domingo, 16 de mayo de 2010

CEO, CARRERA y SUCESIÓN escalando hacia la cima


Estimados amig@s:

“Por grande que sea el puesto,
ha de mostrar que es mayor la persona.”
Baltasar Gracián

Sinopsis:
La ascensión a la cima de una empresa conlleva muchos riesgos pero es una apasionante aventura. Antes de empezar hay que saber responder a una serie de preguntas: ¿Qué se necesita para ser un buen CEO? ¿Qué hace un CEO realmente? ¿Cómo saber si se está preparado? Este libro nos da la oportunidad de conocer esas respuestas utilizando las metáforas deportivas para describir el funcionamiento de las organizaciones, en este caso a través de la escalada.

La escalada o cordada es el conjunto de escaladores que van unidos por una cuerda. La escalada de altura; por ejemplo, intentar coronar un ocho mil, no se puede abordar en solitario. Hacerlo sin equipo puede resultar letal. Se necesita que todos los miembros de la cordada sean escaladores, pero que cada uno sea especialista en algo concreto. También que haya un capitán, un guía que dirija la operación. La cordada hay que construirla con mucha antelación y cristaliza en el campo base, antes del último tramo a la cumbre.

Lo mismo ocurre con la carrera profesional hasta convertirse en miembro de la alta dirección, o incluso ser nombrado CEO. Intentarlo en solitario, especialmente durante los últimos tramos, los más difíciles, acerca al fracaso. Tener un buen equipo resulta condición necesaria para llegar sano y salvo a la cumbre. Para la ascensión se necesita un equipo con especialistas que conozcan los caminos y cómo sortearlos, con mentores que ayuden a desarrollar nuevas rutas y coachs que mejoren las capacidades del guía y su equipo. El ascenso en solitario es muy difícil y además peligroso. Casi siempre conduce a la muerte profesional.

Para sacar el máximo rendimiento a las competencias es preciso haberlas construido y ejercitado con anterioridad a cristalizar la cordada en el campamento base, seguir trabajándolas con el equipo en la subida y mantenerlas para llegar sanos y salvos de nuevo al campamento base. Así se podrá empezar una nueva ascensión con el mismo u otro guía; con el mismo u otro CEO.

El trabajo en equipo de los componentes de la cordada en una escalada de riesgo es necesario para mantenerse en la cima y, sobre todo, para bajar sano y salvo al campamento base. La gloria no estriba sólo en subir, además hay que bajar y poder disfrutar del mérito. Subir sin volver sano y salvo al campamento base es un fracaso.

Es importante llegar, pero más aún lo es mantenerse y dejar el puesto con la seguridad de que la empresa seguirá funcionando después de ser abandonada por el CEO. En esa última fase se trata de dejar un guía nuevo para la próxima escalada. Esto exige, obviamente, un equipo.

Prólogo:
“La aspiración al mando es una de las tendencias más nobles de la condición humana. Pero también se encuentra entre las más arraigadas. Por una parte, estar al frente de una institución o comunidad potencia la capacidad de logro, de servicio y de innovación; por otra; son bien conocidas las trampas del poder, que pueden llegar a fascinar y confundir. Hasta el punto de que el gobernante busque su propio beneficio en lugar del bien objetivo y común.
Desde hace un par de años, la bondad que en principio se les supone a los más altos directivos empresariales se halla sometida a una creciente sospecha. Nos ha sorprendido la evidencia de que algunas quiebras de grandes corporaciones norteamericanas se han debido a engaños e incompetencia de quienes la presidian, con el agravante de enterarnos de que recibían cuantiosas bonificaciones por llevar a cabo un trabajo que, a la postre, ha resultado un fiasco financiero y, sobre todo, moral.”
Alejandro Llano

CEO, CARRERA Y SUCESIÓN de los profesores de IESE, Guido Stein y Jose Ramón Pin, es una obra de gran calado y lectura recomendada para las personas que aspiran a llegar a las altas esferas del poder, ya están en ella, se encuentran en fase de salida, o también servirá para los mentores o coach que acompañaran en su carrera al futuro CEO.

“Un hombre sin libertad es como un árbol sin hojas al que vela la muerte.”
Miguel de Cervantes

“Ser CEO entraña una gran responsabilidad. Prepararse para ejercer este trabajo con eficacia y eficiencia es necesario.

Algunas veces el directivo tendrá que correr riesgos profesionales para conseguir competencias o completar su imagen ante los demás… Tendrá que renunciar a otras actividades. Decidir es renunciar.

… En caso de no llegar a CEO, ser un buen colaborador también es muy importante… el acerbo de competencias que ha adquirido para prepararse como CEO le serán muy utiles siempre y le ayudaran a entender mejor el funcionamiento de la organización en sus tres niveles: el estratégico-económico, el político-social y el ético-moral.”

“Llegar a ser un CEO adecuado requiere un enfoque generalista e integrador, que pasa por el profundo conocimiento de la estrategia empresarial, de cada área de la compañía y de las estrechas relaciones entre cada una de ellas… Saber manejarse con soltura en el entramado político de las organización, dominar el arte de formar coaliciones y ganarse el apoyo incluso de los competidores es esencial para llegar a ser CEO.”

“Las tareas esenciales del CEO, consisten básicamente en desarrollar al máximo la eficacia, la atractividad y la unidad de la organización a través de sus decisiones, es decir, diseñar estrategias que produzcan valor económico, desarrollo de las capacidades de los colaboradores y una mayor confianza en la organización….”

“El directivo delfín tiene que saber que se le otorga poder, nunca demasiado, y que tiene que ganarse el liderazgo restante…. Puede no llegar a reinar, es decir, que puede padecer el síndrome de Carlos de Inglaterra.

El equilibrio no es sencillo, gestionar el delfinado es una de las lecciones más difíciles en el complejo arte de gobernar organizaciones y sociedades, y que cobra en las empresas familiares un relieve singular.”


CEO, CARRERA Y SUCESIÓN
Escalando a la cima
Guido Stein
Jose Ramón Pin
PRENTICE HALL


Link de interés:
Leer 1º capitulo
El segundo de a bordo

Mayo, 16

“En vez de convertirme en jefe, he pasado a ser rehén de muchos secuestradores.”
Frase de un
CEO recién ascendido

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario