lunes, 18 de enero de 2016

De cero a uno; Cómo inventar el futuro

Estimad@s amig@s

Sinopsis
El próximo Bill Gates no diseñará un sistema operativo. Los próximos Larry Page o Sergey Brin no crearán un motor de búsqueda. Y el siguiente Mark Zuckerberg no inventará una red social. Si vas a copiar a estos chicos, es que no has aprendido de ellos.
Hacer lo que ya sabemos lleva al mundo de 1 a n. Genera un progreso horizontal añadiendo más de lo mismo. Cada nueva creación, sin embargo, va de 0 a 1, es vertical e implica hacer algo que nadie ha hecho antes. Si coges una máquina de escribir y construyes cien, has hecho un progreso horizontal. Si coges una máquina de escribir y construyes un procesador de textos, has hecho un progreso vertical. Este libro trata de cómo llegar allí.

“En el mundo de los negocios cada instante es único,
jamás se vuelve a repetir.”

Inventar el futuro es lo que a muchos de los directivos nos gustaría, pero lo veo poco probable si no cambiamos nuestra manera de pensar, mirar al mercado, captar talento, fundar startups, etc.

Otra cosa es construir el futuro desde la singularidad con equipos abiertos de mente, sin perjuicios, acostumbrados y tolerantes con la prueba y el error, enfocados en el producto y no en las ventas (estás ya vendrán), multiculturales, dominadores de la tecnología…

De cero a uno es un libro que lo deben leer los stratuperos. Les ayudara a buscar equipo, vender, escalar, pasar de startups a empresa… pero también los directivos senior, podrán encontrar ejemplos de cómo la agilidad que tanto necesitan en sus empresas ha ayudado a las startups a consolidarse como grandes organizaciones.

“En individuos particulares, rara vez se aprecia la locura, pero en grupos, partidos políticos, naciones y eras, es la norma.”
Nietzsche

… la fortaleza más importante de toda compañía nueva es el pensamiento nuevo: por encima de la agilidad que comporta, mantener un tamaño pequeño ofrece espacio para pensar… porque eso es precisamente lo que una startup debe hacer: cuestionar las ideas recibidas y repensar el negocio desde cero.

… cuando pagas a gente para que sea tu cliente, el crecimiento exponencial significa estructura de costes de crecimiento exponencial

Los emprendedores que se dieron el batacazo con Silicon Valley aprendieron del colapso de las puntocom cuatro grandes lecciones que todavía rigen el pensamiento empresarial:
1.   Haz progresos graduales
2.   Mantente esbelto y flexible
3.   Mejora la competitividad
4.   Céntrate en el producto, no en las ventas

Estas lecciones se han convertido en dogmas en el mundo de la startups.  Aquellos que hagan caso omiso a ellas están abocados a vivir el mismo destino aciago que vivió la tecnología en la gran debacle de 2000… los principios opuestos son quizás más correctos:
1.   Es mejor arriesgar la audacia que la trivialidad.
2.   Un mal plan es mejor que ningún plan.
3.   Los mercados competitivos destruyen los beneficios.
4.   Las ventas importan en la misma medida que el producto, no más.

¿Cuánto de lo que sabemos sobre la empresa se ha conformado por reacciones equivocadas ante errores pasados?

… los emprendedores siempre están dispuestos a subestimar la magnitud de la competencia… ése es el mayor error que una startup puede cometer

“En los negocios,
el dinero o es algo importante o lo es todo.”

La tecnología propia es la ventaja más importante que puede tener una compañía porque hace que tu producto sea difícil o imposible de copiar…

“Debes estudiar la jugada final antes de cualquier otra cosa.”
José Raúl Capablanca

Toda gran compañía es única, pero hay un par de cosas que toda empresa debe hacer correctamente al principio… una startup desordenada en su fundación no se puede arreglar.

a) Matrimonio fundacional
… el optimismo abunda al principio en toda relación. Es poco romántico reflexionar sobre lo que podría salir mal, de modo que la gente no lo hace. Pero si los fundadores desarrollan diferencias irreconciliables, la empresa se convierte en la victima.

b) Propiedad, posesión y control
… todos los miembros de tu compañía necesitan trabajar juntos… necesitas buena gente con la que tratar, pero también necesitas una estructura que ayude a mantener todo el mundo alineado a largo plazo.
Para anticipar fuentes probables de desalineación en una compañía, es útil diferenciar entre tres conceptos:
·         Propiedad: ¿Quién es legalmente dueño de la compañía?
·         Posesión: ¿Quién dirige realmente la compañía a diario?
·         Control: ¿Quién gobierna formalmente los asuntos de la empresa?

“Cada vez que un emprendedor me pide que invierta en su compañía, le pregunto cuanto pretende pagarse a sí mismo…”

… la idea del equipo de no invertir nunca en un consejero delegado que llevara traje nos descubrió la verdad mucho más rápido. Las mejores ventas están ocultas. No hay nada malo en que un consejero delegado pueda vender, pero si realmente parece un vendedor, probablemente sea malo en las ventas y un peor tecnólogo.

… los consejeros delegados de startups pueden no tener nada en el bolsillo y ser multimillonarios sobre el papel. Pueden oscilar entre la estupidez taciturna y el carisma más atractivo… y cuando triunfan, atraen tanto la fama como la infamia…

“La rivalidad nos hace ensalzar viejas oportunidades y copiar servilmente lo que ha funcionado en el pasado.”



Link de interes

“Todas las familias dichosas se parecen;
pero las infelices lo son cada una a su manera.”
Tolstoi

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada