domingo, 16 de diciembre de 2012

El nuevo directivo público Claves de liderazgo para la gestión pública


Estimad@s amig@s:

“La mayoría de las personas fracasan por no haber concebido una idea clara de lo que quieren conseguir.”

Prólogo
Temerosos de que ya no cuentan con los recursos ni con las herramientas de toma de decisiones necesarias para navegar en un mundo turbulento e incierto, los gestores públicos han comenzado a investigar si las buenas practicas utilizadas con éxito por los directivos del sector privado podrían ser adaptadas por los gestores de la Administración Pública para fortalecer la toma de decisiones y el desempeño del liderazgo en la esfera pública.
… el autor identifica de qué forma, la gestión pública y privada pueden diferir sustancialmente según el contexto, los objetivos y el público objetivo en el que se desarrolla su proceso de toma de decisiones. Sin embargo, sostiene con fuerza que tanto el método como el desarrollo de habilidades y las prácticas formativas adoptadas por el sector privado, ayudan a mantener y reforzar el compromiso adquirido por el gestor público para la creación de valor para todos los segmentos de la sociedad.

“Dirigir significa tomar decisiones.”

No es fácil leer un libro que se escribe partiendo de una tesis doctoral, principalmente por lo académico que es éste. El nuevo directivo público es la tesis doctoral de Antonio Núñez Martin.
Hecha esta salvedad  que merece ser tenida en cuenta, ya que si en próximas ediciones el autor lo reescribiera y diera un matiz más práctico y menos académico, el libro no perdería el gran Now Know que aporta, y sería más fácil de interiorizar.
Dicho lo anterior, es un libro recomendable para directivos que quieran dirimir varias cuestiones como por ejemplo ¿es diferente la gestión pública de la privada?, ¿cuáles son las habilidades específicas de los directivos públicos que deben establecerse en los programas de formación?

“Personalmente siempre estoy dispuesto a aprender,
aunque no siempre me gusta que me den lecciones.”

… La Administración Publica debe procurar el interés general. Esta característica, especifica de este tipo de organización, delimita la cuestión del propósito o, de forma más general. La misión de la organización. El interés general como misión de la Administración se concreta en una amplísima diversidad de fines que impactan prácticamente en todos los ámbitos de la realidad humana. Las funciones de la administración persiguen asegurar el cumplimiento de las decisiones políticas y, desde la perspectiva, se pueden especificar las siguientes Baena (2005):
1.- Funciones de asesoramiento al equipo político.
2.- Ejecución de las decisiones: regulación y control si se trata de la aprobación de una regla, o función operativa, si se trata de prestar servicios.
3.- Mantenimiento: Obtención de recursos para hacer posible el ejercicio de las demás funciones.

Subirats (1990-1991) realiza un analisis detallado de los elementos que configuran la Administración Publica como un tipo de organización especifico, señalando…
1.-  Los organismos públicos no escogen su ámbito de actuación, sino que les viene impuesto estatutariamente.
2.- El entorno de la gestión pública es mucho más complejo que el de cualquier organización privada, siendo la necesidad de negociación mucho mayor.
3.- Los organismos públicos son mucho más vulnerables a las presiones políticas cuya frecuencia, dado su carácter electoral, es considerable. Esto dificulta la planificación estrategica a medio y largo plazo.
4.- La determinación de objetivos es más confusa, ambigua y plural que en el sector privado.
5.- Existen pocas presiones internas en el sector público que conduzcan a una mayor eficiencia.
6.- La inexistencia de una cuenta de resultados objetivables hace difícil medir el rendimiento de las organizaciones de este tipo.
7.- El grado de visibilidad y control del sector público es mucho mayor que en el sector privado, estando sometido a una mayor presión por la transparencia.
8.- Las Administraciones Públicas están obligadas a actuar respetando los principios de equidad, con la constante presencia del control jurisdiccional sobre sus actuaciones, lo que conduce a una mayor centralización y a una mayor burocratización.
9.- La gestión de los recursos humanos está mucho más condicionada en el sector público que en el privado, tanto en la selección como en la promoción y exclusión de personal, lo que dificulta la labor de premiar la excelencia de la labor de cuadros y gestores.

Cuando se diseña un curso de formación lo primero que se ha de tener en cuenta son los objetivos a alcanzar. Es clásico el modo de presentar los objetivos progresivos por Bloom (1956). Este autor establece una progresión desde la adquisición de conocimientos, cuyos niveles son:
1.- La administración de conocimientos (hechos, datos y conceptos).
2.- la comprensión (entender el significado de los datos y conceptos).
3.- La aplicación (uso de los conceptos en las situaciones concretas).
4.- El analisis (identificar las relaciones entre los conceptos).
5.- La síntesis (ser capaz de predecir y resolver problemas con los conceptos).
6.- La evaluación (juzgar sobre el valor de los conceptos).

Cardona y García-Lombardía (2005) establecen una secuencia metodológica en el proceso de desarrollo directivo apoyada sobre tres fases generales:
1.- Información, que consiste en la adquisición de conocimiento abstracto y teórico y se logra sobre todo mediante el uso de estrategias formativas tradicionales.
2.- Formación, que supone la asimilación y comprensión de dicho conocimiento abstracto y su relación con el conocimiento y la experiencia previa del alumno…
3.- Entrenamiento, entendido como la aplicación del conocimiento abstracto y el conocimiento generado por el propio alumno a la toma de decisiones, sea mediante experiencias reales (learning-by-doing), sea mediante experiencias simuladas (método del caso).

Keys y Wolfe (1988) establecen una tipología de elementos que intervienen en el aprendizaje:
1.- Contenidos: las ideas, los principios y los conceptos.
2.- Experiencia: la posibilidad de aplicar los contenidos.
3.- Evaluación y feedback: la valoración del formato sobre sus conocimientos al comenzar la formación y de las acciones formativas adoptadas.

… principales funciones y responsabilidades propuestas en la definición operativa del directivo público español y las competencias directivas especialmente requeridas para su desempeño:
1.- Definición de políticas, objetivos y proyectos a partir de la estrategia política general.
Competencias: Visión de negocio y Visión de la organización.
2.- Asignación de recursos, conjunto de comportamientos orientados a distribuir entre diversas alternativas los recursos disponibles (dinero, material, personas, etc.) o a protegerlos ante posibles cambios de asignación.
Competencias: Gestión de recursos.
3.- Mediación en el ámbito político y el técnico.
Competencias: Negociación.
4.- Enlace, conjunto de pautas orientadas a crear y usar una red de contactos a través de los cuales se pueda conseguir información, apoyos, etc. para la consecución de los fines organizativos.
Competencias: Networking y Comunicación.
5.-  Coordinación de las acciones de las personas a su cargo para el logro de los fines de la organización.
Competencias: Carisma y Trabajo en equipo.

… las conclusiones principales que se desprenden en lo que se refiere a la formación de directivos son:
·         El directivo público percibe ciertas carencias en su formación.
·         La formación del directivo ha de tener como objetivo el desarrollo de una serie capacidades y habilidades que le permitan el adecuado desarrollo de sus funciones directivas… en el futuro las funciones directivas más importantes serán: motivar, saber formar a las personas, interactuar con elementos fuera de la organización y el intercambio de información. El objetivo genérico de la formación es capacitar al alumno para cumplir con el desempeño de sus funciones directivas. Y para ello ha de desarrollar una serie de habilidades y capacidades. En este caso, las competencias a desarrollar deben ser aquellas que permitan el desempeño de dichas funciones directivas.
·         La formación del directivo público español ha de ser práctica para poder alcanzar el objetivo.
·         El directivo público percibe que necesita formación dadas las exigencias de buena gestión que le traslada la sociedad y es receptivo hacia dicha formación.
·         Los directivos públicos tienen una buena actitud activa para aprovechar este tipo de métodos prácticos.
·         Los objetivos/contenidos concretos de la formación de los directivos han de relacionarse con las carencias formativas manifestadas por ellos mismos: gestión directiva y dirección de equipos y formación de recursos humanos.
·         Al mismo tiempo, la carencia formativa más destacada y por la que los directivos públicos sienten un mayor interés por mejorar es la gestión directiva y dirección de equipos.

“El colmo de la estupidez es aprender lo que luego hay que olvidar.”



Link de interes

“Siempre podemos aprender del hombre eminente,
Incluso cuando calla”

Recibid un cordial saludo

Publicar un comentario