lunes, 10 de septiembre de 2012

TRABAJAR EN EQUIPO ES UN GOLAZO lo que el fútbol me enseñó sobre el trabajo en equipo


Estimad@s amig@s:

“Como director técnico sí me siento un líder, porque soy sincero con el jugador, no le hago trampas, no me olvido de que yo fui jugador.”

Sinopsis
El fútbol es un juego que desata pasiones y desencadena sentimientos increíbles, algo que no se aleja demasiado de lo que nos sucede en nuestra vida y nuestros trabajos. Y es precisamente en este deporte, en donde el éxito y el fracaso se miden en función del trabajo en equipo. No se puede entender el fútbol sin la colaboración de cada uno de los jugadores; hay que ser solidario, luchar, corregir los errores de los demás y aceptar que el triunfo o la derrota son el resultado del esfuerzo de todos.
Trabajar en equipo es un golazo proporciona las herramientas y elementos necesarios para formar y desarrollar buenos equipos con el fin de lograr el objetivo buscado. Su autor, Quique Wolff, que ha sido jugador de fútbol de la selección Argentina y del Real Madrid entre otros, traslada experiencias, hechos y situaciones que fueron muy importantes en su vida futbolística y que sin duda guardan una gran similitud con el mundo de la empresa.
A su juicio, los aspectos más importantes a considerar en la formación de un equipo son tres: el objetivo, las estrategias a seguir para conseguirlo y las posiciones o lugares que ocupa cada uno de sus integrantes en el conjunto. De esta manera,  la única forma  de triunfar y crecer será teniendo conciencia de la grandeza del equipo, sabiendo que nuestro potencial individual se multiplicará por el de todos nuestros compañeros.
Sin embargo, lo que en el fútbol es obvio a menudo se olvida en el mundo de la empresa y es por lo que este ameno libro de Quique Wolff, lleno de anécdotas de futbolistas y empresarios, se convertirá en una lectura indispensable para cualquiera que quiera desarrollar un equipo y mantener alto su espíritu competitivo.

“Nosotros intentamos utilizar el hecho de liderar para influir, para convencer, para seducir.”

¡Trabajo en equipo! que necesario es y, que poco nos gusta trabajar de manera colectiva, a veces por nuestro ego, otras por el del vecino, pero, al final de todo la casa sin barrer.
Quique Wolff utiliza la metáfora del futbol, pero podríamos utilizar otras muchas disciplinas del deporte ahora que aún estamos con la resaca de las olimpiadas o la vuelta ciclista a España.
El trabajo en equipo es muy necesario para nuestras organizaciones, pero para que trabajar en equipo sea algo más que compañeros de oficina trabajando en un proyecto, necesitamos de un líder, unos valores, comprometer a las personas, dejar claro cuál es el objetivo común, ser honrados con el equipo y nunca olvidar la transparencia.

El equipo
Los aspectos más importantes a considerar en la formación de un equipo son tres: el objetivo, las estrategias a seguir para conseguirlo y las posiciones o lugares que ocupa cada uno de sus integrantes
La elección del equipo
Para determinar en que posición y como jugamos hay que elegir, palabra mágica y fundamental. ¿Alguna vez se preguntaron por qué los eligieron? Probablemente no.
Todos suponemos que si formamos parte del equipo o trabajamos en una empresa, es porque somos capaces o importantes, y solemos olvidar que alguien nos eligió para ocupar ese lugar.
Aprendizaje y esfuerzo
La vida, el día a día, es un aprendizaje continuo. Cada momento, las distintas situaciones, la alegría, la tristeza, la pasión, el desgano, la rutina, los ejemplos… todo nos sirve para aprender.
Mantengamos nuestra mente abierta, atentos a todo lo que sucede, y seguro que ese aprendizaje volverá el camino mucho más apetecible.
Respeto y gratitud
Respetar los tiempos de los demás, respetar sus silencios, respetar sus broncas o mal humor, respetar hasta sus errores.
Los sueños
Los sueños hay que perseguirlos. Constituyen el motor que mueve nuestro corazón y, con esfuerzo, sin bajar nunca los brazos, hay que pelear para que se conviertan en realidad.
Riqueza
No todo en la vida es buscar y buscar, a veces basta con dar la importancia necesaria a lo que tenemos y cómo lo tenemos.
Creer en uno mismo
Necesitamos creer en nuestras posibilidades. Creer en uno mismo constituye un sentimiento muy fuerte que nos hace sentirnos únicos y firmes frente a todo lo que proyectemos.
Podemos tener momentos de duda, pero si creemos en nosotros, en nuestra capacidad, en que podemos, todo resultara más fácil y accesible.
Ejemplaridad
Siempre es positivo buscar ejemplos. A veces, se trata de la única manera de percatarnos de cosas que, de otro modo, no veríamos.
El líder
El líder es un seductor, y no olvidemos que quien sueña se seduce a sí mismo. Por eso, podemos decir que el sueño es la materia prima en el camino del liderazgo.

Trabajar en equipo es un golazo
Claves para que el trabajo en equipo sea un golazo.
Que exista un propósito común apoyado en valores y objetivos compartidos.
Desarrollar la técnica, habilidades y conocimientos.
Ninguno de nosotros vale más que la suma de todos.
Las empresas y los equipos funcionarían mucho mejor si la gente trabajara para aumentar el número de cosas que hace bien en vez de preocuparse por rectificar aquello que hacen mal.
Solo los mediocres esperan que las oportunidades se presenten; los fuertes, capaces y con ganas de triunfar, las persiguen.
No esperemos a ser ricos para mostrar fortaleza.
Recordemos que el trabajo en equipo disminuye el esfuerzo y aumenta el éxito.
Nadie puede tocar una sinfonía en solitario. Una orquesta siempre es necesaria.
"Para que la lámpara se encienda, debemos ponerle aceite.”

La pasión
Hay una emoción que nos mueve casi sin pensar: la pasión.
Sentir pasión por lo que hacemos es un plus que nos hace inmensos frente a los que no la tienen. Se puede percibir claramente en las personas: es como una luz que diferencia a quien la tiene de quien no.
La felicidad
Nuestra vida siempre será el reflejo de nuestras acciones. Cuando desees una sonrisa, reparte sonrisas; cuando quieras amor, entrega el tuyo. Y esto es aplicable a todos los aspectos de la vida, ya que ella nos otorgara exactamente lo que le hemos dado.
Nuestra vida no es una coincidencia, sino el reflejo de nosotros mismos.
El éxito
Cuando trabajamos en equipo, resulta casi irremediable que el objetivo final sea el éxito. Claro que… deberíamos aclarar a qué llamamos éxito.

“Todos somos responsables, todos formamos parte del equipo y todos seremos los “culpables” de conseguir el objetivo final que nos hemos propuesto.”



“Yo creo que no hay otra forma, en la vida, la familia, el gobierno, todos tienen que ser equipos.
Individualmente no se puede hacer nada, no se puede hacer nada solo. Las estrellas van a surgir de los equipos, eso sí.”

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada