jueves, 9 de marzo de 2017

Dejemos de perder el tiempo; Los beneficios de optimizar los horarios

Sinopsis
Dado que como decía Gandhi: «un minuto que pasa es irrecuperable» y que sin embargo malgastamos mucho tiempo de nuestras vidas en el trabajo este libro pretende ser una “colleja” al mundo empresarial, político e institucional que prefiere el presencialismo frente a la optimización del tiempo y trabajadores infelices frente a personas felices. El que seamos líderes europeos en baja natalidad, separaciones matrimoniales y fracaso escolar tiene una gran relación con nuestros horarios. Con dejemos de perder el tiempo se quiere cambiar de mentalidad respecto a la utilización del tiempo. Todos diariamente tenemos el mismo. Aquí se habla de la jornada laboral adecuada, de las ventajas de la flexibilidad horaria, de los llamados almuerzos de trabajo, del prime time de las televisiones, de las reuniones,… Si de las reuniones, y de la reunionitis. Tener claro los objetivos: fijar su duración, convocarlas anticipadamente, prepararlas (…)

« La mayoría de las personas gastan más tiempo
y energía en hablar de los problemas que en afrontarlos»
Henry Ford

Optimizar los horarios beneficia a empresas, trabajadores, familias, y en general a todos, pero será porque todos nos beneficiamos que no nos ponemos de acuerdo en la necesidad perentoria que tenemos de racionalizarlos.

¡Dejemos de perder el tiempo! Lo podemos reconocer o lo podemos ocultar por aquello de la vergüenza ajena, todos lo perdemos, y lo peor es que no somos conscientes del coste que suponemos a las empresas, a la familia, a los hijos, al descanso, ocio, deporte o a lo que quieras dedicarlo.

Si fuésemos capaces de optimizar nuestro tiempo, las empresas de remunerar en base a productividad, y las televisiones adaptar los horarios de prime time, ¿cómo sería nuestra jornada laboral? Probablemente más productiva, acabaría a una hora razonable, y podríamos conciliar nuestra vida.

«El trabajo más practico es el que sale de las manos
de un hombre contento»
Victor Pauchet
Cirujano

(…) falta una organización eficiente del día a día y con frecuencia los horarios de directivos y trabajadores no son racionales ni flexibles (…)

Se trata de trabajar por objetivos y resultados, y no de premiar la presencia, porque ésta no garantiza un buen rendimiento. La cultura del presentismo (…) debe ser sustituida por la cultura de la eficiencia (…)

El humanismo empresarial es el único camino que garantiza unos beneficios económicos sostenibles (…)

Las empresas comprometidas con la excelencia en la gestión del tiempo obtienen una fuente de ventaja competitiva sostenida a medio y largo plazo (…)

Las empresas han de valorar a sus colaboradores por los resultados que consiguen y no por el esfuerzo presencial, primando el trabajo efectivo, bien hecho y terminado en los plazos fijados (…)

Un Plan Integral de Conciliación ha de tener en cuenta:
● Conciliar es un asunto personal en continuo proceso de cambio...
● La conciliación no ha de ser solo entre trabajo y familia, sino también entre trabajo y persona…
● La conciliación es necesaria tanto para los hombres como para las mujeres.
● Conciliar no es solo un problema de falta de tiempo, sino también de gestión del mismo…

El correo electrónico es la herramienta por excelencia de los primeros años del siglo XXI. Es necesario y urgente desarrollar una cultura profesional sobre el adecuado uso del email.  

Decálogo de medidas para gestionar el tiempo desde la perspectiva de la empresa
1.   Liderar desde la confianza y el entusiasmo.
2.   Dirigir por objetivos.
3.   Gestionar el desempeño.
4.   Crear una cultura corporativa del eficiente uso del tiempo.
5.   Facilitar una estructura adecuada de horarios y de acceso al teletrabajo.
6.   Dar valor al tiempo de las reuniones.
7.   Formar a los colaboradores en el buen uso del tiempo.
8.   Adoptar un plan integral de conciliación.
9.   Instaurar la figura del responsable de conciliación.
10.               Evolucionar al ritmo de los trabajadores y de la empresa.

Decálogo de medidas para gestionar el tiempo desde la perspectiva del colaborador
1.   Entrar y salir a la hora.
2.   Planificar y priorizar.
3.   Organizarse.
4.   Comprometerse e ilusionarse.
5.   Aumentar el ratio de productividad por tiempo de trabajo.
6.   Hay que saber decir «no», y decirlo cuantas veces sea necesario.
7.   Utilizar racionalmente las tecnologías.
8.   Desconectar.
9.   Emplear menos tiempo en las comidas.
10.               Dejar un espacio a la familia y a uno mismo.

«¿Quiénes son ustedes para decirme a qué hora debo acostarme»



«La puntualidad ha de constituir para todos
una irrenunciable exigencia ética»
Ignacio Buqueras
Jorge Cagigas

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada