jueves, 28 de enero de 2010

MBA´s ¿Ángeles o Demonios?


Estimados amig@s:

Escrito en el dintel de la puerta Dexter de Harvard aparecen esculpidas dos inscripciones a ambos lados. Desde el exterior se puede leer “Entra para crecer en sabiduría”. Desde el interior, el reverso deja un mensaje de futuro: “Parte para servir a la humanidad”.

Roca, Juanma “La catedral cumple 100 años”, La Gaceta 8 de enero de 2.008, pág. 36

Estamos ante un libro que nos hará rechinar en muchas cosas o conmigo lo ha conseguido. He sido alumno de varias escuelas de negocio, me siento orgulloso de haber pasado por sus aulas, de las personas con las que compartí tantas horas de estudio, dedicación y buenos ratos. Se produjo un cambio profesional en mi persona y, en parte hoy estoy donde estoy gracias a mi paso por estas instituciones.

Comparto con Juanma Roca, la reflexión final que mas abajo transcribo, ¿Para qué quieres entrar en una escuela de negocio? Si es para mejorar, desarrollarte y aportar a la organización donde trabajas bienvenido; si lo que quieres es tener un titulo en tu despacho que ponga el sello de una escuela de negocios y después salgas publicados en la memoria de antiguos alumnos, estás perdiendo el tiempo y desacreditando a la escuela.

Ahí es donde habría que poner coto a este mercantilismo que en algunos casos nos ha llevado donde estamos. Las escuelas de negocio se sienten orgullosas cuando algún antiguo alumno de ésta (celebre por supuesto), ocupa un cargo muy renombrado y va diciendo que es antiguo alumno. Pero al igual cuando un garbanzo negro mete la pata debe de decir, lo formamos nosotros ¿Qué hicimos mal?

En mi post anterior comentaba que el caso Enron no podía conducir a la desaparición de Arthur Andersen, no es menos cierto que haya que demonizar a las escuelas de negocio. Pero si es necesaria una reflexión por parte de muchas personas, ¿Cómo queremos que sean nuestra siguiente generación de líderes? ¿Qué valores queremos que representen? ¿Qué les vamos a aportar como institución? ¿Qué les aporto yo como Deán, director académico, director del programa, profesor, tutor, o etc..?
"La crisis no ha sido causada solo por los MBA o las escuelas de negocio, pero las escuelas han fallado"
Max Anderson

“… A todos ellos lanzo una pregunta, que debería estar en la base de su interés personal en el máster: ¿Para qué sirve hacer una MBA? De la respuesta en una u otra dirección a esta pregunta, dependerá muchísimo como se encara realmente el máster y, por tanto, en qué medida se realiza por interés real o por simple moda.

… Si la mayoría de los alumnos acuden a estudiar por moda, el resultado es evidente: el MBA acaba siendo un comodity,… no aporta ningún valor diferencial y matara, como apunta, Gary Hamel, todo atisbo de innovación, creatividad o diferencia.

El MBA no se merece esto, ni tampoco escuelas que tergiversen la educación en aras del puro negocio, o alumnos que tergiversen los fines por el que hacen el máster. El MBA es formación; formación con mayúsculas, y cualquier intento por convertirlo en otra cosa es manipulación…. Harían un ingrato favor a la sociedad tanto escuelas como alumnos si tergiversan los fines y la misión del MBA en beneficio propio"
. Epilogo


MBA´s ¿Ángeles o Demonios?
Juanma Roca
Gestión 2000


Link de interés:
Descargar 1º capitulo
Directivos, No MBA´S
Juramento Hipocrático

Invitación:
VIII edición “The Monday Reading Club”

Enero, 26

“Vive con los hombres como si Dios te mirase; habla con Dios como si los hombres te oyesen.”
Séneca

Recibid un cordial saludo

4 comentarios:

José Luis dijo...

En mi opinión el MBA no es muy diferente de lo que debe ser cualquier progrma de formación para profesionales: detectar qué conocimientos necesita el asistente al programa y desarrollar acciones formativas para transmitir esos conocimientos.
Muchos somos los profesionales que nos dedicamos a ello. También existen muchos centros.
Algunos (profesionales y centros) hacen bien este trabajo. Otros no. Será el mercado quien muestre qué programas están formando los directivos que necesitan las empresas. Ya lo hace y existen rankings sobre ello.
Documentar el debate sobre si los MBA son angeles o demonios quizá corresponda al mercado o quizá a un investigador independiente. En mi opinión, los profesores de los MBA nos debemos abstener de ello.

Javier Pérez Caro dijo...

Gracias, José Luis.

Te voy a responder empezando por el final. Estoy de acuerdo contigo los profesionales que nos dedicamos a trabajar para las escuelas de negocio no debemos de ser juez y parte, hasta ahí de acuerdo. Pero en el tema de los ranking, siento decirte que no estoy de acuerdo con ellos. Para mí la mejor publicidad de los programas o las instituciones son lo que dicen de estas sus antiguos alumnos, esos son los verdaderos prescriptores de estas y, la coherencia con la que actúan dentro y fuera de la institución.

UN SALUDO

Javier Pérez Caro dijo...

Os dejo un interesante artículo del boletín Alumni de EOI “Ser Manager éticos: El juramento hipocrático en los MBA”. http://www.eoi.es/blogs/sostenibilidad/ser-managers-eticos-el-juramento-hipocratico-en-los-mba/

UN SALUDO

ferclaro dijo...

Hola Javier. Yo no tengo información sobre los MBA, así que hablaré en genérico. Creo que al final todos comparten un perfil parecido.
Yo no soy partidario de los extremos, la vida está en gama de grises, así que no los tacharía. Es más, si pudiera y tuviera tiempo y dinero, me haría uno encantado... sin ir mas lejos, hace poco hice un sencillo curso de marketing en redes y siempre siempre siempre se aprenden cosas. Lo que hagas con lo que has aprendido depende de tí.

Cuando sacabas el tema de alumnos célebres de los cuales una universidad o maters están orgullosos y alumnos que la "han piciado" de los cuales no están orgullosos... vuelvo al mismo caso: No pienso en los valores que el centro donde aprendieron, hayan definido los caminos de esos dos ejemplo (el célebre y el no célebre)... ambos han tenido la misma formación y mira que resultados tan distintos. Depende de ellos lo que quieran hacer con lo que han aprendido.

También pienso que se está especulando con el concepto de MASTER en nuestro país. Ahora hay masters para todo... por consiguiente el concepto se desvirtua.
Muchísimos compañeros han estado haciendo Masters en estos dos últimos años (amigos de la carrera desde que terminamos) algunos de ellos han hecho masters geniales, y otros no tanto. En ninguno de los dos casos, ese master les ha cambiado su capacidad ni su manera de pensar. Se han podido especializar en algunas cosas, pero no saben más que cualquier otro alumno que desde la universidad esta "obsesionado" con algo y sin darse cuenta se especializa en eso... éste no necesita master.

Al final, son las propias personas lo único que cataliza la prosperidad empresarial o vital de las mismas.

Así que te dejo mi posicionamiento: hazlo si puedes y si no tienes nada mejor que hacer. Pero no esperes que te solucione nada.