domingo, 10 de enero de 2016

Poder, influencia y autoridad; Las claves para llegar a lo más alto en la empresa

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Es el momento. Las modernas estructuras horizontales han reducido la distancia entre jefes y empleados, pero han aumentado la necesidad de incrementar las habilidades en el uso del poder. Reconozcámoslo, las empresas son intrínsecamente políticas.
¿Por qué hablar de poder es incómodo? Las actuales teorías de management y liderazgo olvidan que nada se lleva a cabo sin el manejo de la influencia y la generación de autoridad, en definitiva, el uso del poder. Hay que hacer las paces con el poder. Hay que reconciliarse con todo lo que el poder puede ayudar a un directivo en el desempeño de su trabajo.
Miguel Rosique plantea al lector romper con las teorías actuales de management. La sociedad actual está ansiosa de líderes en los que reflejarse, directivos que exhiben sus exitosas carreras profesionales como ejemplo a seguir y resaltan sus cualidades personales como modelo, pero se les olvida decir que han necesitado de mucha gestión de la influencia, de la autoridad y de la política, es decir, del uso del poder.

“El poder es una herramienta clave en la gestión directiva. Y desconocida.” 

En un momento donde los libros de management no venden, publicar un libro de este tipo y con un enfoque bajo el método del caso es casi de locos, pero el amigo Roger Domingo como buen editor tiene una parte de loco, otra  romántica y el resto son solo negocios, como dijo aquel.

Creo que poder, influencia y autoridad llega en un buen momento. Estamos viviendo una gran crisis a nivel directivo. Nos estamos quedando sin referentes… en los últimos años he visto como en las escuelas de negocios se premiaban a altos ejecutivos que poco tiempo después estaban siendo investigados por su falta de moralidad.  

Ejecutivos que han influido muy mucho en las siguientes generaciones, y esto me lleva a preguntarme ¿qué ejemplo estamos dando a la siguiente hornada de directivos? ¿Estamos enseñándoles de verdad los valores que debe transmitir un alto ejecutivo de una empresa? O les estamos enseñando a estrujar, pisar, ejercer la “autoridad” de los galones a toda costa. Lo importante es el resultado y el corto plazo, para todo lo demás ya se verá.

Si a esto estamos abocados, yo prefiero no jugar. No estoy dispuesto a formar, mentorizar, apoyar a una generación de directivos no éticos.

Construir el futuro es tarea de todos, pero no a cualquier precio. Miguel Rosique deja en su libro los mimbres necesarios para que podamos reconducir a los directivos junior, eso que estaban endiosados con los modelos que recibían premios aquí y allí. Como todo libro escrito bajo el método del caso, tiene su paja y su grano… lee entre líneas, medita, reflexiona, traza un plan de acción encaminado a ser mejor directivo, generar influencia, cimentar el poder y ganar autoridad entre el equipo humano de tu organización.

“El poder al que aspiramos es aquel que es eficiente para el directivo, es eficiente para la empresa y es ético.”

El poder
… las escuelas de negocio transmiten conocimientos a los futuros gerentes en múltiples áreas, pero olvidan que nada se lleva a cabo sin el manejo de la influencia y la generación de autoridad… el uso del poder.

… el poder es una herramienta clave en la gestión directiva. Y desconocida. El poder es lo que potencialmente permite a un directivo modificar el comportamiento de su equipo.

“El directivo siempre tiene menos poder que el que necesita.”
Guido Stein

Donde el poder no llega, llega la influencia...
… con la influencia se puede llegar donde la autoridad formal no alcanza...

El poderazgo es la vuelta a un estilo de dirección basado en el esfuerzo y en los méritos profesionales. Un estilo de liderazgo en el que el directivo piense en el beneficio de la organización anteponiéndolo al suyo propio, haciendo uso del poder con firmeza en las ocasiones en que sea preciso.
Resumiendo poderazgo es:
·         Dirigir tomando las decisiones correctas…
·         Sugerir las órdenes en vez de imponerlas…
·         Hacer uso de la firmeza.
·         Basar la autoridad en un comportamiento ejemplar…
·         Poseer una preparación y una capacidad técnica importante.
·         Generar esperanza y optimismo…
·         Tener sensibilidad…
·         Separar la vida profesional…
·         Ser elegante y discreto.
·         Usar la influencia…
·         Asumir que el uso del poder genera enemigos.

“… si el directivo gestiona al equipo pensando en lo que el equipo piensa de él, no se genera poder, ni influencia y mucho menos autoridad.”

Motivaciones
La motivación es la condición necesaria para conseguir poder. Porque si la motivación no es la correcta, estaremos pilotando un avión con unas coordenadas que no llevaran nunca a su destino.

Un directivo motivado al logro y que cumple con sus objetivos es típicamente el que tira del carro y avasalla al equipo. Casi todo lo hace él. Se llega a la meta porque está él. Pero cuando asciende es un mal jefe: no sabe gestionar personas. Su equipo ha sido una herramienta que ha usado en su propio beneficio.
… a los directivos que desean poder les motiva ser influyentes porque reconocen que para hacer cosas dentro de una organización hay que influenciar en las personas de alrededor…

“… no es lo mismo orientar la motivación a cumplir los objetivos que hacer que los objetivos se cumplan.”

Autoridad
… la autoridad es la única que otorgan los empleados… la auctoritas es la legitimación social que rodea al jefe ejemplar y es la razón por la que el equipo sigue sus decisiones, ya que son mandatos u órdenes que vale la pena cumplir.

“Un directivo con auctoritas tiene una capacidad moral que el equipo le otorga.”

“La calidad de un directivo se mide por la cantidad de potestas que necesita para hacer que sus órdenes sean cumplidas. Pero a más potestas menos calidad.”

La competencia de un directivo se basa en dos pilares: el conocimiento y la experiencia

“Los empleados dan más poder a aquellos directivos que tienen una mayor capacitación.”

La incertidumbre crea ansiedad y no todos los directivos saben controlarla adecuadamente. Uno de los mayores frenos a la generación de poder es el miedo a la incertidumbre.

A mayor incertidumbre, mayores oportunidades de generar poder. Y para vencer a la incertidumbre sólo hay una remedio: tomar decisiones.

“Un buen directivo sabe retrasar al máximo la toma de decisiones por si surgen nuevas informaciones u ocurren cosas que le permitan arrojar más luz. Hay que saber esperar sin caer en una anorexia de gestión.”

Antes de tomar una decisión siga unos sencillos pasos que aconseja Pfeffer y que tienen en cuenta el punto de vista de generación de poder:
1)   Tenga claros los objetivos.
2)   Haga una lista de las personas influyentes a las que afecta la decisión.
3)   Anticipe la reacción que estas personas influyentes puedan tener.
4)   Haga un examen de sí mismo y compruebe qué poder e influencia tienen usted para que su decisión sea un éxito.

“… es imposible que un directivo tenga autoridad si no actúa con firmeza en sus decisiones…”

los buenos directivos monopolizan la escucha, los directivos mediocres monopolizan la conversación.

Una actitud modesta, humilde, contribuye al éxito de un directivo.
El directivo humilde se conoce y se acepta como es, pero no se conforma con lo que tiene, sino que posee una ambición de superarse y ser mejor directivo.

“Es la humildad la que permite a un directivo ascender más rápido, porque aprende de sus errores…”

Influencia
La influencia es el ejercicio del poder para modificar el comportamiento o las actitudes de las personas de la organización. A mayor influencia, mayor acumulación de poder.

“Donde la autoridad formal no alcanza, llega la influencia.”

El poder no es algo abstracto, se visualiza con facilidad. El error es pensar que la persona que tiene más poder es la que más lo exhibe.

“El poder reside en los directivos que gestionan los recursos más escasos o los que son clave del negocio.”

“Las fuentes de poder suelen ser de cuatro tipos: dinero, capacidad productiva, recursos para crecer o información.”

“¿Qué es perder poder? Perder poder es perder la capacidad de influencia.”



“La ejemplaridad de un directivo es el único medio para alcanzar autoridad. Ello es así porque una persona tiene autoridad respecto de otra si, y solamente si, esta última confía en la primera.”
Pérez López

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada