domingo, 6 de enero de 2013

La inteligencia ejecutiva


Estimad@s amig@s:

“Para los demás seres, hay una naturaleza constreñida dentro de ciertas leyes que les hemos prescrito. Tú, no sometido a ningún cauce angosto, te la definirás según tu libertad, a la que te entregué. Te coloqué en el centro del mundo, para que volvieras más cómodamente la vista alrededor y miraras todo lo que existe. Ni celeste ni terrestre te hicimos, ni mortal ni inmortal, para que tú mismo, como modelador y escultor de ti mismo, más a tu gusto y honra te forjes la forma que prefieras para ti. Podrás degenerar a lo inferior, con los brutos; podrás alzarte a la par de las cosas divinas por tu propia decisión.
Juan Pico della Mirandola

Sinopsis
Éste no es un libro más sino un paso innovador y decisivo que está llamado a revolucionar la idea que tenemos de la educación. La inteligencia ejecutiva se encarga de dirigir todas las capacidades humanas. En ella reside nuestra grandeza y nuestra esperanza. La función principal de la inteligencia humana es dirigir bien el comportamiento. No basta con almacenar conocimientos, no basta con desarrollar la inteligencia emocional. Haberlo olvidado es la causa de graves problemas personales, educativos y sociales. La inteligencia ejecutiva se encarga de hacer proyectos, tomar decisiones, utilizar los conocimientos, gestionar las emociones, mantener el esfuerzo, aplazar la recompensa, realizar metas a largo plazo. En ella tiene su origen la libertad humana.
Esa inteligencia no es innata, el niño tiene que aprenderla. Será su gran talento. Ayudarle a que lo consiga debe ser el gran objetivo educativo inmediato. Estamos en el inicio de una nueva era.

“Tenemos que convencernos de que la naturaleza de la verdad es la de triunfar, cuando le ha llegado su momento, y debemos estar persuadidos de que sólo entonces aparece. Jamás se presenta demasiado pronto, es decir, cuando no tiene todavía un público maduro.”
Hegel

Introducción
Durante siglos se pensó que la función principal de la inteligencia era conocer. Fue la época dorada de la INTELIGENCIA COGNITIVA. Después se reconoció la importancia de la INTELIGENCIA EMOCIONAL, dada la influencia del mundo afectivo en el comportamiento humano. Muchos síntomas parecen anunciar que estamos en el comienzo de una nueva etapa, que aprovecha todo lo anterior situándolo en un marco teórico más amplio y potente. Desde múltiples campos de investigación emerge la idea de la INTELIGENCIA EJECUTIVA, que organiza todas las demás y tiene como gran objetivo DIRIGIR BIEN LA ACCIÓN (mental o física), aprovechando nuestros conocimientos y nuestras emociones…
No vivimos para conocer, sino que conocemos para vivir de la mejor manera posible. No somos ni pura emoción, ni racionalidad pura, sino una complicada mezcla que cada uno de nosotros tiene que resolver biográficamente… Somos seres impulsados a vivir, a actuar, a enfrentarnos con la realidad… La esperanza nos mueve tanto como la necesidad. El conocimiento está al servicio de la acción, las emociones están al servicio de la acción. Y la inteligencia ejecutiva es la encargada de dirigirlos…
… Tal vez muchos de los errores educativos que hemos padecido proceden de haber intentado educar la inteligencia cognitiva (proporcionando conocimientos a los alumnos) y la inteligencia emocional (intentando fomentar sus sentimientos agradables) pero descuidando la educación de la inteligencia ejecutiva, con lo que hemos aumentado su vulnerabilidad y disminuido su capacidad de tomar decisiones o de mantener el esfuerzo
…. El fracaso de la inteligencia ejecutiva está presente en los grandes problemas que preocupan a la sociedad: las conductas impulsivas, la agresividad no controlada, el consumo de drogas, los déficits de atención, los problemas de desorganización, la falta de constancia, la procrastinación, la mala gestión del tiempo, los fallos en la memoria, la pasividad, las actitudes de dependencia de otras personas, las obsesiones, la rigidez en el pensamiento o el carácter —incluido el fanatismo—, y gran parte de los fracasos educativos… 

“El éxito académico en la era digital está cada vez más ligado con el dominio de procesos tales como planteamiento de metas, planificación, organización, flexibilidad, gestión de la información en la memoria de trabajo, y autosupervisión. Es decir, con los procesos ejecutivos.”
Lynn Meltzer

La inteligencia ejecutiva libro muy útil para padres y profesionales de la educación-formación. De lectura ágil, pero a su vez constructiva y reflexiva.
Los capítulos están divididos en tres partes. La exposición de un tema, la asistencia a un Congreso virtual sobre INTELIGENCIA EJECUTIVA, y la participación en Talleres sobre la educación de sus funciones y la solución de sus trastornos.

“Una acción voluntaria es algo que una persona puede hacer cuando se lo piden.”
Daniel Wegner

… Atribuimos inteligencia a hombres, animales, computadoras, y últimamente hemos empezado a hablar de ciudades inteligentes, edificios inteligentes y hasta cafeteras inteligentes. Suele decirse que la inteligencia es la capacidad para resolver problemas, aprovechando la información, y aprendiendo de la experiencia…

Inteligencia es la capacidad de dirigir bien el comportamiento, eligiendo las metas, aprovechando la información y regulando las emociones.

Llamamos “ejecutivas” a todas aquellas operaciones mentales que permiten elegir objetivos, elaborar proyectos, y organizar la acción para realizarlos. Son las destrezas que unen la idea con la realización. Están, por lo tanto, presentes en todos los momentos de nuestra vida, y es importante que las eduquemos bien.

La capacidad de controlar la propia conducta, de regular las emociones, de actuar mediante normas, emergió de la interacción social. El lenguaje, creación de la inteligencia, permitió la comunicación entre los miembros del grupo, y el ajuste de los comportamientos. El ser humano aprendió a obedecer órdenes y, más tarde, en una maravillosa torsión hacia su intimidad, aprendió a darse órdenes a sí mismo. Del control exterior pasa al control interior; de la disciplina interna a la autodisciplina; del dialogo con los demás, al dialogo con uno mismo.

Lo que nos caracteriza a los humanos es poder dirigir nuestra inteligencia generadora mediante metas. El niño aprende a hacerlo obedeciendo las órdenes de su madre, pero acaba internalizando esa relación, y haciéndose obediente de sí mismo, hasta donde puede. Se adueña de sus propios recursos. Eso es lo que significaba literalmente el “dominio de sí”, del que han hablado todos los moralistas…

En el nuevo modelo de inteligencia dirigida a la acción; la RAZÓN asume un nuevo papel: ASESOR DE DECISIONES.
La educación va a intentar, con muchas dificultades, imponer un sabio hábito: HAZ CASA A TU ASESOR.

… La felicidad verdadera es una cosa muy seria, es la armoniosa satisfacción de nuestras tres grandes necesidades: placer, vínculos afectivos, autonomía creadora

La ecuación básica de la educación es
EDUCACIÓN = INSTRUCCIÓN + FORMACIÓN DEL CARÁCTER

Ahora estamos en condiciones de desarrollar esa ecuación
EDUCACIÓN = INSTRUCCIÓN + virtudes (INTELIGENCIA COMPUTACIONAL X INTELIGENCIA EJECUTIVA)

Las virtudes clásicas fundamentales eran la fortaleza, la prudencia, la templanza, y la justicia. Las cuatro trabajan conjuntamente. Es difícil comportarse justamente, incluso percibir lo justo, si estamos muertos de miedo. O si estamos emocionalmente turbados, por ejemplo por la furia. La fortaleza y la templanza de encargan de capacitarnos para la justicia. La prudencia a su vez, nos permite aplicar las normas generales de la justicia a los casos particulares. El prudente no es el cauteloso, sino el que posee una sabiduría práctica, quien sabe actuar en la realidad.

“Las cosas deben ser tan sencillas como sea posible,
pero no más.”
Albert Einstein



Link de interes

“En la vida no hay soluciones. Sólo hay fuerzas en marcha: es preciso crearlas, y entonces vendrán las soluciones.”
Antoine de Saint-Exupéry

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario