viernes, 15 de julio de 2016

La fórmula del lujo; Creación de marcas, productos y servicios

Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿Qué es el verdadero lujo? ¿Qué es lo premium? ¿Es más o menos que el lujo? ¿Cómo se construye una marca o un producto en este segmento? ¿Por qué existen  tantas categorías y tipologías de clientes? Dada la ingente cantidad de preguntas que surgen alrededor de un sector cada vez más cambiante y complejo, Susana Campuzano, como si de una alquimista se tratase, da respuesta a todas ellas gracias a la creación de una fórmula válida para las distintas categorías de lujo existentes, así como para el nuevo lujo que se avecina. La fórmula del lujo no es solo una receta para la creación de una marca, producto o servicio de lujo, «sino que se presenta como un gran mapa de posicionamiento, una guía o un catálogo que muestra las distintas opciones que se pueden seguir. También se plantea como un modelo válido tanto para la identidad de la marca como para la estrategia o los contenidos de comunicación», dice su autora. Tras analizar en detalle cada uno de los ingredientes, establece una clasificación en doce categorías de lujo en las que es posible posicionarse tanto en el presente como en el futuro.

“Que placer no buscar nada,
sino encontrar lo que ya es”.

Introducción
En busca de la fórmula del lujo
(…) una marca de lujo no se construye solo con marketing y que el éxito en este sector es en muchos casos fortuito y mágico, lo que sí está claro es que hoy en día no se puede competir en el mercado sin una marca bien construida, coherente, con todos y cada uno de los ingredientes bien dosificados, orientados a construir el modelo de deseo que conseguirá la adhesión del cliente.
Susana Campuzano

“Si quiere una receta,
no hay receta”.
Karl Lagerfeld

La fórmula del lujo, es un buen compendio sobre cómo crear marcas, productos, y servicios. Es un libro que servirá a muchos profesionales de diferentes sectores que podrán aprender como conocer mejor a su público objetivo y como se relacionan estos con las diferentes categorías de lujo que existen, hasta doce señala la autora.

Dicho esto, no todo tenía que ser bueno es esta humilde reseña. Hace pocos días en este mismo blog comentaba el maltrato de la lengua española que hacemos Tenemos una lengua rica en palabras y que muchas veces la maltratamos haciendo mal uso de ella, e introduciendo extranjerismos (…)

Y creo con todos los respetos que el trabajo de Susana Campuzano hace en su tratado sobre el lujo es ímprobo, pero no es menos cierto que el abuso de terminología extranjera incomoda demasiado la lectura. Os animo a leerlo y a sacar todo el jugo que tiene, que imagino será de utilidad para vuestros negocios.

“La ansiedad es solo el mareo de la libertad”.
Soren Kierkegaard

(…) el lujo no ha parado de crecer en un contexto de crisis generalizada (…) el mercado factura más de un billón de euros y crece a una media del 5% a moneda constante (…)

(…) el lujo ha mostrado una sospechosa tendencia a coquetear con su opuesto, la gama más baja del mercado o low cost (…) la cúspide de la pirámide quisiera captar a los clientes de la base y esta seducir a los de arriba (…)

“La calidad no está reñida con el precio”.
Lidl

(…) fast fashion: los clientes podrán comprar justo despues del desfile, sin esperar los seis meses habituales que intermedian en el mundo de la moda.

(…) el lujo se ha ocupado de colmar deseos; el consumo necesidades. Los deseos se alimentan con mundos ideales, las necesidades se cubren con argumentos racionales.

“El lujo ya no ha de poseerse,
sino vivirse”.

(…) los clientes de alto poder adquisitivo, sobre todo los de los mercados maduros (…) buscan vivir experiencias relacionadas con el nuevo concepto de lujo emocional. Inmersión en la naturaleza o en lo biológico, hiperservicio, personalización extrema o hiperexclusividad.

(...) La novedad lleva implícita una obsolescencia del producto programada en la que aparecen nuevos jueces  que dictan las normas del juego y del gusto (…)

(…) En el momento actual no solo uno de cada cinco clientes del lujo es chino, sino que los chinos consumen el 35% del mercado del lujo (…)

(…) la demanda de productos más prestigiosos proviene de nuevos targets con un alto poder adquisitivo y ansias de estatus procedente de los wealthy people (…)

Los happy money (…)  son ostentosos y buscan ante todo el show off (…) las marcas no paran de producir para ellos trunk shows especificos (…)

(…) la construcción de una marca con una identidad rica y diferenciadora es fundamental (…) es la marca la que hace soñar al cliente y actúa como aval de los productos y servicios (…)

(...) El lujo debe utilizar el misterio, la sensualidad, y la intimidad, los tres ingredientes básicos de las love brands para cautivar a la gente.

Los cinco grandes atributos, sin los cuales no se puede crear un producto o servicio de lujo y que han de estar presentes en la creación y estrategia de cualquier marca que se considere como tal son:
·         Exclusividad
·         Calidad superior
·         Innovación/ creatividad
·         Experiencia/ emociones
·         Precio elevado

El saber hacer es fundamental porque una marca, producto o servicio de lujo debe partir de un proceso de elaboración muy diferenciado (…)

(…) “efecto Veblen” (…) si el precio de un producto de lujo baja, los clientes dejaran de comprarlo, debido, precisamente, a la pérdida de su valor ilustre.

(…) la clave de las experiencias es que mientras en el marketing tradicional el cliente obtenía un beneficio tangible de la marca, en el de las experiencias el cliente recibe emociones y sensaciones sobre los productos y la marca (…) el territorio de las experiencias va tan unido al lujo porque el lujo es el sector por excelencia de la compra emocional (…)

“Viajamos no para cambiar de lugar,
sino de ideas”.
Hipólito Taine



Link de interes

L’accogglienza è la valorizzazione dell’uomo
“La acogida es la valoración del hombre”.

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada