domingo, 16 de abril de 2017

Liderazgo tranquilo Carlo Ancelotti conquistar mentes, corazones y triunfos

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Carlo Ancelotti es sin duda uno de los directores técnicos de fútbol más exitoso de la historia, sin embargo su estilo de liderazgo está muy alejado del estilo de liderazgo de la mayoría de sus colegas profesionales más caracterizados por su agresividad e histrionismo.
Pero es ese estilo el que le ha ganado el aprecio y reconocimiento de muchos de sus seguidores como David Beckham, Zlatan Ibrahimovic o Cristiano Ronaldo.
En este apasionante libro, Ancelotti va mucho más allá de narrar las historias personales sino que entra, con ayuda de los coautores del libro, en el análisis de sus métodos de liderazgo, sus errores y aciertos y muestra lecciones y enseñanzas que todos pueden aprender de él para su vida diaria.

«El paso de miembro del personal a líder no es tan directo como creemos. Tenemos que entender que por insignificantes que creamos nuestros actos y palabras, arrojamos una sombra sobre muchos aspectos de la vida del personal. Aceptamos esa responsabilidad en serio; cuidemos de las personas y no abusemos de nuestro poder»

Prefacio
(…)  trabajar con estos deportistas, cuidarlos y ayudarles a desarrollarse y a madurar, crear confianza y lealtad, compartir los éxitos y recuperarnos juntos de las decepciones, eso es para mí el eje, el corazón de mi trabajo. Por eso me levanto todas las mañanas para ir a trabajar con una sonrisa en la cara.

«En ocasiones, una relación se deteriora y es hora de irse. No hay que rasgarse las vestiduras, ya que todo tiene un ciclo. La clave es ser lo más productivo que podamos en cada ciclo»

No olvidemos nunca nuestros puntos de referencia: desde los primeros mentores hasta aquellos cuyas hazañas aspiramos a emular. Parafraseando a Ancelotti en el fútbol se pueden buscar referencias que te ayuden a mejorar, crecer, cimentar conocimientos, madurar, liderar, dirigir equipos y un largo etcétera, solo hay que tener voluntad y ganas de aprender.

«No olvidemos a los soldados de infantería de una empresa solo porque su mantenimiento cueste poco»

Hoy he visto suficiente para saber que nunca hay que creer que basta con ser buen jugador para ser mánager o entrenador. Permite establecer una relación con los jugadores y entender lo que necesitan, pero hay otros aspectos de la dirección técnica que tienen que estudiarse y aprenderse.

Nada es tan importante como la familia. En el futbol hay dos clases de familia. Está mi grupo personal de lugartenientes y técnicos, personas con las que he trabajado muchos años. Compartiendo momentos buenos y malos: en suma, personas en las que confió mucho y a las que respeto. Estas personas forman mi familia futbolística (…) y luego está la familia general del club.

(…) el personal de apoyo tiene la misma importancia que el equipo y procuro tratar a sus miembros del mismo modo que a los jugadores (…)

«Las camarillas son inadmisibles; con el tiempo hay que desorganizarlas para que quede claro desde el principio que la única forma de vencer es la integración»

«No temamos nunca delegar funciones; nadie es sufrientemente bueno para hacerlo todo»

(…) «No. Tú eres fulano. Tú eres un hombre que juega al futbol. Eres brillante en eso, clase internacional, pero eso no te define». Procuro ver a la persona total y ayudarla a verse a sí misma en sentido amplio.

Los grandes jugadores son grandes ejecutores de decisiones. Saben cuándo pasar, cuándo chutar, cuándo defender, cuándo atacar, todo para que el equipo consiga el mejor resultado. El mánager de un jugador con verdadero talento tiene que convencerlo para que ponga ese talento al servicio del equipo, y esa es la forma de seguir mejorando.

«Contratar pensando en nuestros valores y en la cohesión cultural. Tengamos siempre presente el «equipo futuro» mientras lo construimos»

(…) el personal con talento es muy egoísta. Quieren que se alimente su talento. Para los jugadores, todo consiste en ayudarlos a ser mejores, y si no podemos, no les somos de utilidad.

«La persuasión es superior a la coerción»

«Que un miembro de nuestra organización sea un trabajador comprometido no es suficiente: además ha de estar alineado con nuestros principales objetivos. Ninguna de las dos cosas basta por sí sola»

«Estimulemos una cultura de aprendizaje de doble dirección: escuchar y aprender»

«Todo el mundo tiene altibajos; tratemos al talento modesto con la misma atención y respeto que al talento estrella»

«No olvidemos nunca nuestros puntos de referencia: desde los primeros mentores hasta aquellos cuyas hazañas aspiramos a emular»



Link de interes

«La confianza inspira confianza. Como dice Mike, el timador de Casa de juegos de David Mamet: «No lo llaman abuso de confianza porque tú me des tu confianza, sino porque yo te doy la mía». Los grandes líderes dan confianza»

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario