martes, 5 de agosto de 2008

CONFESIONES PERSONALES DE UN PUBLICITARIO


Estimados amig@s:

“La gran idea:
tan difícil encontrarla
como fácil despreciarla.”
Luis Bassat

Sinopsis:
En 1963 David Ogilvy publicó sus Confessions of an Advertising Man (Confesiones de un publicitario). El libro se convirtió en un bestseller y hoy sigue siendo un referente en las prácticas publicitarias. Inspirado en este volumen del genio de la publicidad que fuera su maestro y luego socio, Luís Bassat hace un recorrido por los momentos que han marcado su vida, como publicista y como persona. Autor de campañas memorables y creador de marcas imborrables, el texto de Bassat destila conocimiento y revela los conceptos, tácticas y técnicas que han forjado su carrera estelar como publicista. Memorias íntimas y atípicas de una de las figuras más relevantes de la publicidad moderna, de un hombre que se confiesa inquieto, inconformista, tenaz y perfeccionista; también judío, padre, empresario y coleccionista. Escritas en un lenguaje sencillo y eficaz—como marca el estilo de Bassat y Ogilvy—harán las delicias del lector, del publicitario, del retirado y del profano.

“La publicidad no es
una carrera de velocidad
sino una prueba de resistencia.”
Luis Bassat

Siempre me ha gustado leer biografías, pero últimamente lo tenía muy dejado. Hace unos días, ojeando las estanterías de una librería, me encontré con el libro de esta semana, y la verdad, quién se resiste a leer a uno de los grandes maestros de la publicidad.

El título describe el libro, son sus confesiones personales, a través de pequeños o grandes capítulos va desgranando su vida tanto profesional, como personal. Es un libro que os aseguro os gustará o por lo menos os dejará un buen sabor.

“Las marcas son como las catedrales.
Se construyen a lo largo de los años,
por personas distintas,
pero con un objetivo común.”
Luis Bassat



CONFESIONES PERSONALES DE UN PUBLICITARIO
Luis Bassat
CRÍTICA

Link de interes:
El libro rojo de la publicidad
El libro rojo de las marcas

Agosto, 5

“Maestro no es aquel que siempre enseña,
Sino aquel que de repente aprende.”
Joáo Guimaráes Rosa

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario