viernes, 13 de mayo de 2016

El arte de dirigir personas hoy: Retos y oportunidades de un futuro que ya está aquí

Estimad@s amig@s

Sinopsis
La competitividad de las empresas depende, más que nunca, de su capital humano. En un mundo cambiante, globalizado, donde productos, procesos y modelos de negocio quedan obsoletos en un abrir y cerrar de ojos, y los trabajos cada vez son más complejos, las empresas tienen la oportunidad de convertir a las personas que forman parte de ellas en una valiosa fuente de ventaja competitiva. Santi García, consultor especializado en Recursos Humanos, nos ofrece en este libro una selección de las reflexiones que lleva realizando en este ámbito desde hace diez años. Los textos están organizados en bloques temáticos, que ayudan al lector a conformar su propia opinión sobre los cambios que está experimentado el mundo y su impacto en el campo de la gestión de personas: la revolución digital y otras tendencias económico-sociales, agilidad y competitividad, cooperación e inteligencia colectiva, la gestión de la diversidad, la empresa abierta, las nuevas capacidades, la guerra por el talento, los retos para los líderes y el futuro de la función de Recursos Humanos.

“El secreto del éxito no es prever el futuro, sino construir una organización capaz de prosperar en cualquiera de los futuros que no podemos prever"
Michael Hammer

Prólogo
…  La crisis surge cuando nos damos cuenta de que el entorno que hemos construido no nos ayuda en nada a atraer a todos aquellos con talento suficiente como para entender que hay mejores formas de hacer las cosas, aquellos a quienes la ineficiencia y el «siempre se ha hecho así» les resulta tan profundamente frustrante que, antes de formar parte de esos valores, prefieren irse a otro sitio. ¿Cuál es la consecuencia lógica de expulsar sistemáticamente a aquellos que tienen demasiado talento como para quedarse en nuestra organización? Terminar con una organización integrada exclusivamente por mediocres que no encuentran acomodo en otros sitios.

¿Tiene sentido que todos queramos parecernos a compañías como Google o Facebook? En gran medida, hablamos de compañías que llevan ya una cierta curva de aprendizaje y que han comprobado los efectos que este tipo de entornos y políticas tienen sobre la atracción y retención de talento. Hemos visto casos aparentemente exitosos como esos, y hemos podido compararlos con otros que no lo han sido tanto, como una Yahoo! que intentó restringir los acuerdos de teletrabajo para intentar retomar el valor de vinculación de la cultura corporativa... y encontrarse con que el talento salía por la puerta al mismo ritmo que se recortaban sus antiguos privilegios.

…  todo se reduce a una cuestión: aceptar que el entorno ha cambiado, entender que el isomorfismo no va a permitirnos una adaptación adecuada a esos cambios, y buscar nuevas maneras de hacer las cosas que, preservando las ventajas competitivas de la compañía, permitan hacer que siga atrayendo y reteniendo el talento de la manera adecuada…
Enrique Dans

“Uno no sabe nunca lo que resultara si las cosas cambian de repente; ¿pero acaso sabemos lo que sucederá si no cambian?”
Elias Canetti

Dirigir personas es un arte, ahora dirigir personas en un contexto tan cambiante como el que vivimos, se vuelve una asignatura llena de retos, oportunidades y con grandes dosis de incertidumbre por lo que nos depara el futuro.

El futuro se construye hoy, y para ello tenemos que tener claro que papel queremos que juegue el talento en nuestra futura organización. No podemos dejar que la disrupción, la brecha digital, la robótica y un largo etc., se lleven por delante nuestras políticas de dirección de personas.

Como directivos tenemos que apostar por el reciclaje, perfeccionamiento, asunción de nuevas competencias que nuestro equipo humano tiene que ir asumiendo y para ello, tendemos que predicar con el ejemplo y ser nosotros los primeros en coger la bandera y liderar los cambios que se están produciendo en nuestras compañías.

Nos esperan tiempos de grandes retos y a su vez se abren grandes oportunidades, pero solo para aquellos dispuestos a asumir riesgos, dispuestos a trabajar en el caos, a ser capaces de asumir repentinos cambios en la estrategia de la organización…

“Dirigir esclavos es fácil,
gobernar hombres libres es más difícil pero más satisfactorio"
Aristóteles

China: el dragón está muy despierto
Atrás quedaron los tiempos en que China buscaba convertirse en la «fábrica del mundo» a base de ofrecer menores costes de personal. China ha entendido que para desarrollar su economía en un mundo conectado, donde las tecnologías surgen y se quedan obsoletas en tiempo record, la clave está en potenciar su capacidad de innovación que, a su vez, depende directamente de la calidad de su capital humano. El último plan quinquenal chino 2010-2015 para el desarrollo científico y tecnológico refleja esta intención decidida de transformar China en una economía del conocimiento

Gestionando en el caos
… en muchos sectores empieza a ser normal –y cada vez lo será más- que un grupo de personas se asocien durante unos meses o unos años para desarrollar su actividad y luego cada cual siga su camino…

¿Por qué las empresas grandes son poca disruptivas?
… las grandes corporaciones no lo tienen fácil para competir en el campo de la innovación radical con microempresas que se enfrentan a un papel en blanco y poco o nada tienen que perder.

Agilidad, rapidez y competitividad
Hay dos cualidades que en los últimos años se han vuelto críticas para muchas organizaciones:
a.   La agilidad: la capacidad de la empresa para anticipar, adaptarse y reaccionar ante los cambios de su entorno.
b.   La rapidez: la velocidad con que la compañía lleva a término sus objetivos.

 “Desde el borde ves todas las cosas que no puedes ver desde el centro”
Kurt Vonnegut



Link de interes

¿Prefieres un conjunto de mentes brillantes o un brillante conjunto de mentes?
Meredith belbin

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario