viernes, 14 de octubre de 2016

Intraemprendedores; Reinventa tu empresa con espíritu start-up

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Si este libro te ha llamado la atención es porque quizás eres uno de esos muchos profesionales que trabajan por cuenta ajena y que llevan en su interior la chispa del espíritu emprendedor. No obstante, es posible que los riesgos que comporta el emprendimiento te hagan extremar la prudencia y aplazar tus sueños. Por otra parte, puede que seas un empresario o un directivo que lidera un negocio necesitado de reinvención, porque ya no vale seguir haciendo lo de siempre. El intraemprendimiento tiene su origen en este cruce de intereses. Los empleados con más talento están ávidos de proyectos motivantes sin necesidad de hacerlo por su cuenta. Los empresarios y directivos necesitan profesionales de perfil emprendedor que diseñen líneas de negocio originales para que pongan en aprietos a la competencia.

«Temo a un solo enemigo,
que se llama yo mismo»
Giovanni Papini 

Nota del autor
La palabra intraemprendedor, así como sus derivadas intraemprender o intraemprendimiento, no está incluida en el Diccionario de la lengua española (2014) de la RAE y de la ASALE. Se forma mediante la unión del vocablo emprendedor ‘aquel que emprende con resolución acciones o empresas innovadoras’ y del prefijo «intra-» ‘dentro de, en el interior’. Se trata de un término específico extendido en el ámbito empresarial, que actualmente se usa para definir el desarrollo del espíritu emprendedor dentro de una gran compañía. A nuestro juicio, su variante imprendedor, que se emplea también con el mismo significado, señala con menos transparencia el concepto que designa. Por ello preferimos el término intraemprendedor.

«El principal enemigo está en casa»
Karl Liebknecht

Prólogo
Emprender está de moda.
Emprende, monta tu empresa, sé tu propio jefe, haz las cosas a tu manera… Nos lo han vendido muy bien desde organizaciones y administraciones. Yo soy un convencido de las virtudes de emprender, pero hay que contar la verdad completa: emprender no es una actividad apta para todo el mundo. Implica retos complejos y multitud de sinsabores, riesgos económicos y una entrega absoluta.

También puede que seas un empresario o un directivo que lidera un negocio necesitado de reinvención para mantener su posición. Ya no vale seguir haciendo lo de siempre, como siempre. Hoy más que nunca, las empresas son personas y para innovar se necesitan profesionales con conocimientos técnicos especializados y una serie de aptitudes que en líneas generales, coinciden con el ADN del emprendedor: curiosidad, motivación, pasión, ingenio, capacidad de ejecución, mentalidad ganadora (…)

¿Qué hace de Tesla un fabricante de automóviles único? ¿Red Bull es realmente un fabricante de bebidas energéticas o más bien un líder en la industria del entretenimiento? ¿Cómo puede ser que Waze afine más que nadie las rutas en sus mapas? ¿Cómo ganan dinero Dropbox, Evernote o la todopoderosa Facebook si sus servicios son gratuitos?

En España también tenemos ejemplos en los que nos podemos inspirar: ¿Qué hizo Idealista para convertirse en un líder inmobiliario cuando todo el sector se derrumbaba por la crisis? ¿Wallapop es un buen negocio si no tiene ingresos? ¿Qué se esconde detrás de la campaña de «los tapones solidarios»? ¿Por qué España es una potencia gastronómica mundial? ¿No podríamos aplicar el modelo de la gastronomía a la actividad emprendedora?

«Pero, sobre todo, intenten algo»
Franklin D Roosevelt

Reinventar, es un término del que hemos abusado muy mucho, algunas veces para bien y en otras no tanto. Lo cierto y verdad es que es necesario reinventarse, hacer las cosas de otra manera a nivel personal y a nivel organización, si queremos seguir aportando al cliente.

Me da igual que quieras utilizar el espíritu start-up o el espíritu Jesuítico, ˋpor poner un ejemploˊ. Lo importante, lo que de verdad importa es que hagas una apuesta real, que sea una transformación visible cara al interior, y a la vez se pueda trasladar a los clientes internos y externos.

Hay extensa literatura sobre el éxito de reinventarse y también el fracaso. Cuidado con enamorarnos de los palabros, venderlos y después no ser capaz de implementar lo que vendemos. Reinvéntate, sí, por supuesto que sí, soy el primero que te alienta a que lo hagas, pero con una estrategia detrás, nada de reinventarse porque está de moda, o por que suena bien y nuestro CEO nos dio una charla motivadora sobre el tema y ahora andamos como pollos sin cabeza.

Mente fría, corazón caliente, foco en los clientes,  pasos cortos pero firmes…

«Procuremos más ser padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado»
Miguel de Unamuno

Abrazar el intraemprendimiento obliga a que la gran empresa se empape del atractivo magnético de las start-ups, dinámico por naturaleza, atrevido para iniciar nuevos caminos, agresivo en sus formas y con una fuerza inigualable para captar el interés del talento más joven y mejor preparado.

(…) ¿Tengo claras las partes que componen mi modelo de negocio actual? ¿Cómo puedo mejorarlas? ¿Qué propuestas exitosas he identificado en la competencia? (…)

(…) ¿Podría digitalizar algunos de mis servicios? (…) ¿Sería viable diseñar nuevos productos estrictamente digitales?

(...) ¿Puedo generar servicios que afiancen la relación con mis clientes y sostengan las ventas en el tiempo?

¿Dónde están mis clientes? ¿Puedo pensar como ellos? ¿Soy consciente de qué perfil tienen? ¿Puedo anticiparme? (…)

«Dejemos que el pasado sea el pasado»
Homero



Link de interes

«Hora de mi corazón: /
la hora de una esperanza/
y una desesperación»
Antonio Machado

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada