domingo, 27 de septiembre de 2015

Escándalo; Cómo superar una crisis personal

Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿Has dicho alguna vez algo que desearas no haber dicho?
¿Has hecho algo que perjudicara tu reputación o tus relaciones?
¿Te has encontrado alguna vez en una situación en la que no querías estar?
¿Has tomado alguna mala decisión que te haya salido más cara de lo que esperabas?
Si has respondido en sentido afirmativo a cualquiera de estas preguntas, entonces este libro es para ti. Si has respondido que no, entonces este libro es para ti con mayor motivo.
Es posible que pienses que no tienes ninguna crisis que gestionar, o al menos no una de la envergadura de las que aparecen en el telediario. No es necesario: Judy Smith nos enseña en Escándalo que su trabajo se puede aplicar a cualquiera, esté en crisis o simplemente necesite aprender ciertas prácticas y estrategias para navegar mejor por el mundo.
Con una carrera de más de veinticinco años a sus espaldas ayudando a políticos, celebridades y magnates de la industria a afrontar sus problemas, la autora ha decidido que ya es hora de compartir las lecciones que ha aprendido. Nadie es perfecto, y esperar la perfección es un billete seguro al fracaso. Pero este libro no es sólo para personas con problemas. Es para todo aquel que quiera encontrar y mantener el éxito en su carrera profesional y en su vida personal.

“Os desearía buena suerte,
pero no sabríais qué hacer con ella.”
Alec Baldwyn

Algunos rasgos como el ego, la ambición y la acomodación, son “definidores de la personalidad”, rasgos que nos impulsan a la acción. Los otros cuatro- la negación, el miedo, la indulgencia y la paciencia- suelen ser reacciones con las que afrontamos determinadas situaciones. Estos atributos no son ni perfectos ni imperfectos simplemente son. Que funcionen a nuestro favor o en nuestra contra dependerá de nosotros.

“Las crisis son lecciones de humildad que nos demuestran respeto por la fama, el prestigio y el poder de nadie.”

Ego
Necesidad de ser el más inteligente de la sala
Necesitas un ego fuerte para triunfar, pero también puede ser tu perdición. Por un lado, ser modesto y sin pretensiones te lleva a una modesta vida sin pretensiones. Por otro, un ego desbocado puede hacerte perder todo lo que has ganado. ¿Sabes escuchar? ¿Eres capaz de asumir tus errores? ¿Qué constituye un ego saludable o no?

“Yo” es una palabra bien pequeña para contener nuestro egoísmo, que es tan grande.
Madame de Amiel-Lapeyre

Negación
… necesitas la negación para llegar a alguna parte; debes pasar por alto el hecho de que las probabilidades de éxito jueguen en contra…
¿Cómo encuentras el término medio? ¿Cómo puedes asegurarte de que la negación sea un activo en lugar de un pasivo?

“El que en su vida fue necio,
jamás fue sabio.”
Heinrich Heine

Miedo
El miedo puede ser un sentimiento galvanizador o paralizador. Estamos diseñados, por la evolución, para estar en sintonía con el miedo, es un mecanismo de supervivencia. El miedo nos mantiene alerta; la capacidad de huir del peligro puede mantenernos a salvo. Pero el miedo también puede impedirnos asumir los riesgos que podrían llevar nuestra vida… hasta el siguiente nivel.

“El valor espera;
el miedo va a buscar.”
Jose Bergamín

Ambición
La ambición te hace ascender en el trabajo y en la vida. Pero el exceso de ambición puede llevarte a abarcar demasiado… ¿Cómo gestionamos la ambición para que nos brinde la vida qué queremos sin arrasar con todo en su camino?

“Poca o ninguna vez se cumple con la ambición que no sea con daño de tercero.”
Miguel de Cervantes

Acomodación
Si bien es vital llevarse bien con los demás, también es imperativo que no lo hagas a costa de tu propia voz y tus propios sueños. Tratar de hacer a todo el mundo feliz… puede en última instancia hacerte mucho daño… ¿Cómo puedes ser la persona servicial que quieres ser sin traicionarte  ni denigrarte a ti mismo en el proceso?

“Las verdaderas alabanzas no son las que se nos ofrecen, sino las que arrancamos.”
B. Le Bouvier de Fontenelle

Paciencia
Ser paciente es bueno. Hasta que deja de serlo. A veces los jefes son demasiado pacientes con los empleados. A veces los consejeros delegados son demasiado pacientes con estrategias que esperan den la vuelta a la compañía. A veces los padres son demasiado pacientes con niños que necesitan un verdadero toque de atención. A veces nosotros somos demasiado pacientes con personas y proyectos que no aportan nada a nuestras vidas y que deberíamos descartar… ¿Cómo ponemos en marcha el engranaje sin hacerlo tan despacio que todo siga igual, ni tan rápido que no demos tiempo a que las cosas mejoren? Por otro lado, la falta absoluta de paciencia nos lleva a perder muchas oportunidades: la vida acontece en las pausas.

“La prudencia en un hombre se conoce por su paciencia.”
Biblia

Indulgencia
La vida sin indulgencia no es vida… la indulgencia puede convertirse en abuso demasiado rápido, dañando nuestra salud, nuestras relaciones y nuestra posición social…
… sabiendo que todos tenemos rasgos que pueden oscilar a uno u otro lado, a nuestro favor o en nuestra contra, ¿cómo nos aseguramos de que están trabajando a nuestro servicio? … manteniendo el equilibrio.

“Es necesario rematar una buena acción personando la ingratitud.”
Madame de Geoffrin

PODER
Precisa la característica principal. Identifica la cualidad que está en juego.
Organízala en tu mente: Reconoce que puede ser tanto buena como mala.
Desarróllala: Procesa el rol que ha desempeñado en tu vida.
Explótala: Considera cómo podría funcionar en el futuro.
Restríngela: Establece cómo recuperar el equilibrio y el control.

Si ya estás inmerso en una crisis… el lado positivo de una crisis estriba en la oportunidad que te brinda de echarte un buen vistazo a ti mismo, afrontar y luego resolver los desafíos que te han bloqueado. Mediante la autorreflexión y la voluntad de cambiar de dirección, te liberas para seguir adelante y conseguir aquello que realmente importa.

“Una disculpa es un poderoso medio de reconciliación y restauración de la confianza. Sin embargo, a veces, incluso una disculpa bienintencionada puede exacerbar un conflicto.”
Marsha L. Wagner

Ideas para afrontar una crisis
1.   Confía en tu intuición.
2.   Conoce los hechos, no lo que te gustaría que fueran, si no los que son.
3.   Nunca des por sentado que lo sabes todo.
4.   La verdad siempre sale a relucir, sólo es cuestión de tiempo.
5.   Lee el clima, conoce el terreno/ paisaje.
6.   Ten claro dónde quieres acabar.
7.   Ten claro cuándo esperar y cuándo jugar tus cartas.
8.   Reconoce que tienes un problema.
9.   No reacciones exageradamente.
10.               Sabrás cuándo debes abandonar.
11.               Las cosas normalmente tienden a ponerse peor en lugar de mejor.
12.               Espera lo inesperado.
13.               Las crisis acontecen independientemente de la fama, el poder, el prestigio que puedas tener… de modo que afróntalas.

“Cría cuervos y te sacaran los ojos.”
François Rabelais



“Los hombres poderosos tienen manos que alcanzan lejos.”
William Shakespeare


Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada