domingo, 15 de octubre de 2017

La Alianza; Cómo gestionar el talento en la era de Internet

Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿Cómo implementar un nuevo pacto de lealtad, que sea realista y eficiente, entre la empresa y el trabajador? El modelo tradicional de empleo para toda la vida, tan apropiado para los periodos de relativa estabilidad, es demasiado rígido para nuestra era del networking. Hoy en día cualquiera que tenga conexión a internet puede entablar contacto con otros miles de millones de personas de todo el mundo. Nunca antes en la historia de la humanidad tantas personas habían estado conectadas a través de tantas redes.
¿Cuál es la solución? Dejar de pensar en los empleados como si se tratasen de familiares o como si fuesen agentes libres. Hay que pensar en ellos, en cambio, como aliados.
Situando esta nueva alianza en el centro de la estrategia de gestión del talento, la empresa no sólo traerá de vuelta la confianza, sino que podrá reclutar y retener a las personas más emprendedoras que necesita para adaptarse a este mundo en constante cambio, pues son individuos flexibles, creativos y orientados a la acción.

«Te ofrecemos empleo de por vida a cambio de tu lealtad en el servicio»

No quiero empleo de por vida en una empresa, quiero trabajar en una que tenga una misión clara (compartida por ambas partes), que tenga interés en conocer mis aspiraciones, me ayude a cumplirlas, y arrime el hombro a la hora de transformar mi carrera profesional a través del trabajo que hago en la organización.

La inversión para la creación de valor es mutua,  los periodos en los que estoy trabajando para la empresa les estoy aportando y ellos a mí también. La relación se basa en la confianza mutua y en un ganar-ganar.

Soy transparente con la empresa a la hora de poner encima de la mesa lo que espero de ellos durante mi periodo de trabajo, a la vez que espero que la empresa lo sea conmigo y me digan que me van a aportar, incluso cuando ya no sea un trabajador en activo, el vínculo puede seguir vivo a través de un club de exempleados u otros como pueden ser los «almuerzos de conocimiento».

Un viernes al mes puedes organizar un Learnig Meals con extrabajadores de la empresa que quieran seguir vinculados y pedirles opinión sobre proyectos que la organización tenga en estudio, programas de formación que se quieran abordar, o simplemente solidificar la relación entre exempleados y empleador. La confianza se construye a base de coherencia y tiempo, quién sabe si parte de esos exempleados pasado un tiempo no vuelven a trabajar a la empresa y se convierten en «empleados bumerang», conocen mejor que otros la organización y su periodo de readaptación sería muy corto.

« ¿Lealtad a una empresa?
Eso es una estupidez»
Jack Welch

En la era del empleo «a voluntad», se anima a los empleados a verse a sí mismos como «agentes libres», a lanzase en busca de las mejores oportunidades de crecimiento y a cambiar de puesto de trabajo cada vez que se encuentren con una oportunidad mejor (…)

«Son solo negocios» se ha convertido en una premisa imperante. Escasea la lealtad y los vínculos a largo plazo desaparecen (…)

En una alianza, el empleador y el empleado desarrollan una relación basada en un objetivo común: cómo añadir valor el uno al otro. El empleador deberá decir a su empleado: «Ayúdame a hacer más valiosa mi empresa y mi empresa te hará más valioso a ti» (…)

«Vamos a haceros más vendibles»
Russ Hagey

(…) el empleado invierte en el éxito de la empresa y la empresa invierte en el valor de mercado del empleado (…)

«El trabajo del líder no es hacer grandes a otras personas sino reconocer la grandeza que ya existe en ellas y crear el entorno apropiado para que emerja y florezca»
Brad Smith

(…) diseñar periodos de servicio de cinco años: un par de años para aprender, un par de años para hacer el trabajo y un año para preparar la transición (…)

(…) toda relación laboral debe ser bidireccional por naturaleza: por eso debe dejarse claro cuáles son los beneficios para el empleador y cuáles son los beneficios para el empleado.

«Hay más gente inteligente fuera que dentro»

(…) el conocimiento no vale de nada si no se comparte (…)

Son tres los momentos en que es necesario mantener una charla con tus subordinados directos al respecto de las redes de exempleados: durante el proceso de contratación, mientras el empleado esté contratado y cuando este abandoné la empresa y se convierta en extrabajador (…)

(…) una empresa sin lealtad es incapaz de pensar a largo plazo, y una empresa que no piensa a largo plazo no invierte en el futuro. Y una empresa que no invierte en las oportunidades y tecnologías del mañana es una empresa que ya ha empezado a morir.

«El empleo de por vida es algo que ha tocado a su fin para la mayoría. Pero una relación valiosa puede durar toda la vida»



Link de interés

«Las personas con mentalidad de fundador producen el cambio, motivan a los demás y consiguen que las cosas resulten»
John Donahoe

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario