miércoles, 8 de febrero de 2012

UNIVERSIDADES CORPORATIVAS

Estimad@s amig@s

“Si quiere hacer triunfar una idea,
envuélvala en una persona.”

Sinopsis
El concepto de Universidad Corporativa tiene su origen hace varias décadas, posiblemente desde la creación en 1956 de la Universidad Corporativa de General Electric, en Crotonville. Sin embargo, es a partir de los ochenta cuando surge el verdadero interés por su implantación como una evolución del departamento de formación hacia un paraguas estratégico para el desarrollo de los profesionales, clientes y proveedores de la organización.

En los últimos 20 años el número de Universidades Corporativas se ha incrementado como respuesta a la necesidad de las compañías de gestionar su conocimiento interno, proporcionar a sus empleados formación específica acorde a su perfil profesional y contar con una herramienta de implantación de la estrategia. De esta forma, los integrantes de la organización pueden cubrir los requerimientos de aprendizaje en la universidad de la empresa. Mientras tanto, la organización vincula los planes formativos a las necesidades del negocio, además de transmitir sus valores, cultura e historia.

“Lo ideal no es más que la verdad a distancia.”

Las Universidades Corporativas no son nada nuevo para muchos de vosotros, hasta ahí todos de acuerdo. Pero no es menos cierto que asociamos Universidad Corporativa a las grandes organizaciones nacionales o internacionales.

Con el giro que han dado los recursos humanos como generadores del talento interno y la posibilidad que ofrecen hoy las escuelas de negocios de realizar programas In-company completamente a la carta de cada uno de los alumnos, ya no es tan difícil, ni costoso, que una mediana empresa tenga una Universidad Corporativa.

Desde recursos humanos se pueden trazar itinerarios formativos a dos o tres años vista, donde se va fortaleciendo las competencias del directivo o mando intermedio. Este a su vez, además de ir generando un Now How, va consiguiendo unos créditos que al término de la formación le otorgaran una titulación por la Universidad Corporativa X y homologado por la escuela de negocios Y.

Estoy a favor del desarrollo de las Universidades Corporativas desde los dos lados de la mesa:
• Como directivo, creo en la formación y en la necesidad que tenemos de estar constantemente formándonos-reciclándonos.
• Desde el punto de vista del profesional que se dedica a la formación, es necesario no dejar de entrenar, formar, reciclar las habilidades de los directivos presentes o futuros.

Este es un libro que ayudara a muchas personas que quieran desarrollar o por lo menos estudiar la viabilidad de tener una Universidad Corporativa en su organización.

“Sabe demasiado para ser novelista.”


UNIVERSIDADES CORPORATIVAS
Antonio Rubio
LID editorial


“La naturaleza humana esta ávida de novedades.”
Plinio el joven

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada