domingo, 19 de junio de 2016

Universidades corporativas: Forjando personas para ganar el futuro

Estimad@s amig@s

Sinopsis
La creciente necesidad de alinear los objetivos de formación con los objetivos estratégicos de la empresa ha favorecido la creación de universidades corporativas (UC).Las empresas se ven envueltas en procesos de cambio continuo, éstos se suceden a tanta velocidad que no es suficiente con las estructuras tradicionales. La universidad tradicional prepara a las personas para su futuro profesional, les da una base y los prepara para su adaptación al cambio, mientras que la UC se preocupa por el rendimiento en el puesto de trabajo, planifica el futuro del trabajador pensando en un plan de carrera asociado a la organización. El activo más importante de las empresas es su equipo de personas, por eso es importante invertir en su formación y reforzar sus vínculos con la compañía. Las organizaciones que explican sus experiencias en este libro lo tienen muy claro.

“Se líder de tu propio desarrollo”
NH University

Prólogo
Gestionar la formación empresarial no es fácil y se trata de hacerlo realmente bien,  no cabe otra opción. Suena a una frase oída mil veces, pero en nuestro ámbito laboral de People & Culture, concepto que mejora al tradicional de recursos humanos, es una regla de oro, algo a tener presente para que lo que no tengas claro, no lo hagas; lo que no está bien formulado, no lo digas; y lo que no sabes cómo medir, no lo empieces

“Si vas a hacerlo,
hazlo bien”

… si tuviera que compartir con mis colegas una sola receta para poder hacer las cosas realmente bien, les diría que cuidaran a su equipo: ¡selecciónalos, fórmalos y motívalos de forma sistemática! Es probablemente el eslabón más débil de ese ecosistema en el que trabajas.
José Ángel Fernández Izard

“Siempre que enseñes,
enseña a la vez a dudar de lo que enseñes”    
José Ortega y Gasset

“Corporate U”, proyecto de continuidad
No hay una universidad corporativa tipo, ni mucho menos podemos hablar de un modelo a seguir. Todas son diferentes aunque muestren aspectos en común, porque cada empresa tiene realidades diferentes.
¿Queremos ser más competitivos? Invirtamos en las personas, porque una maquina nueva la puede adquirir cualquiera y ser operativa desde el primer momento, pero si queremos diferenciarnos realmente necesitamos a los mejores profesionales… coste de captación del talento y el drama que supone perderlo.   
Invierte en formación y quizás pierdas algún trabajador  porque se vaya a la competencia: ahora en formación y pierde materia gris de forma generalizada.
Toni Ramos Medina

“El aprendizaje continuo es la única ventaja sostenible en un mundo en constate cambio”
Charles Jennings

Apostar por las universidades corporativas es un gran paso que las empresas hacen por formar, unificar, cimentar, desarrollar, comprometer, fidelizar, atraer… a las personas que trabajan es ésta.

Aunque en el libro encontramos el testimonio de grandes corporaciones, no creo que las Pymes no puedan soñar con tener una universidad corporativa. Esto va de desarrollar, formar, perfeccionar, reciclar a las personas indistintamente del tamaño o la facturación de la compañía.

A lo largo de mi carrera profesional he visto a Pymes con unos planes de formación anuales y unos profesiogramas de su equipo humano que ya lo quisieran las grandes. Impartían formación con consultores externos y las partes core del negocio las hacían con sus responsables de área.

“La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta”
Edward R. Murrow

Durante los últimos años ¿Cuántas veces habremos oído que de esta crisis saldremos con formación en I+D+i?

El gasto público en formación y educación ha descendido desde el año 2009, el siguiente a irrupción de la peor crisis económica que hayamos sufrido en la historia reciente…

El problema no es invertir en personas que se vayan de la empresa, el drama es no formarlas y perder competitividad. Si el gran activo del siglo XX era el conocimiento, la posesión de la información, en el siglo XXI la clave es el talento y la capacidad de compartir ese conocimiento. El futuro de las empresas pasa por saber identificar el talento, por retenerlo y desarrollarlo, y ahí la formación es capital.

Walt Disney:
·         Necesitaba empleados que pudieran “generar felicidad”.
·         Llamaban a su personal “Elenco”, y a los procesos, parte del “Espectáculo”.
·         Garantizaba a todos los empleados formación divertida.
·         Creía en el orgullo de marca como elemento motivador.

Y claro creo su propia universidad como factor estratégico para mantener el éxito.

Una universidad corporativa puede nacer por diferentes motivos, aunque la mayoría de organizaciones comparten las mismas necesidades, de las que derivan unos objetivos…
·         Acercar la cultura de la empresa a todos los trabajadores, fomentando valores como la lealtad a la institución y el sentimiento de pertenencia.
·         Obtener el máximo rendimiento de la inversión en formación.
·         Planificar el desarrollo de los recursos humanos: planes de carrera y/ o itinerarios de formación en función de los perfiles.
·         Mantener la competitividad en un entorno cada vez más cambiante.
·         Atraer y retener el talento.
·         Iniciar y favorecer el cambio en la organización.

“Imposible significa que nos ha encontrado la solución”
Henry Ford



Link de interes
Universidades Corporativas: Diez casos de éxito

“Solo aprendiendo del pasado, liderando el presente y avanzándonos al futuro, conseguiremos el talento que necesitamos”
Securitas

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada