sábado, 5 de marzo de 2016

Desapego y libertad: Apuntes de un banquero inclasificable

Estimad@s amig@s

Sinopsis
En este libro, Luis Valls-Taberner Muls, sobrino de Luis Valls-Taberner destila en forma clara y sencilla los principales valores y actitudes de quien fuera considerado un banquero inclasificable, y le agrega una visión propia sobre las lecciones que se pueden extraer de su legado humanista.
Lluís Valls-Taberner (Barcelona, 1926 - 2006), fue presidente del Banco Popular de 1972 a 2004, y durante su mandato, el Banco Popular ha sido considerado varios años el banco más rentable del mundo y el mejor Banco de Europa. Su gestión empresarial se caracterizó en que los procesos de decisión se basaran en criterios estrictamente profesionales, promovió una organización flexible y con pocos escalones jerárquicos y forjó un estilo propio de hacer banca. En su trayectoria profesional destacó como uno de los banqueros más importantes de España en la segunda mitad del siglo XX.

“Si cierras la puerta a los errores,
dejarás fuera la verdad.”
Rabindranath Tagore

La huella en la memoria
“Si al escribir quien escribe no descubre algo,
no vale la pena…”
Mercedes Soriano

Luis Valls era  una persona que se llevaba bien con el éxito porque cultivaba la autocrítica como antídoto contra la autocomplacencia, ya que entendía que en esta nace el inicio del declive de cualquier persona u organización.

… en el mundo de la empresa no se debe confundir el discurso de la espontaneidad con el de la improvisación, y que la argumentación no solo puede ser moral, sino que hay que complementarla con otras consideraciones más técnicas…

Su regla de oro era la autocrítica como un ejercicio constante de auditoría, transparencia e higiene interna. El error se convertía en una fuente de reinvención constante y de creatividad. Se basaba en que la excelencia no solo es compatible con los errores, sino que puede edificarse sobre ellos

“En la gestión empresarial es más importante identificar la pregunta correcta que tratar de encontrar la única respuesta correcta...”
Peter F Drucker

… el éxito no se puede entender sin la autocrítica ya que al fin y al cabo, como decía Al Pacino en el Padrino III, “todo el poder en la tierra no puede cambiar el destino”.
Luis Valls-Taberner Muls

“En la verdad, unidad.
En lo opinable, libertad.
En todo, caridad.”
San Agustín

En estos momentos de desapego, pérdida de valores, profunda crisis personal y profesional y organizacional, donde muchos hemos perdido el norte y otros siguen sin encontrarlo, o de eso alardean, necesitamos apoyarnos en modelos de directivos-personas ejemplares.

Te puede gustar más o menos la figura de Luis Valls-Taberner, pero lo que no tiene discusión es el legado humanista que dejo a lo largo de su trayectoria profesional para las sucesivas generaciones de directivos, y no solo en el sector de la banca.

Perdóname que insista, pero para salir de este hondo pozo en el que estamos metidos, o nos apoyamos en la humanística, la ética, los valores, o no sé cómo vamos a salir...

Mi recomendación es que seamos humildes, busquemos modelos de directivos éticos en los que poder reflejarnos, construyamos el legado que queremos dejar a las próximas generaciones… basta ya de quejarnos de la corrupción. Para acabar con ella, los primeros que debemos de trabajar por y de manera ética somos nosotros. Dejemos de mirar la paja en el ojo ajeno, es labor de todos dejar una sociedad mejor y más humana que la que nuestros padres nos dejaron a nosotros. Por tanto, ponte a trabajar y déjate de poner excusas banales.

“… el servicio y los beneficios son dos pilares que garantizan la supervivencia de la empresa, y, por consiguiente, constituyen la meta más importante.”
Luis Valls-Taberner

Reconocía que su forma de entender la banca era la de los clásicos: un negocio de muchos pocos: de pequeños márgenes, de nunca correr grandes riesgos. Su obsesión fue la de mantener la vocación comercial pura y dura sin atender a esas tentaciones en años de expansión que tan mañas consecuencias han tenido para la economía y para el sector…

“Las empresas sobresalientes están realmente próximas a sus clientes. Eso es todo. Otras empresas hablan de ello, las excelentes lo hacen.”
En busca de la excelencia
Tom Peters y Robert Waterman Jr

A Luis Valls-Taberner le gustaba más influir que mandar: “la autoridad se tiene, el poder se recibe”…

“Fuera de su lugar nada es bueno.
En su lugar, nada es malo.”
Walt Whitman

¿Qué pasa si un cuerpo de dos cabezas, las dos no piensan lo mismo y dan órdenes distintas? Luis Valls defendía que “no puede aspirarse a que todas las personas que trabajan en la empresa compartan la totalidad de los principios y normas que se instauran pero, desde luego, es exigible que todos –y especialmente los directivos-los acaten sin excepción alguna”. ¿Y qué pasa si aparece la discrepancia y de repente llegan órdenes distintas desde la alta dirección?... pensaba que si están llegaban, “los ejecutivos sabrán interpretarlas”. Las relaciones entre los dos niveles del banco –el político y el ejecutivo- deben aspirar a ser flexibles e inteligentes.
Y ese afán de servir sobre la obsesión de vender lleva a dar hombres a los cargos, antes que cargos a los hombres: “la autoridad la pierde el propio interesado con independencia de que le sigan otorgando o no funciones de responsabilidad”…

Ni la confianza ni el éxito se pueden improvisar

… defendía que las decisiones más difíciles y más importantes no son sobre qué hacer, sino sobre que abandonar por no merecer la pena.

“El éxito no se lo deseo a nadie. Le sucede a uno lo mismo que a los alpinistas, que se matan por llegar a la cumbre y cuando llegan… ¿qué hacen? Bajar, o tratar de bajar discretamente, con la mayor dignidad posible.”
Gabriel García Marquéz



“La vida va por delante y la historia se escribe sobre lo ocurrido, solo desde la realidad se puede seguir avanzando.”
Luis Valls-Taberner

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario