martes, 8 de diciembre de 2015

Escuela de oratoria

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Nuevo libro de Manuel Pimentel sobre un tema de mucha demanda • En formato comic, para fácil lectura y entendimiento Una historia gráfica que ayudará al lector a hablar mejor en público, hacer presentaciones y defender mejor sus posturas ante los demás. Muy bien ilustrada y con gran poder de síntesis, este práctico libro ayudará a todo lector a perder el miedo a hablar en público, a realizar grandes presentaciones y a venderse mejor profesionalmente..

“La retórica es la ciencia el cómo convencer con la palabra.”
Aristóteles

La oratoria es muy necesaria y debe de enseñarse en la escuela y en todas las siguientes fases formativas que tenemos a lo largo de nuestra vida.

Tenemos grandes lagunas en la comunicación y muchos seguimos creyéndonos que comunicamos bien. Comunicar es una cosa, que se nos entienda otra, y que el receptor haga lo que nosotros esperamos de él es casi un milagro.  

Muchas veces es tan fácil como adaptar el mensaje a la audiencia. Ensayar previamente que vamos a decir, tener claro que esperamos del público, tener nociones de lo qué esperan de nosotros.

“La retórica no es solo convencer, se trata del arte del bien hablar. El orador es un maestro en atender a las circunstancias. Un orador no precisa de muchos años para formarse.”
Quintiliano

Los elementos claves de la comunicación son el emisor, el receptor, sus objetivos, el discurso, el canal o medio utilizado, y las circunstancias en las que se desenvuelve.

La oratoria siempre va vinculada a un objetivo, hablamos para conseguir un fin.

Al preparar una intervención no debemos preguntarnos al principio ¿qué digo?, sino ¿qué quiero conseguir?, ¿qué deseo trasladar?

Prepararse, entrenar y practicar: esta es la receta infalible para derrotar el miedo escénico.

El orador y su discurso deben adaptarse a su audiencia, a la que debe analizar para conocerla lo mejor posible.

El orador experimentado, mientras habla, pasea tranquilamente la mirada sobre la audiencia con el fin de conseguir que cada asistente tenga la sensación de que le habla personalmente.

“El que tiene buenas ideas pero no sabe expresarlas,
es como si no las tuviera.”
Pericles

Los clásicos ya definieron la estructura básica de un discurso, que debe constar de una introducción, un desarrollo y una conclusión.

El secreto es preparar a conciencia la intervención, dedicándole el tiempo suficiente, al menos cuatro o cinco veces más del tiempo que se empleara en el discurso.

… el discurso mejor valorado es el que partiendo del conocimiento de la realidad es capaz de plantear soluciones y motivar a la audiencia.

“El medio es el mensaje.”
Marshall Mcluhan



Link de interes

“La función de la retórica es hablar para persuadir.
Sabiduría sin elocuencia es poco útil,
pero elocuencia sin sabiduría es peligrosa”
Cicerón

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada