jueves, 30 de junio de 2016

Brand soul: del corazón de las personas, al alma de las marcas

Estimad@s amig@s

Sinopsis
En un mundo en el que la comunicación se ha convertido en la herramienta básica de la sociedad, este libro abre una nueva perspectiva sobre cómo las marcas pueden comunicarse con las personas -desde una esencia antropológica- para conectar verdaderamente con ellas, adoptar sus mejores rasgos y convertirse así en marcas humanas. Analizando los insights más importantes de la personalidad y la madurez del ser humano, así como los principales rasgos para crear una marca con valor, se proponen unas pautas de humanización del relato para que las empresas logren transmitir unos valores más cercanos, íntimos y empáticos con el consumidor y lograr ir, del alma de las personas, al alma de las marcas.

“Se siempre tú mismo,
exprésate a ti mismo,
ten fe en ti mismo,
no vayas por ahí buscando una personalidad exitosa pretendiendo duplicarla”
Bruce Lee

Introducción
El entendimiento de las motivaciones subyacentes del ser humano, así como su comportamiento, finalidad y origen, ayuda a tener un dominio total sobre qué es lo que realmente busca la persona. Cuando mejor entendamos a las personas, lograremos crear un discurso humanizado con ellas, consiguiendo establecer un vínculo emocional más o menos poderoso y posicionándolas como socio activo en la relación marca-consumidor.
… para que una marca pueda humanizar una sociedad debe, ante todo, ser humana ella misma –mediante sus actos y su comunicación- para lograr crear un relato adecuado con el consumidor y situarlo como protagonista de la historia y eje de toda su actividad corporativa.
En una era donde el poder del consumidor y sus exigencias han crecido de manera considerable, las marcas tienen hoy en día mayor reto a la hora de lograr conectar a las personas.

“Una estrella nos significa nada…
hasta que te la quitan”
Mercedes-Benz

En un momento como el actual donde el consumidor quiere interactuar en todos los canales (que no siempre lo consigue) y por el otro las marcas quieren “mecanizar” todo lo posible los procesos de venta, atención, escucha… es bueno hacer un ejercicio de reflexión como el que nos propone brand souldhumanizar las marcas”. Realmente ¿tan difícil es?   

“El consumidor no sabe lo que quiere hasta que se lo pones delante”
Steve Jobs

Hablar de quienes somos y de identidad es hablar de unicidad. Cada persona es singular, única, inabarcable, irrepetible, inconmensurable y libre. Ninguna persona es igual a otra, por eso se dice que la persona es única e irrepetible y alguien que no se singulariza respecto a los demás como la persona que es.

Las marcas deben comprender que cada persona se quiere sobre todo a sí misma, pero que necesitan del mismo modo de querer de los demás, por lo que posicionándose como compañero de fatigas (Nike), de viajes (BMW), o de emociones (Red Bull), lograran crear relaciones humanas afectivas con ellos.

Las marcas no son un logotipo, ni un conjunto de colores, tipografías o símbolos que se pueden ver en la etiqueta de una prenda de ropa. Ni tan siquiera un nombre. Una marca no es una imagen visual, sucedánea, centrada en el impacto creativo.

Hablar de marca es, en gran medida, hablar de comercio

“Si queremos realmente entender qué es una marca, debemos empezar por preguntarnos qué significado tiene el producto en la vida del consumidor. Una marca fuerte y con viabilidad a largo plazo sólo se conseguirá cuando el producto esté bien definido y comprendido por el consumidor, el cual lo haga suyo y le busque un hueco en su vida”
Luis Bassat

… la marca es tanto un producto, servicio o concepto que se distingue públicamente de otros productos, servicios o conceptos de forma que pueda ser comunicada y comercializada con facilidad; como el nombre del mismo/a… branding… se define como el proceso de creación, gestión y difusión de la marca, que se puede aplicar a toda la identidad corporativa, así como para cada producto y nombres de servicio.

“... El líder innova, no administra.
El líder desarrolla, no se limita a mantener.
Se centra en las personas y no en los sistemas y estructuras.
Tiene una perspectiva de largo alcance, no una visión cortoplacista.
Pone en tela de juicio la situación de las cosas, no se limita a aceptarlas.
Comunica, no ordena.
Inspira confianza y consigue que sus colaboradores confíen en sí mismos.
… un buen líder deberá tener visión, credibilidad, confianza en sí mismo, optimismo en el futuro y auctoritas…"
Isidro Fainé



“Se admira al mundo a través de lo que se ama”
Alphonse de Lamartine

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada