martes, 18 de octubre de 2016

Todos somos un poco raros; El auge de las comunidades y el fin de lo normal

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Durante generaciones los empresarios, políticos y expertos en marketing han articulado sus mensajes hacia la masa y han establecido lo que le debía gustar y lo que tenía que comprar. El mercado de masas era, hasta hace poco, sinónimo de ventas y beneficios.
Pero la realidad hoy es otra: el mundo tiene más información, más opciones, más libertad y las posibilidades de compra se han multiplicado. Los seres humanos se organizan cada vez más en tribus o pequeñas comunidades con gustos, aficiones, intereses e incluso, obsesiones afines.
En Todos somos un poco raros Godin desafía a los profesionales del marketing y del management a aprovechar las oportunidades que ofrece esta nueva era, a no tener miedo a lo singular y a participar en esta importante revolución.

«Lo masivo está muerto.
Llega lo raro»

Introducción
Tendrás que tomar enseguida dos decisiones:
1.   ¿Quieres crear y vender cosas a la creciente población que no es normal? (…) ¿de qué lado estás? ¿Luchando por conservar el statu quo o defendiendo la rareza?

2.   ¿Tienes suficiente confianza para animar a la gente a hacer lo correcto, útil y alegre, en contraposición a lo que el sistema le ha dicho siempre que tiene que hacer? ¿Deberíamos tomar nuestras propias decisiones y dejar que los demás tomen las suyas?

«Todo lo que no es normal es raro,
y ahora,
hay más rarezas que nunca (...)»

Todos somos un poco raros. Pues sí, para que negarlo, soy raro y qué.

Las marcas se tienen que dar cuenta de la caída del mercado de masas, y la necesidad de hipersegmentar. Buscamos que se nos trate de otra manera, estamos hartos de que nos despachen, queremos ser atendidos, escuchados.

En la era en que las marcas tienen más información sobre los consumidores, no parece lógico que se nos pretenda seguir tratando como “masa”, y no con nombre y apellidos, adaptando la oferta a mi necesidad real y no a lo que les interesa vender a ellos en cada momento.

Empieza a escuchar a los raros, somos muchos, sabemos lo que queremos y si tú no satisfaces nuestras necesidades, no te preocupes, buscaremos otras marcas que estén dispuestas a escuchar a los raros y proveerlos de soluciones ajustadas a sus problemas.

«Destacar requiere tiempo, dinero y confianza (…)»

El mercado de consumo masivo —que fabrica productos normales para gente normal— fue inventado por organizaciones que tienen que mantener sus fábricas y sus sistemas funcionando de manera rentable.

La masa nos proporcionó rentabilidad y productividad, haciéndonos (a algunos) ricos. La masa nos proporcionó naciones enormes, concediéndonos (a algunos) poder. La masa permitió a los poderosos influir en millones de personas, otorgándonos (a algunos) el control.

Los raros no son solitarios. Tampoco están solos. Los raros son raros porque han renunciado a la comodidad y a la rentabilidad de la masa y, en cambio, forman grupos más reducidos, grupos en los que su rareza es, de hecho, algo que se espera.

La creación amplificada, la rentabilidad del marketing y el apoyo de las tribus (…) conducen a un resultado: nos estamos volviendo más raros.   La masa se marchita. Las únicas cosas que van en contra de esta tendencia son la mentalidad de fabrica y la tendencia cultural a encajar.

Nada de nichos. Nada de masa. Sólo tribus en busca de quienes se les unirán o las amplificarán o, sí, les venderán.

«La oportunidad radica en ser el que buscan los raros (…)»



Link de interes
El marketing del permiso

«Todo el mundo odia la publicidad en general,
pero a nosotros nos encanta la publicidad en particular»
Cindy Gallop

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario