martes, 13 de diciembre de 2016

Mentalidad fuera de la caja; Ver más allá de nosotros mismos

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Aunque no seamos conscientes de ello, la mayoría de nosotros operamos con una mentalidad hacia adentro, es decir centrada en nuestros propios objetivos y metas. Al enfrentarnos a situaciones de ineficacia personal o de organizaciones disfuncionales la mayoría buscamos solucionarlo con parches en lugar de reconocer la mentalidad que subyace en la mayoría de los problemas que se nos presentan.
A través de historias verdaderas y herramientas prácticas, este texto nos ayuda a realizar el cambio que más impacto tiene en las organizaciones y que más colabora a acelerar la innovación y al trabajo en equipo, el cambio de nuestra mentalidad hacia afuera de la caja.

«Lo grande que podría ser tu vida
si te hicieras más pequeño en ella»
G. K. Chesterton

Las conductas generan resultados, pero no te olvides que la mentalidad “tu mentalidad”  determina que conducta escoges y tiene sus consecuencias.

Intentar un cambio de conducta sin un cambio en la mentalidad es casi imposible. Si queremos pasar de un escenario “A” a uno “B” primero hay que cambiar la forma de pensar y despues la forma de actuar.

Debemos de trabajar en generar, propiciar conductas que nos hagan avanzar tanto a nosotros como al equipo. Eso nos ayudara al cumplimiento de objetivos y generaremos resultados colectivos, que a su vez generan un mejor clima en la organización.

El pensamiento conjunto es el resultado de un equipo con una mentalidad fuera de la caja. Están alineados para buscar el bien común para la consecución de los objetivos de equipo. La mentalidad dentro de la caja provoca individualismos, solo pensamos en nuestros objetivos personales.

La responsabilidad, la colaboración la innovación, el liderazgo, la cultura y el valor para los clientes mejoran si las empresas implementan una mentalidad fuera de la caja en sus estrategias, estructuras, sistemas, procedimientos y trabajo diario.

Los candidatos a SEAL pueden abandonar el entrenamiento siempre que quieran haciendo sonar una campana que se encuentra a un extremo del área de entrenamiento. «Sé con seguridad ─dice el capitán Newson─, cuando alguien va a hacer sonar la campana: es el momento en que dejan de pensar en la misión y sus compañeros, y piensan solo en ellos mismos. Mientras estén concentrados en la misión y en los que les rodean, pueden superar cualquier cosa. Pero, en el instante en que empiezan a focalizarse en sí mismos, en los fríos, mojados y cansados que están, ya no es cuestión de si harán sonar la campana, sino cuando.»

«El movimiento más importante es que yo haga el movimiento más importante»



Link de interes

«Yo soy el lugar donde empieza todo. La reacción de los demás dependerá en gran medida de lo que vean en mí»

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada