domingo, 30 de diciembre de 2012

El japonés que estrelló el tren para ganar tiempo. Por qué nos volvemos incompetentes y cómo gestionarlo


Estimad@s amig@s:

“El número de imbéciles es infinito.”

Sinopsis
El conductor del tren estaba nervioso, llevaba un minuto y medio de retraso, podía caerle una segunda sanción en un mes. Para ganar tiempo aceleró, descarriló, y se produjo la mayor catástrofe ferroviaria del Japón: más de 40 muertos y cerca de 300 heridos.

La empresa vive una doble vida entre nuestras mezquindades cotidianas y los ingenuos discursos sobre la competencia. El orgullo, la pereza, la rutina no aparecen en los libros, pero pueblan nuestras oficinas. ¿Por qué empeñarse en que los directores tienen que ser empáticos y simpáticos cuando la realidad es que tienden a ser exigentes y algo despóticos? ¿No será que el paradigma desde el que los analizamos no es correcto?

Vivir en la excelencia es vivir en el error. Pensar en la incompetencia es aproximarse a la verdad. Y disponerse con paz a luchar contra ella. No es realista aspirar a ser número uno. No es verdad que si se quiere se puede, ni que lo que no se mide no se puede gestionar. Hay que vivir con holguras, mejorar una habilidad al año, equivocarse y aprender a trabajar lo peor posible. Lo mejor es enemigo de lo bueno es la única verdad empresarial indiscutible.

Con fina ironía, la gestión de incompetentes echa por tierra tópicos tan asentados como la necesidad del cambio o la motivación. Los desmonta, no con un discurso cínico que no deja títere con cabeza, sino que una vez caídos los ídolos, aparece el dibujo original por debajo de las impurezas del lienzo. Dirigir por incompetencias es una forma nueva de ver la realidad empresarial, tan radicalmente nueva y tan real, que no es otra cosa que volver a lo de siempre, aunque hace tiempo que hemos perdido el hábito de reconocerlo. Así, aunque podemos hacer muchas cosas, no podemos hacerlas todas a la vez, y encima bien.

“Cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.”

El subtítulo del nuevo libro de Gabriel Ginebra es por qué nos volvemos incompetentes y cómo gestionarlo. Aprovechando éste, lanzo una reflexión personal al aire ¿somos tan competentes como nos creemos?, o más bien es nuestro ego directivo engordado en los tiempos de las vacas gordas, en lo que todo se vendía, compraba, amasaba, etc.

Querido Gabriel, no nos volvemos incompetentes, es que nunca llegamos a ser competentes. Estamos educados en la cultura del triunfo. El mediocre no tiene sitio, todos tenemos que ser estudiantes de sobresaliente, tener un MBA por la escuela de negocios..., trabajado en alguna multinacional, llegar a ser CEO de… Los que no han llegado, la sociedad los castiga llamándoles incompetentes.

Pero considero que hay mucho incompetente competente y demasiados competentes incompetentes, aupado por o gracias a la titulitis y demás hierbas. Los primeros tienen que salir del “armario” y darse cuenta del valor que pueden aportar en sus empresas y los segundos deben darse un baño de humildad, reconocer sus carencias e intentar convertirlas en fortalezas.

“Si el necio aplaude, malo;
si el sabio calla, peor.”



Link de interes

“El liderazgo es cuestión de carácter.”

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario