jueves, 7 de septiembre de 2017

El trébol de cuatro hojas; Manual para la buena gobernanza pública

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Dice la sabiduría popular que encontrar un trébol de cuatro hojas da suerte. Si Gobierno y Administración cumple las cuatro funciones descritas en este libro (las cuatro hojas de un trébol) los ciudadanos habrán tenido suerte.
De esto trata este libro: de la buena Gobernanza Pública. En la economía global es importante que Gobierno y Administraciones Públicas tengan una gestión excelente para crear, entre otras cosas, buenos puestos de trabajo, tanto en el sector privado como en el público.
Pero gobernar es complejo y paradójico; hay que hacer cosas aparentemente contradictorias entre sí; y, a pesar de ello, tomar buenas decisiones; adoptar estrategias adecuadas. Para ello, se necesitan políticos, gestores y empleados públicos con visión de futuro, habilidad de intermediación y ética intachable.
La teoría y prácticas contenidas en este libro son conocimiento necesario para quién gobierne o tenga responsabilidades en una Administración. También para quien desee saber cómo debe funcionar su sector público y qué tiene que exigir a quienes le gobiernan desde posiciones políticas. Para tener suerte como gobernante, administrador o ciudadano.

«Decidir es elegir»

Prólogo
(…) en mi experiencia política nunca he echado en falta una cualidad tanto como la de «escuchar» o «saber escuchar» (…)

Tras exponer las características y dificultades existentes en el sector público, que el autor llama «paradojas», el libro nos explica los distintos enfoques. Primero el estratégico, que debe marcar el rumbo de la acción de gobierno (…)

El segundo enfoque el organizativo (...) reducir el tamaño del Estado y aumentar su eficiencia (…)

El tercer enfoque, el colaborativo (…) «comunidad económica» (…) actuación conjunta de los tres sectores [público, privado y non profit] (…) la superación de lo que Ortega y Gasset denominaba, hace ya un siglo, los «comportamientos estancos» a los que achacaba ser freno para la modernización de España (…)

El ultimo enfoque es el instrumental u operativo (…) se refiere a las mejores técnicas (y tecnologías) de gestión (…) «motivación» especialmente la de los empleados públicos, pues ahí no existen, hoy por hoy, los mismos estímulos que pueden utilizarse en el sector privado.

«La estrategia de las organizaciones falla por las operaciones.
Las grandes ideas fracasan por la mala ejecución »

El buen Gobierno es necesario en las empresas indistintamente públicas o privadas, para ello como bien desgrana el profesor José Ramón Pin hace falta liderazgo, motivación, ética, espíritu de servicio, espíritu colaborativo, enfoque más allá de las elecciones.

Algunas de los objetivos que se marcan en el libro pueden parecer utópicos, no seré yo quien lo niegue, pero soñar es gratis y pensar en el bienestar de los ciudadanos es el mayor objetivo que deben de tener los líderes políticos.

«Lo peor para un empleado público es no tener claro para qué hace las cosas; se pierde el sentido del servicio público»

(…) La motivación del alto cargo público debería ser intrínseca (de desarrollo personal) y transcendente (de sentido de utilidad) de su función para los demás (…)[i]

En el siglo XIX era: «La tierra para el que la trabaja». En los últimos tiempos es: «El solar para el que lo recalifica» (…)

Las promesas electorales son necesarias para concitar el entusiasmo de los electores partidarios de una opción. Sin ellas no se llega al poder (…)

(...) lo socialmente oculto es un elemento a tener en cuenta al iniciar cualquier programa político si quiere que se lleve a cabo.

(…) La consistencia del liderazgo se manifiesta en la “visión” que encarna el líder (…)

(…) la fortaleza es una de las virtudes del liderazgo. Si ella el líder se deja llevar por el corto plazo, desentendiendose de las consecuencias a largo (…) cuando se sucumbe a las necesidades a corto plazo, Pérez López decía que se realizan «estrategias de adaptación oportunistas» útiles a corto pero que socavan las ventajas competitivas en las que se basa la competitividad (…) a largo plazo.

(…) además de los votos, el gobernante debe pensar en las virtudes de las personas. Hay decisiones de Gobierno que mejoran al gobernante y a los ciudadanos como seres humanos (…)

En el sector privado prima el corto plazo, sin olvidar el medio y el largo. Su sistema de control básico es la contabilidad financiera. La cuenta de pérdidas y ganancias anual, y a veces trimestral, impone el tipo de decisiones que sus líderes tienen que tomar.

En el caso del sector público el horizonte temporal suele ser a medio plazo. El mecanismo de control en los países democráticos son las elecciones (…) los líderes políticos se ven impedidos al tener ese horizonte temporal como factor de sus decisiones (…) 

(…) tercer sector produce sistemas de control a mayor plazo. El efecto de la iniciativa del Opus Dei o los Jesuitas para crear sus escuelas de negocio no se puede medir por años, si siquiera por lustros; a veces se trata de generaciones enteras. Se dice que una institución universitaria se consolida cuando empiezan a llegar a ella alumnos que son los nietos de sus primeros estudiantes (…)

La «Open Administration» está basada en la apertura a las nuevas tecnologías, con grandes ventajas: accesibilidad, transparencia, trazabilidad[ii] y eficiencia.

La visión por sí sola, no es efectiva si no se logra comunicar adecuadamente. No se trata solo de trasmitir su contenido; el liderazgo debe conseguir que mueva a la acción, que entusiasme e ilusione.

Las competencias en comunicación se complementan con las de crear equipos y dirigirlos. La selección de personas para llevar a cabo tareas y su motivación son claves en la labor del político.

El comportamiento ético y la promoción del mismo son componentes básicos del nuevo liderazgo público.

Un buen Gobierno requiere ayudar a que sus miembros políticos y sus empleados públicos tengan un comportamiento ejemplar (…) eso requiere tres condiciones:
No impedir el comportamiento ético
● Informar acerca de las consecuencias de los  comportamientos no éticos
● El ejemplo

(…) la potestas es la capacidad de hacer que otros hagan lo que el líder desea. La auctoritas es la de hacer que otros quieran lo que marca el líder. La diferencias es solo una palabra «hagan» en el caso de las potestas o poder; «quieran» en el caso de auctoritas. Con la auctoritas cada vez es menos necesario el uso del poder (…) las personas confían en el líder, quieren hacer lo que él les pide.

(…) hay que utilizar el poder de manera justa, útil y oportuna.

«Lo más importante es el liderazgo de las personas que dirigen la organización»



Link de interés

«Sin un enfoque de Gobierno adecuado la mejora de la Administración tiene muy poco recorrido»

Recibid un cordial saludo 


[i] Para profundizar sobre los tipos de motivación en el trabajo se puede consultar; Elementos de la Dirección de Empresas, Ediciones Rialp S.A., Barcelona (1994)
[ii] Trazabilidad es poder seguir un expediente a lo largo de su vida administrativa localizando su situación en todo momento.
Publicar un comentario