martes, 1 de enero de 2013

ZARA Visión y Estrategia de Amancio Ortega


Estimad@s amig@s:

“Nadie debería ser nombrado para una posición directiva si su visión se enfoca sobre las debilidades, en vez de sobre las fortalezas de las personas.”

Sinopsis
Hay algo profundamente esperanzador en la historia de Amancio Ortega y de Zara. Un hombre con un origen extremadamente humilde crea en una región sin una tradición textil el mayor imperio de la moda en todo el mundo; una empresa que continúa creando valor para sus accionistas de forma constante y ofreciendo prendas que atraen a millones de compradores en todo el mundo cada día. Este libro muestra que lo aparentemente imposible no lo es; y que en el entorno menos favorable puede nacer el germen de un proyecto que muchos quisieran – inútilmente – copiar.
Conocer la personalidad, la forma de pensar y de decidir de Amancio Ortega, es una lección para aquellos que defienden que las circunstancias marcan el destino de las personas. Con Zara comprendemos que la personalidad, la fuerza y la humildad de Amancio Ortega explican en gran medida el éxito de una empresa cuyo modelo de negocio se ha mostrado resistente a todo tipo de competencia y de situaciones adversas.

“Lo que el gusano llama fin del mundo,
el sabio lo llama mariposa.”

Introducción
Zara. Detrás de esas cuatro letras que conforman una marca de moda conocida en todo el mundo se esconde el trabajo, discreto pero tenaz, de un hombre: Amancio Ortega. Gracias a su ímpetu personal, la filosofía que empezó a aplicar hace cuarenta años aún pervive entre los directivos y los trabajadores que mantienen vivos sus principios fundacionales y sigue fructificando. ¿Cómo lo ha conseguido? Su vida está plagada de episodios que demuestran un constante interés por conocer y aprender, incluso de los pequeños detalles, para luego convertir esas experiencias en una prenda de moda. El propio Amancio Ortega explicaba así uno de sus hallazgos:
Un día iba en el coche y en un semáforo se paró a mi lado un chico que conducía una moto vespino y que llevaba puesta una cazadora vaquera llena de chapas. Me gustó, vi que allí había algo nuevo, genuino, trendy. Desde el coche mismo llamé al jefe de diseño y le expliqué lo que estaba viendo. En dos semanas las cazadoras estaban en las tiendas y se vendieron como churros. Cosas así me han pasado muchas veces.

Para entender Zara hay que entrar en sus tiendas y observar cómo funcionan y cómo está organizado todo en su interior. Hay que abstraerse del ruido urbano y captar cómo están expuestas las prendas y cómo se interesan las encargadas por lo que buscan los clientes, ya que captar la información adecuada servirá para crear tendencias de moda. Desde Nueva York hasta París, pasando por Dubái, Barcelona, Londres, Madrid… Todas las tiendas tienen un común denominador: detectar qué desean los clientes para ofrecérselo en el menor tiempo posible. Porque las tiendas son precisamente el punto de contacto con la demanda, una idea que Ortega captó desde muy joven, cuando se inició en el negocio textil.

Las principales señas de identidad de Ortega son las 5.527 tiendas que tiene abiertas el grupo textil Inditex, presente en 82 mercados, y sus casi 110.000 empleados. Pero, además de Zara, el grupo cuenta con otros formatos: Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe. La multinacional textil reúne también un centenar de sociedades vinculadas con las diferentes actividades que conforman el negocio del diseño, la fabricación y la distribución textil.

Inditex logró cerrar el primer trimestre fiscal de 2012 con un beneficio neto de 432 millones de euros, lo que supuso un aumento del 30 por ciento respecto al resultado publicado en el mismo período del año anterior. Asimismo, consiguió desbancar a líderes del mercado como Telefónica por capitalización, y alcanzó un valor en bolsa de 43.000 millones de euros, lo que la convirtió en la compañía más grande del mercado español, superando a bancos, constructoras y empresas industriales.

“La mejor publicidad es estar en la mejor calle.”

Zara visión y estrategia de Amancio Ortega es quizá el quinto libro que leo sobre esta organización y su fundador, espero que no sea el último. A lo que me vengo a referir es que no recuerdo si alguna otra empresa española y a su fundador se le haya dedicado tanta atención como a esta que nos ocupa hoy. Me responderé yo mismo, a día de hoy no hay ninguna empresa española que supere en capitalización bursátil a Zara, y el caso del Sr. Ortega también es peculiar. Es el de un emprendedor que partió desde cero primero en La Maja y después fundando con sus hermanos GOA… Sea como sea Zara es una empresa digna de admiración como tal, crea riqueza para todos los stakeholders allí por donde pasa. Me gustaría que en España tuviésemos más empresas como Zara y más emprendedores como Amancio Ortega.

“El hombre es mortal por sus temores e inmortal por sus deseos.”

Zara traslada los principios de su filosofía comercial a la arquitectura de sus tiendas: diseño, innovación permanente, rapidez de respuesta y adaptación local a las expectativas de los clientes y a los requerimientos del entorno. La creación de las tiendas se concibe como un proceso continuo y abierto, crítico para el negocio, en el que profesionales de diversos departamentos participan de las decisiones.

¿qué es lo que transmite Amancio Ortega? ¿Cuál es la huella que ha ido dejando en el día a día de Zara, en la relación con sus empleados y colaboradores? Entre las huellas que ha dejado en Zara destacan: trabajar en equipo, compartir información de forma horizontal, delegar la responsabilidad en la toma de decisiones en cada empleado, ser competitivos y aprovechar las ideas que son líderes para convertirlas en tendencias de la moda.
Ortega jamás permite a sus diseñadores y comerciales que antepongan sus intereses personales a los de la empresa, de modo que los hallazgos realizados en los viajes… se comparten…
Los colaboradores de Amancio Ortega destacan la increíble intuición de su jefe, su creatividad, su capacidad de delegar y responsabilizar a cada uno de su trabajo, su entrega total a la empresa, sus ideas democráticas y su afición a escuchar. En cuanto a los defectos, le achacan una ambición desmedida que no se traduce en vanidad personal sino en el delirio de situar a su empresa, cueste lo que cueste, en el peldaño más alto del pódium, su testarudez y la mala costumbre de fomentar la competitividad entre el equipo y avivar así disputas y rencillas entre compañeros.

El grupo Inditex se sostiene sobre tres ejes: aumento del volumen de ventas en cada una de sus tiendas, apertura de nuevos locales y creación de otros conceptos de negocio que complementen a los que ya tiene en cada momento…

“Un hombre no revela mejor su carácter que cuando describe el carácter de otro.”



Link de interes
Amancio Ortega. De cero a Zara

“Esperar es siempre temer.”

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada