lunes, 26 de noviembre de 2018

Entrenar para dirigir


Estimad@s amig@s

Sinopsis
Los datos de productividad de nuestro país son de los más bajos entre las grandes economías globales. Sin embargo, en el deporte de alta competición lideramos muchos de los rankings mundiales y nuestros deportistas, de muy variadas disciplinas, han logrado un gran reconocimiento internacional. Esto se debe en gran medida a la formidable habilidad de dirección de los entrenadores y a la herramienta de cambio conductual más poderosa que existe, el entrenamiento. ¿Cómo podríamos lograr que nuestros equipos empresariales rindan al mismo nivel que nuestros equipos deportivos?
MindCompanySport ha creado un método único para conseguir que las organizaciones logren sus objetivos estratégicos entrenando las tan demandadas habilidades que tanto equipos como profesionales necesitan. Para dominar una habilidad no es suficiente con el conocimiento teórico, si queremos poder aplicarla con éxito debemos también entrenarla.
Con herramientas y metodologías de la alta competición deportiva, los creadores del método, Javier de Miguel y Juanjo Martín, junto con el exseleccionador nacional de baloncesto Javier Imbroda, nos muestran cómo actuar y resolver problemas reales con los que te puedes enfrentar en tu empresa tal y como lo haría un entrenador de alto nivel. En este libro descubrirás cómo gestionar diversas situaciones de comunicación, coordinación, gestión del tiempo, toma de decisiones o estrés en la empresa —situaciones que pueden hacer que el rendimiento y la productividad de los equipos disminuya— tal y como lo haría un entrenador de alta competición.

«Los ganadores nunca ponen excusas
ni buscan justificaciones
para salvar su reputación»

Prólogo
El método Imbroda
(… ) Javier como buen líder, es una persona capaz de encontrar ese equilibrio mágico y casi imposible entre la ambición y la humildad; de entender esa distinción fundamental entre en auctoritas y la potestas y saber hacer dos cosas fundamentales para quien está al frente de un equipo: dirigir y a la vez compartir.

(…) capacidad de aprender de la victoria pero también especialmente de la derrota (…) los ganadores tienen la suficiente confianza en sí mismos y la inquietud constante por mejorar y aprender, haciendo de la autocrítica y la evaluación herramientas permanentes (…)

«Es más fácil obedecer que dirigir»

Entrenar para dirigir, crecer, mejorar resultados, liderar, suceder… podríamos seguir enumerando para qué entrenar. Lo importante es que tanto entrenador como entrenado tengan claros los objetivos del entrenamiento, las metas que se espera conseguir, el plan de acción y los hitos intermedios, que habrá que ir consiguiendo, o cómo se medirá el desempeño.

¿Se podrían resolver muchos de los problemas a los que nos enfrentamos en las compañías con entrenamiento? Probablemente sí.

Tendríamos que entrenar más las habilidades, competencias… pero no solo las nuestras, también las de todas las personas que componen la organización. Si de verdad te importa tu equipo humano ¡ENTRÉNALO!

«Delegar,
requiere generar confianza»

Los errores en la comunicación del jefe
(…) el refuerzo y la exigencia son dos conductas, no sólo compatibles, sino también deseables para que funciones de manera óptima cualquier equipo de alto rendimiento.

La conducta de comunicar claro y suficiente requiere de medición y entrenamiento (…)

Mira a los ojos y no cambies la mirada hasta el final del mensaje (…)

Desautorizar a tus responsables delante del equipo puede convertirse en una de las situaciones más delicadas del grupo. Desautorizar, creyendo que así ganas autoridad, es no conocer cómo gestionar a un grupo humano.

Coordinación del equipo
(…) aprender del error, de la derrota, del fracaso, son cuestiones fundamentales para tu superación.

(…) no quiero compromiso solamente con el contrato, quiero compromiso con él proyecto.

(…) es mejor perder y saber por qué, que ganar sin tener claro que acciones han permitido la victoria (…)

Gestión del tiempo
(…) priorizar implica comprometer el rendimiento de lo que estás haciendo en cada momento (…)

(…) claves fundamentales en las reuniones: frecuencia, tiempo y forma.

(...) es imposible que un equipo funcione si el respeto se ve cuestionado periódicamente (…)

Toma de decisiones
Una cosa son los recursos indispensables para conseguir un objetivo y otra son aquellos que facilitan su consecución (…)

(…) una organización sujeta al desconocimiento de tus propios recursos o de las capacidades de su gente está condenada al fracaso.

(…) los líderes deciden. Los que pretenden liderar, hacen cómo que deciden mientras todo permanece igual a su alrededor (…) decidir no es un arte, es una habilidad que se puede trabajar.

Situaciones de estrés
(…) el equipo debe sentir la seguridad de poder desarrollar todo su talento, sentir que el liderazgo deposita en ellos esa confianza básica para poder competir al más alto nivel (…) delegar con orden y confianza es aumentar las opciones de éxito.

Formar parte de una organización con la que no compartes valores, ni estilo de dirección o de procedimientos, tiene fecha de caducidad (…)

«No existen problemas,
sino realidades que se pueden cambiar»


Link de interés

«El liderazgo consiste en
 impulsar, equilibrar,
corregir y reconocer esfuerzos»

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario