jueves, 20 de noviembre de 2008

LA REVOLUCIÓN DE SHOPSUMER


Estimados amig@s:

UN PRODUCTO ES MUY FACIL DE COPIAR. UN SERVICIO NO ES FACIL DE IMITAR. Y ahí es donde debe estar nuestra diferenciación. No somos un proveedor más que vende cajas, vendemos servicios, pero servicios muy diferenciados, orientados a lograr la máxima satisfacción del cliente. Aquella persona o empresa que no aporte valor, será sustituida, borrada de la mente del consumidor.

Y la pregunta es clara ¿Si el cliente no nos tiene en su mente, que pasa?

La calidad percibida, no depende solamente del producto en sí, sino de la combinación de producto y los SERVICIOS que le acompañan. Por tanto, el precio pagado realmente por el producto depende de la propuesta de valor completa con que rodeemos a este.

El Shopsumer (Shopper & Consumer) es el cambio que se está produciendo en el consumidor, en la distribución y en el fabricante. Es un cambio en el modelo de negocio.

Los cambios hay dos maneras de afrontarlos:

A.- Liderarlos
B.- Sufrirlos

Tú decides como director de tu organización donde quieres estar, pero ten en cuenta que el comprador moderno está buscando un proveedor para sus necesidades, no un distribuidor o un fabricante.

Recibid un cordial saludo.

LA REVOLUCIÓN DE SHOPSUMER
Un modelo para satisfacer mejor al nuevo cliente final
De las empresas del sector del gran consumo
Martin vom Stein
Gestión 2000


Noviembre, 21

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida.
Esos son los imprescindibles”
Bertold Brecht

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido Javier, además de vender servicios, vendemos atención al cliente.

Tenemos que prestar un servicio personalizado, tenemos que ser su solución, que cuando el cliente nos llame sepa que le vamos a solucionar su problema, ¿Cómo? A su medida y cubriendo sus necesidades, estamos para servir al cliente, y tenemos que mimarlo y cuidarlo con el objetivo de que esté satisfecho y nos traiga otro cliente.

Conocido es el dicho, un cliente te hace otro cliente, pero un cliente insatisfecho te quita cien clientes.

El cliente no te va a venir a protestar a tu casa, se encargará de ir de un lado para otro contando la mala experiencia que ha tenido con nosotros.

Debemos de tener nuetro tiempo a disposición del cliente, de escuharlo, se vende más cuando se escucha que cuando hablamos.

Cuidemos y mimemos al cliente, que sepa que somos su solución en todo momento, ¿Qué necesito? Ahí estamos nosotros, ahí estoy yo.

Un saludo.

LOGICOM.

Javier Pérez Caro dijo...

Mi querid@ LOGICOM;

Bajo mi humilde punto de vista, cuando hablo de la venta de servicios, la atención al cliente está dentro, es un servicio más de le damos al cliente.

Desde NUESTRA CONSULTORA, “damos a todos nuestros clientes el mismo trato, pero no el mismo tiempo”.

Nuestro cliente no tiene porque llamarnos. Parte de nuestra diferenciación consiste en no ser un proveedor más del mercado, reside en ser su “PARTNER de soluciones globales”, integrarnos en la estructura y, estar siempre presente en la mente de nuestro cliente.

Buscamos siempre además de la EXCELENCIA en el PRODUC-SERVICIO, generar y aportar valor añadido, diferenciación. Si mi cliente gana yo gano a su lado (estrategia “GANAR-GANAR”).

Siempre damos más a nuestro cliente de lo que espera recibir por el importe que ha pagado.

Pasemos de la venta TRANSACCIONAL a la venta RELACIONAL, posicionémonos como verdaderos CONSULTORES. Un cliente como tu bien dices, nos trae otro cliente, o no sería mejor decir, nuestros clientes prescriben “NUESTRA EXCELENCIA en el SERVICIO”

“No hay nada noble en ser superior a otros. La verdadera nobleza radica en ser superior a mi antiguo yo…
(Proverbio Hindú)

Martin dijo...

Es importante destacar la cada vez mayor importancia del valor tiempo, porque nuestros clientes pretenden buscar un equilibrio óptimo entre dos presupuestos: el del tiempo tanto como el del dinero. No es lo mismo comprar unas naranjas o recibirlas en casa de forma sincronizada con tu consumo. Y cuando hablamos de la cesta de compra completa que adquirimos en cada hogar a lo largo del mes, probablemente tenemos que frecuentar varios establecimientos para completarla. En Espana, cada hogar "invierte" 10 horas al mes en el acto de compra y los desplazamientos correspondientes. Es un esfuerzo muy significativo que realiza el cliente final del sector gran consumo y probablemente las empresas tenemos que empezar a preguntarnos si se lo remuneramos lo suficiente, con los servicios que aumenten su comodidad o le ayuden a "ahorrar" tiempo.

Anónimo dijo...

Para que el cliente te busque, antes tienes que haberle demostrado que puede confiar en tí y que le vas a aportar las soluciones que necesita.

Javier Pérez Caro dijo...

Mi querid@ anonimo:

A partir de la generación de confianza, el trabajo bien echo y valor añadido te vas haciendo un nombre en el mercado.

Ese nombre nos posiciona el mercado y en la mente del consumidor.

Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.

Mahatma Gandhi