miércoles, 19 de julio de 2017

EXUBERANCIA IRRACIONAL

Estimad@s amig@s

Sinopsis
En esta edición revisada, actualizada y ampliada de su bestseller del New York Times, el economista ganador del Premio Nobel Robert Shiller, que ya advirtió de la burbuja tecnológica y de la de la vivienda, ahora nos alerta de que los signos de la exuberancia irracional de los inversores no han hecho más que aumentar desde la crisis financiera de 2008-2009. Con los precios de las acciones y los bonos disparados en Estados Unidos y el incremento del precio de la vivienda en muchos países, el boom post-subprime bien puede llegar a convertirse una demostración más del argumento de Shiller sobre la volatilidad impulsada por los vaivenes psicológicos inherente a todos los mercados activos. En otras palabras, exuberancia irracional sigue siendo una obra tan relevante como siempre.
Pero, además, la importancia de exuberancia irracional trata de algo mucho más importante que la situación actual en un mercado determinado, pues el libro analiza las fuerzas que se mueven todos los mercados arriba y abajo. Muestra cómo la euforia inversora puede llevar los precios de los activos hasta cotas vertiginosas e insostenibles y cómo, en otras ocasiones, el desaliento inversor puede hacer bajar los precios a niveles muy bajos.
Las anteriores ediciones del libro trataron los mercados de valores e inmobiliario y se hicieron famosas por predecir sus crashes. Esta nueva edición amplía su alcance para incluir el mercado de bonos, por lo que el libro se dirige ahora a todos los principales mercados de inversión. Para esta edición se han actualizado todos los datos y se ha añadido el parlamento que ofreció Shiller al recibir el Premio Nobel.
Además de diagnosticar las causas de las burbujas de activosexuberancia irracional recomienda cambios urgentes en las políticas económicas y financieras para disminuir la probabilidad de que se repitan o, por lo menos, su gravedad, y aconseja a los inversores algunas medidas para reducir su riesgo antes de que estalle la próxima burbuja. Nadie cuyo futuro dependa de una cuenta de jubilación, una casa, u otras inversiones pueden permitirse el lujo de no leerlo.

«La humanidad tiene una moral doble;
una,
que predica y no practica,
y otra,
que practica pero no predica»
Bertrand Russell

PRÓLOGO
(…) la gran volatilidad de la bolsa no es congruente con la teoría de la eficiencia de los mercados financieros, pues los cambios de las cotizaciones bursátiles son mucho más intensos y frecuentes que la nueva información sobre los dividendos futuros de las compañías, única variable cuyo valor descontado determina (…) el valor de las cotizaciones (…) fue a la postre el principal motivo invocado por la Academia Sueca para otorgar a Shiller en 2013 el premio Nobel de Economía.

Primera edición marzo de 2000 Shiller analizo el «Boom del Milenio»

Segunda edición en 2005 incorporo un nuevo capítulo sobre las euforias y epidemias especulativas en el mercado inmobiliario (…) llamo a ese periodo «Boom de la Sociedad de Propietarios» (…) George W. Buch (…) todos los americanos se conviertan en propietarios de sus casas, de acciones y de otras inversiones.

Tercera edición octubre de 2014 (…) nuevo capítulo sobre los mercados de bonos y analiza las relaciones entre los tipos de interés a largo plazo y la bolsa.

(…) bajo nivel de interés (…) claro componente especulativo (…) «Hay razones para preocuparse sobre los amplios efectos potenciales del fin de la prolongada tendencia a la baja de los tipos de interés  a largo plazo y de la correspondiente caída de los precios de los bonos a largo plazo».

(…) también analiza la evolución del (CAPE) cociente cotización-beneficio ajustado al ciclo― (…)

Al último periodo de euforia bursátil, iniciado en 2009 lo llama «Boom de la Nueva Normalidad»
Manuel Conthe

«La moderación es también un exceso»
Benjamin Disraeli

PREFACIO A LA TERCERA EDICIÓN
La mejora en la tecnología de la información puede acelerar sus dinámicas (…)

(…) ¿Qué es exactamente una burbuja especulativa?  El Oxford English Dictionary «cualquier cosa frágil, insustancial, vacía o carente de valor; un espectáculo engaños. Desde el siglo XVII en adelante, aplicado a menudo a esquemas comerciales o financieros engañosos» (…)

(…) Eugene Fama (…) la palabra «burbuja» se refiere a un «fuerte aumento irracional de precio que implica un fuerte descenso predecible»

(…) los mercados especulativos (…) no son tan predecibles.

(…) smart money (…) obtener beneficios apostando contra las burbujas (…)

Durante las burbujas, parece que el ambiente psicológico no presta atención al hecho de que los precios puedan caer, y se instala la firme creencia de que nunca caerán.

«El peor de los males
es creer que los males no tienen remedio»
Francisco Cabarrus

ESTRUCTURA DEL LIBRO
Los tres primeros capítulos son introductorios que colocan en su contexto histórico las subidas y bajadas de los tres mercados principales para los inversores: el mercado de valores, el mercado de bonos y el mercado inmobiliario.

PRIMERA PARTE
FACTORES ESTRUCTURALES

La primera parte habla de los factores estructurales que fomentan las burbujas en los mercados (…) se inicia en el capítulo 4, con una discusión sobre los factores que precipitan las fluctuaciones del mercado: los hechos externos a los mercados, como la política, la tecnología y la demográfica. El capítulo enumera efectos desencadenantes que finalmente han estado, en buena parte a través de sus efectos en la psicología del inversor, detrás de tres booms recientes del mercado de valores: el Boom del Milenio, 1982-2000, el Boom de la Sociedad Propietaria, 2003-2007 y el Boom de la Nueva Normalidad   de 2009 hasta hoy. Todavía hoy es importante revisar los factores que provocaron los booms pasados para ayudarnos a apreciar los distintos tipos de circunstancias que pueden impulsarlos en el futuro.

SEGUNDA PARTE
FACTORES CULTURALES

La segunda parte tiene en cuenta los factores culturales que refuerzan la estructura de la burbuja especulativa. Los medios de comunicación, comentados en el capítulo 6, son críticos, puesto que se hacen eco de las noticias que resuenan entre los inversores, a menudo sea cual sea su validez. El capítulo 7 analiza las teorías de la «nueva era» que tienden a aparecer de tanto en tanto de manera espontánea (…) el análisis se aplica tanto al mercado de valores como al inmobiliario. La popularidad de estas teorías se considera que deriva de la actividad de los propios mercados, no del análisis desinteresado del verdadero mérito de ellas. El capítulo 8 revisa los principales booms de los mercados de valores de todo el mundo durante el último medio siglo y describe el tipo de teorías de la nueva era  que surgieron vinculadas a muchos de ellos.

TERCERA PARTE
FACTORES PSICOLOGÍCOS

La tercera parte se fija en los factores psicológicos que subyacen en los comportamientos del mercado. El capítulo 9 arguye que, estando el auténtico valor del mercado tan precariamente definido por la teoría económica y financiera, y siendo tan difícil de computar, el público se basa en anclajes básicamente psicológicos para evaluar el mercado. El capítulo 10 describe algunos resultados importantes de la psicología social y la sociología que nos ayudan  a entender por qué hay tanta gente distinta que cambia de opinión al mismo tiempo.

CUARTA PARTE
INTENTOS DE RACIONALIZAR LA EXUBERANCIA

La cuarta parte se centra en los intentos de los pensadores académicos y populares de racionalizar las burbujas del mercado. En el capítulo 11 se considera la teoría de los mercados eficientes. El capítulo 12 comenta la teoría, a menudo avanzada durante la burbuja, de que el público acaba de aprender algún dato importante, aunque el «dato» sea dudoso, o ya se conociera desde hacía tiempo.

QUINTA PARTE
LLAMADA A LA ACCIÓN

En la quinta parte, el capítulo 13 repasa las implicaciones de las burbujas especulativas para los inversores individuales, las instituciones y los gobiernos. En estos momentos de vulnerabilidad, tanto en el mercado de valores como en el inmobiliario, se ofrecen varias prescripciones de cambios de política que se necesitan con urgencia, así como sugerencias para que los inversores individuales puedan rebajar su exposición a las consecuencias del estallido de una burbuja.   

« ¡Dios mío, qué solos/
se quedan los muertos!»
Gustavo Adolfo Bécquer



Link de interés

«Los muertos gobiernan a los vivos»
Auguste Comte


Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario