domingo, 14 de mayo de 2017

Idea, Producto y Negocio; Tres pasos en la creación de productos y servicios digitales innovadores

Estimad@s amig@s

Sinopsis
A pesar de la aplicación constante de técnicas de gestión, creatividad e innovación, la mayoría de los productos resultantes fracasan comercialmente.
Explicar los elementos básicos que conllevan la creación de un producto o servicio innovador requiere de la lectura de decenas de libros. Este libro pretende, de una manera pragmática y directa, describir los aspectos fundamentales del ciclo de vida de creación, despliegue y gestión de un producto o servicio innovador
El libro está dividido en tres partes, la primera, La Idea, se centra en discutir la necesidad de encontrar problemas que merezcan la pena ser resueltos y describir una serie de técnicas que nos ayuden a conseguirlo. La segunda, El Producto, se ocupa de convertir la idea resultante en un producto totalmente definido y potencialmente exitoso. Y la tercera, centrada en El Negocio, parte del producto, pero ya desde un enfoque pragmático de negocio: ¿cómo conseguir ingresos recurrentes y escalables?

«La dificultad es inherente a la innovación»

Prefacio
Explicar los elementos básicos que conllevan la creación de un producto o servicio innovador requiere de la lectura de decenas de libros (…) la finalidad y razón de ser de este libro es introducir diferentes técnicas, metodologías y tácticas que no suelen encontrarse conjuntamente en ningún libro, pero que conforman las mejores prácticas en las diferentes áreas de invención, desarrollo, marketing y ejecución de productos y servicios.

La innovación de productos se considera algo inherente a la adecuada evolución del mercado. Sin embargo, el que un 75% de las empresas de innovación y de base tecnológica fracasen cada año causa muchas dudas acerca de esa búsqueda del innovar (…)

«Si se quiere crear ofertas innovadoras,
no se puede escuchar al cliente»
Clayton Christensen

Sin idea no hay producto, sin producto-servicio no hay negocio, y sin negocio no hay empresa. En Idea, Producto y Negocio de Justo Hidalgo repasa infinidad de metodologías de desarrollo de ideas, prototipado, plan de negocio, etc.

Es un libro para dos tipos de lectores, por un lado tendríamos a los emprendedores que no tienen ni el tiempo ni las ganas de leer-trabajar en conocer infinidad de metodologías que le son necesarias para poder convertir su idea en producto, o su producto en negocio. Y por otro lado tendríamos a un lector senior conocedor de todas las técnicas que el libro abarca, pero que le viene bien actualizar, repasar, poner en valor…

«Que no escuchemos al cliente no quiere decir que no tengamos en cuenta sus necesidades »

La innovación pretende proveer a aquel que innova una ventaja competitiva temporal en un mercado determinado, permitiéndole durante ese tiempo una diferenciación clara y potencialmente un margen de beneficios (…)

Factores de adopción de productos
1.   Ventaja relativa
2.   Compatibilidad
3.   Complejidad
4.   Capacidad de prueba
5.   Observabilidad

(…) tenemos que crear productos que resuelvan problemas relevantes (…)

De acuerdo con varios investigadores, el proceso creativo no se restringe a esa epifanía, sino que se divide en cinco etapas.

La fase de preparación: estadio donde el dominio del conocimiento se estudia y comprende por completo. Este dominio puede ser puramente académico o de otras áreas como los deportes, el baile o la actuación.

La fase de incubación: viene tras un trabajo exitoso de preparación y de acuerdo con las investigaciones mencionadas anteriormente. Muchos inventores, artistas y creadores están de acuerdo en que es bueno dejar que el cerebro trabaje por su cuenta mientras nos relajamos o trabajamos en otros proyectos.

La fase de intimidad: algunos investigadores añaden esta etapa, donde el problema, no solo el dominio del conocimiento, se comprende perfectamente y se ha realizado algún trabajo de resolución.

La fase de perspicacia o iluminación: este es el estadio más conocido, y el que se relaciona con la idea de genio. Pero las investigaciones recientes eliminan la posibilidad de procesos creativos donde solo existe esta etapa y abrigan la posibilidad de que en lugar de un único momento eureka, haya muchos conjuntos de pequeñas iluminaciones. Puede que algunos de estos pequeños hitos no sean entendidos como grandes logros por la persona que está trabajando en el problema, pero son críticas para llegar a la solución deseada.

La fase de verificación: no suele ser parte ya del proceso creativo, pero validar y verificar que lo que se le ha ocurrido al inventor o creador es realmente una solución al problema original, lleva la mayor parte del tiempo del proyecto. En escenarios comerciales, este es el momento en que se empiezan a aplicar rutinas de posicionamiento, segmentación y demás técnicas de mercadotecnia. Sea como fuese, y como se suele decir, el proceso creativo implica un 1% de inspiración y un 99% de perspiración. Ese 99% procede, casi en su totalidad, de la fase de verificación. Con respecto al proceso creativo y debido a que se centra en describir exactamente cómo se resuelve el problema de manera completa, esta es la fase en la que se pueden llegar a crear patrones de procesos creativos específicos.

Comprender que la creatividad no proviene de un único momento de iluminación potencia la necesidad de configurar un equipo de trabajo que crea en el talento, pero no como la manera exclusiva de alcanzar ideas innovadoras.

«’Hecho’ es mejor que ’perfecto’»
 Mark Zuckerberg



Link de interes

 «Solo hay una cosa peor que luchar con aliados,
y es hacerlo sin ellos»
Sir Winston Churchill

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario