sus aciertos y de sus errores, intento hacer mío todo aquello que a lo largo de más de quinientos años de existencia han vivido, explorado, enseñado, meditado…

Liderar el talento libre, no es una empresa fácil, pero hay muchas lecciones que podemos aprender de los jesuitas, solo tenemos que tener la humildad suficiente para querer formarnos.

«Somos hoy lo que quisimos ser ayer.
Seremos mañana lo que estemos actuando hoy»

No por el mero hecho de ser nombrado superior alguien sabe gobernar u mucho menos liderar (…)

(…) una de las cualidades más precisas de un alto directivo (…) la humildad (…)

El verdadero líder no agita a sus seguidores y queda detrás, sino que va por delante proporcionando ejemplo (…)

Gobernar mediocres es sencillo, pues muchos esperan ser dirigidos. Liderar personas con talento implica riesgos, entre otros motivos, porque solo puede hacerse en libertad (…)

El desarrollo del talento se hace siempre en función del modelo de la persona que la organización considera que necesita (…)

(…) ¡Lástima de directivo que había olvidado la temporalidad de los cargos de gobierno!

Descubrir el camino personal y corporativo es un proceso muchas veces proceloso (…)

«Gobernar es tanto arte como ciencia»

(…) consultores jesuitas (…) todo líder escucha, aunque él tome la decisión final; ha de fomentar la independencia de criterio y la imprescindible lealtad.

Cunctando regitur mundus
«Quién tiene paciencia
acaba por gobernar el mundo»

(…) El futuro está es manos de la juventud. Pero la juventud está en manos de quien la forme. Y la formara quien la instruya o eduque en cátedras y escuelas (…)

«Habla en privado con quienes se equivocan sobre sus faltas, siempre con una sonrisa, sin solemnidad y de forma amistosa. Acomódate a la personalidad de cada uno, trata a cada uno de manera diferenciada…»[i]

(…) a una persona se le conoce en la contradicción mejor que en la bonanza. Las crisis pueden ser muy provechosas.

(…) solo los fósiles no evolucionan. Iban a ser predicadores itinerantes, pero se convirtieron en profesores. Debían vivir la pobreza, pero crearon colegios e instituciones con notables comodidades. La prohibición de aceptar cargos eclesiásticos pronto fue superada por la realidad e incluso un jesuita llego a ser papa (Francisco I). no iban a dedicarse a la enseñanza, pero se transformaron en promotores y gestores de colegios y universidades.

«La disciplina es medio
[para el orden], o fin»
Padre Ángel Ayala

(…) si una organización se plantea como un sumatorio de éxitos, la falsedad quedaría inmediatamente de manifiesto.

(…) la obediencia y la disciplina (…) elementos esenciales del carisma jesuítico.

(…) el equilibrio entre obediencia y libertad de acción es siempre un reto.

«Un jesuita debe ser un contemplativo en la acción»
Padre Nadal


Link de interés

«Nos olvidamos que el tiempo se encarga de destruir
 todo lo que se hizo sin contar con él»
Padre Tomás Morales

Recibid un cordial saludo


[i] Francisco Javier
Publicar un comentario