viernes, 17 de febrero de 2017

Gestión de operaciones para directivos: Destapa el pleno potencial de tu empresa

Sinopsis
Lo que un directivo debe saber sobre operaciones para aprovecharlas como fuente de ventaja competitiva para su empresa. Los autores ofrecen una guía práctica, enfocada a (I) explicar los conceptos y metodologías con claridad (sin excesivos tecnicismos), (II) analizar el impacto de las operaciones en todos los ámbitos de la empresa (ej., comercial, finanzas o estrategia), y (III) revelar claves útiles para ayudar al directivo a conseguir el pleno potencial de su empresa. De hecho, la excelencia e innovación en operaciones ha sido el fundamento de muchos de los grandes éxitos que el mundo empresarial ha visto en los últimos años (Zara, Ikea, Dell, Toyota, Amazon, etc.). El libro cubre las áreas tradicionales de la dirección de operaciones (ej., procesos, capacidades o colas), pero incluye asimismo temas más avanzados (ej., lean management o compras), e introduce aspectos que otros libros cubren en menor medida (ej., aspectos humanos y organizativos de las operaciones, la innovación o la gestión de proyectos). Además, lejos de limitar su visión a entornos industriales, el libro aporta conocimientos relevantes sobre operaciones en entornos de servicios.

«Cierra los ojos y veras»
Joseph Joubert

Los directivos muchas veces tendemos a no dar la importancia que realmente tiene el área de operaciones en la empresa, y el impacto de ésta en la cuenta de resultados.  

Las operaciones están presentes en la gran mayoría de cosas que pasan en nuestras empresas, en el día a día, de ahí la necesidad de gestionarlas adecuadamente, de darle la importancia que merecen y de dedicar recursos a optimizarlas.

Las operaciones es responsabilidad de toda la empresa y por ello, competen a todos sus directivos conocer su funcionamiento, su razón de ser y como pueden destapar el pleno potencial de la organización.

«Cuando llega el tiempo en que se podría,
ha pasado en el que se pudo»
Marie von Ebner-Eschenbach

(…) la gestión de operaciones consiste en administrar «cómo»  se hacen las cosas en una empresa. Su objetivo primordial es cumplir la promesa al cliente de forma (a) eficiente (a corto plazo) ─buscando la manera de hacer las cosas─ y (b) sostenible (a largo plazo) ─posibilitando que se puedan hacer cosas mejores y diferentes de la competencia.

Un directivo debe dedicarle suficiente atención a las operaciones: hay operaciones por todas partes, son la clave para satisfacer a los clientes y pueden ser una fuente de ventaja competitiva para la empresa en el futuro.

(…) cara al analisis y la gestión de un sistema de operaciones, los principales parámetros son:
● La tasa de producción,
● La tasa de producción máxima o capacidad del sistema,
● El tiempo de flujo,
● El trabajo en curso,
● El contenido del trabajo y la eficiencia de la mano de obra,

(…) los stocks son un mal necesario que hay que financiar. Distinguimos 4 tipos de funciones operativas: stocks en curso, stocks estacional o de anticipación, stocks de lotes y stocks de seguridad.

El sistema de planificación y control de las operaciones es un conjunto de mecanismos y lógicas de funcionamiento a través del cual una empresa define como utilizar sus recursos (maquinas, personas, etc.) e insumos (materiales, información) a lo largo del tiempo para atender los diferentes requerimientos del negocio, en especial, la demanda del cliente.

La gran mayoría de los proyectos conceptualmente se desarrollan a lo largo de un ciclo de vida similar: selección, definición, planificación, ejecución, seguimiento y planificación.

El desarrollo de una determinada cultura de operaciones es una palanca clave para incidir sobre el rendimiento a corto y sobre la competitividad a largo plazo de la empresa.

Una estrategia de negocio implica unos requerimientos de capacidad que incluyen 3 preguntas claves: cuánta capacidad se necesita, cuándo y dónde queremos desarrollarla.

El diseño de una cadena de suministro persigue tres objetivos principales:
Agilidad,
Coordinación,
Adaptabilidad,

El diseño de un modelo de servicio competitivo debe asegurar la consistencia entre la estrategia («visión externa» del sistema de operaciones) y las operaciones («visión interna») así como entre la gestión del cliente y la de los empleados.

La calidad debe entenderse tanto como atributo/ objetivo («hacer las cosas bien») como un sistema de gestión. Un buen sistema de gestión de mejora de la calidad es clave para la competitividad de la empresa a largo plazo.

La innovación en operaciones consiste en encontrar formar completamente nuevas de operar («hacer las cosas») en la empresa. Para ello no solo hay que replantearse el cómo hacemos las cosas, sino también el qué (propuesta de valor) queremos hacer y para quién.

«Engarza en oro las alas del pájaro y nunca más volara al cielo»
Rabindranath Tagore



Link de interes

«Saber para prever,
a fin de poder»
Auguste Comte

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada