lunes, 13 de mayo de 2013

Gestión del patrimonio familiar


Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿Tienes claro los conceptos de patrimonio y familia? ¿Estás preparado para diseñar un plan estratégico que persevere e, incluso, aumente el patrimonio al mismo tiempo que cimientas las bases de una estructura y que mantenga unida a tu familia durante las próximas generaciones?  Si tus respuestas son no, entonces este es el libro que te sacará de dudas.
La decisión de una estirpe de poner en común recursos y alinear objetivos vitales supone un reto que va más allá de la aplicación del recetario clásico de la gestión de inversiones. Se debe reflexionar sobre estos objetivos tanto a nivel individual como familiar, puesto que así se conseguirá alinear los recursos y la energía de la familia en una dirección acorde con las metas comunes. Además, la reflexión definirá de manera explícita un sistema de valores imprescindibles para la gestión del patrimonio familiar. Para ello, habrá que recurrir a la intrahistoria de cada grupo familiar: sus antecedentes, el origen de su patrimonio, destino o misión del mismo, los intangibles reputacionales que hay que defender, la visión particular sobre la ética, etc.
Esta dimensión subjetiva y particular es, precisamente, una de las características que distinguen la gestión de patrimonios familiares frente a otras actividades de gestión fiduciaria y hace que sea un proceso dinámico que tiene que evolucionar con cada generación para evitar la tendencia natural a la separación.

“Aquel que no recuerde el pasado, está obligado a repetirlo.”
Herbert L. Samuel

Prólogo
Como en tantas otras actividades, la gestión de patrimonios familiares es el resultado de la dialéctica entre permanencia y cambio, la fidelidad a los orígenes y el deseo de lo nuevo. La existencia de distintas generaciones dentro de un grupo familiar, cada una con sus visiones particulares, la convivencia de patrimonios empresariales y familiares, cada uno distintos horizontes y necesidades y, sobre todo, la especial vinculación emocional que caracteriza el hábitat familiar, hacen único y especial el proceso de toma de decisiones en el ámbito de estas organizaciones.

Los patrimonios familiares tienen una visión más amplia del concepto de riesgo que la aproximación tradicional que nos presenta la doctrina financiera, muy relacionada con el concepto de volatilidad o riesgo de precio… dos grandes categorías de patrimonios familiares: por un lado, aquellas cuyo objetivo primordial es preservar su patrimonio que, en la mayoría de los casos, es el resultado de historias de éxito personal o empresarial. Por otro, encontramos patrimonios en cuya gestión se busca la generación y el incremento de riqueza. Para el primer tipo de patrimonios, su visión del riesgo se concentrara en minimizar la probabilidad de escenarios de pérdida patrimonial. Para el segundo, el escenario de riesgo es esencialmente distinto: será no alcanzar los objetivos de rentabilidad y de incremento patrimonial previstos…

… la gestión de un patrimonio familiar es un proceso dinámico, de ajuste permanente a las realidades externas –del mercado- e internas –de la evolución del ecosistema familiar-
Óscar Fanjul

“El porvenir de un hijo es siempre obra de su madre.”
Napoleón

La gestión del patrimonio familiar es una tarea ardua y difícil que se puede gestionar a través de family office o de otros vehículos de inversión.

Lo importante es la profesionalización de la gestión, si queremos que el patrimonio se mantenga o crezca es necesario contratar a gestores con una alta cualificación sean o no miembros familiares.

La sangre es la sangre, pero la pela es la pela, y con la pela no se juega, si algún miembro no sirve para gestionar el patrimonio de la familia habrá que dejarlo fuera, ya que una mala gestión del patrimonio, nos puede llevar a no poder repartir dividendos al cierre del año,  y puede ser que esos dividendos sean esperados como agua de mayo por determinados miembros familiares que viven de ellos.

Por tanto para que una empresa familiar sea longeva necesita de una gestión patrimonial excelente, de ello, en parte depende su transmisión de generación en generación.

“Un hijo es una pregunta/ que le hacemos al destino.”
José María Pemán

La existencia de diferentes generaciones dentro de un grupo familiar convierte en especial el proceso de toma de decisiones en la gestión del patrimonio haciendo de la alineación de objetivos todo un reto.

Este reto se vuelve aún más complejo cuando se añaden decisiones sobrevenidas que tienen múltiples dimensiones: la necesidad de profesionalizar o no la gestión de dicho patrimonio, el diseño de estructuras eficientes a través de las que articular las inversiones, gestionar y superar contingencias entre los miembros del núcleo familiar…

… dividida en cuatro capítulos de lectura independiente que permiten su uso para la realización de consultas sobre temáticas diferenciadas:
1. Familia y patrimonio: contextualiza la gestión del patrimonio familiar definiendo los conceptos más importantes y repasando las características más comunes de las familias.

2. Las inversiones en la gestión patrimonial: recoge el proceso de inversión así como sus consecuencias, tanto positivas como negativas.

3. La industria de la gestión patrimonial y las estructuras organizativas familiares: refleja los entresijos de la industria de gestión de patrimonios y los dos principales modelos de asesoramiento del patrimonio familiar.

4. Ética y perspectivas complementarias en la gestión patrimonial familiar: repasa la necesidad de establecer un marco de actuación ético tanto para los asuntos familiares como para la gestión de inversiones.

¿Cómo fijar el punto de partida de gestión del patrimonio familiar?
• ¿Qué quiere hacer con el dinero? ¿Cuáles son sus objetivos? ¿Cómo puede este dinero ayudarle a usted y a su familia a conseguir sus objetivos vitales?
• ¿Cómo cree que su vida y la de su familia pudiera cambiar? Piense en consecuencias positivas y negativas que pudieran surgir.
• ¿Tiene un objetivo único o varios? Identifíquelos.
• Sitúe sus objetivos en un horizonte temporal aproximado.
• ¿Cómo trasladaría esos objetivos a carteras de inversión?
• ¿Qué limitaciones tiene en cuanto a plazo, necesidades de liquidez o riesgo para cada uno de sus objetivos?
• ¿En qué clases de activos invertiría y cuánto capital en cada uno de ellos?
• ¿Qué rentabilidad espera para cada clase de activo y para la cartera en su totalidad?
• ¿Qué riesgo espera para cada clase de activo y para la cartera en su totalidad?
• ¿Cómo puede controlar y minimizar los riesgos de la cartera?
• ¿Cada cuánto y por qué razones va a hacer ajustes en la cartera?
• ¿Cómo sabrá si lo que está haciendo está bien o mal?
• ¿Si de repente cambiaran sus objetivos, o apareciera alguno nuevo, cómo ajustaría la cartera?
• ¿Si a usted le pasara algo, cómo podrían hacer todo lo anterior sus herederos?
• ¿Cree usted que si este ejercicio lo hiciera el resto de los miembros de su familia o directivos que trabajan para usted (en caso de tenerlos), obtendría respuestas similares o distintas a las suyas?

“Todos vivimos del pasado y nos vamos a pique con él.”
Johann W. Goethe



Link de interes

“Lo importante es no dejar de hacer preguntas.”
Albert Einstein

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada