lunes, 5 de septiembre de 2016

El auge de los robots; La tecnología y la amenaza de un futuro sin empleo

Estimad@s amig@s

Sinopsis
En el auge de los robots, Martin Ford, empresario de Silicon Valley, pronostica que, conforme la tecnología continúe su desarrollo acelerado y las máquinas comiencen a encargarse de ellas mismas, se necesitarán menos personas. La inteligencia artificial está ya en camino de volver obsoletos muchos empleos: asistentes jurídicos, periodistas, oficinistas e inclusive programadores están a punto de ser reemplazados por robots y software inteligente. El resultado podría ser un desempleo masivo y una mayor desigualdad, así como la implosión de la economía misma del consumidor. El auge de los robots es una lectura indispensable para cualquiera que desee comprender lo que significa la tecnología acelerada para sus propios prospectos económicos, sin mencionar los de sus hijos, así como a la sociedad como un todo.

«Nuestras máquinas no están hechas para ayudar a los empleados a ser más eficientes; están hechas para prescindir de ellos»
Alexandros Vardakostas

Introducción
(…) la expresión «tecnología disruptiva» se usa casi sin pensar. Nadie duda de que la tecnología tiene la capacidad de acabar con industrias enteras y alterar profundamente unos sectores concretos de la economía y el mercado laboral (…) ¿puede la aceleración tecnológica trastocar la totalidad de nuestro sistema, hasta el punto de hacer necesaria una restructuración fundamental para que la prosperidad se mantenga?

«Seguir despiertos en una gran revolución»
Martin Luther King Jr.

Hace unos meses publicaba en Con Tu Negocio el artículo «Qué hacer para ser un profesional de alto valor» en él ponía de manifiesto la necesidad de construir un futuro como profesionales de alta empleabilidad  así evitar ser sustituidos por un robot.

Los robots están sustituyendo a muchos profesionales (aún con baja cualificación y alta tasa de repetición en sus tareas), pero no dejan de aprender gracias a los algoritmos y los datos que los profesionales les estamos aportando. De ahí, la necesidad de no dejar de correr, eso sí de manera ordenada, y con una estrategia profesional que respalde lo que estamos haciendo.

Después de leer el auge de los robots podemos coger dos caminos: 1) rendirnos profesionalmente y que la tecnologia nos sobrepase con lo cual seríamos un elemento prescindible en el medio plazo, 2) focalizar nuestra estrategia personal en reciclarnos y asumir nuevas competencias digitales que minimicen la amenaza que se cierne detrás de la llegada de la digitalización-robótica a las organizaciones.

Martin Ford consigue el auge de los robots hacernos pensar y bastante sobre si es tan positivo el grado de robotización que nos espera en un futuro no muy lejano y la consiguiente sustitución de muchos puestos de trabajo cualificados y sin cualificar. Ésta sustitución de personas por robots nos llevara a unas altas tasas de desempleo y la consecuente destrucción de la clase media-trabajadora, que no olvidemos es la que genera riqueza en un país.

Un país con muchos robots pero con altas tasas de desempleo no consume. Las fabricas no producen si no tienen consumidores a los que satisfacer y los consumidores no gastan más allá de productos de primera necesidad, si no tienen asegurados sus ingresos a final de mes.

«La automatización puede ser una vía a la prosperidad si tenemos la suficiente visión, si comprendemos que ese es el camino y si somos lo bastante sabios para planificar nuestro futuro»
Johnson

(…) retos (…) diseño de robots con la flexibilidad suficiente para adaptarse a unos ciclos de producción muy rápidos (…)

El aumento de la automatización también se considera una forma de evitar las críticas por el aspecto de talleres clandestinos que tienen muchas fábricas textiles del Tercer Mundo.

(...) crecimiento explosivo de la automatización en el sector del autoservicio (…) máquinas expendedoras y los videocajeros (…)
(…) las máquinas de autoservicio han hecho posible que se reduzca drásticamente tres de los costes más importantes de la venta al por menor: 1) el alquiler de un local, 2) el pago de salarios y 3) el hurto (…)

Los robots agrícolas avanzados son especialmente atractivos para países sin inmigración que no pueden pagar salarios bajos (...)

(…) las maquinas también vienen a por los puestos de trabajo más cualificados y con salarios elevados.

«Todo lo que se pueda hacer de una manera clara e inteligible, se puede hacer con una maquina»
Wiener

(…) avance exponencial (…) muchos trabajos que hoy consideramos «protegidos» de la automatización porque no son rutinarios, acabarán siendo tan rutinarios como predecibles. La brecha creada por la polarización en el mercado laboral se irá ensanchando (…) la robótica y el autoservicio automatizado irán eliminando puestos de trabajo muy poco cualificados (…) los algoritmos cada vez más inteligentes amenazarán los puestos de trabajo de más cualificación (…)

«Mientras que los tecnólogos piensan y escriben sobre las máquinas inteligentes, la idea de que la tecnologia pueda sustituir algún día a gran parte de la fuerza laboral y provocar un desempleo estructural permanente, es casi inconcebible para la mayoría de los economistas»
Las luces al final del túnel

Una distribución de cola larga es fantástica si uno es el propietario (…) a medida que la tecnología digital siga transformando industrias, más y más puestos de trabajo que son una fuente principal de ingresos van a desaparecer.

(…) la inteligencia artificial pueden rivalizar con los mejores analistas humanos, el futuro de los puestos de trabajo basados en el conocimiento es muy incierto para los titulados universitarios, sobre todo para los menos preparados.

(…) hay una cara muy oscura (…)  los datos muy detallados sobre los consumidores se pueden usar de una manera muy polémica (…) los macrodatos se usen cada vez más para generar predicciones que puedan violar la privacidad de las personas (…)

(…) los algoritmos de aprendizaje automático (…) buscan nuevos mecanismos que les permitan automatizar aún más el proceso (…) aunque los trabajadores independientes trabajen bajo las reglas del sistema, su trabajo se transforma en datos que adiestran a las máquinas para que la automatización los sustituya gradualmente.

(…) cada vez está más claro que un gran número de personas harán todo lo que deben para conseguir un título de educación superior, y sin embargo no encontrarán un punto de apoyo en la economía del futuro.

(...) la inteligencia artificial tendrá un impacto verdaderamente transformador en los servicios sanitarios (…) diagnóstico preciso y un tratamiento eficaz (…) no será necesario un médico que supervise directamente todas las consultas con cada paciente.

(…) un ordenador no tiene que reproducir toda la gama de nuestras capacidades intelectuales para ocupar nuestros puestos de trabajo: solo debe hacer aquello por lo que a un trabajador se le paga (...)

(...) en un mundo donde las máquinas pudieran alcanzar e incluso sobrepasar la capacidad de las personas más inteligentes, se vuelve muy difícil imaginar quién tendría un empleo (…) los actores y los músicos deberán de competir con simulaciones digitales imbuidas de verdadera inteligencia y de talento sobrehumano.

«Nos prometieron coches que volarían y en cambio nos han dado 140 caracteres»
Peter Thiel



Link de interes

«El software está comiéndose el mundo»
Marc Andreessen  

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario