domingo, 3 de junio de 2018

La riqueza de los humanos; El trabajo en el siglo XXI


Estimad@s amig@s

Sinopsis
¡Bienvenidos a un mundo sin trabajo!
En un futuro próximo, incluso las sociedades más evolucionadas y estables serán objeto de una fuerte convulsión. Los cambios que se esperan originaran con ictos sociales y un resquebrajamiento de los pilares sobre los que se ha fundamentado el Estado moderno. Asimismo, los Estados cuentan con herramientas cada vez más avanzadas para el control ciudadano. Avent, especialista en historia económica y uno de los más célebres periodistas económicos del mundo, nos desgrana en este libro los cambios más significativos que experimentará el trabajo en el siglo XXI y apunta que lo que se requiere no es tanto una adaptación, sino un completo cambio de paradigma que reduzca los efectos que el impacto de la innovación va a tener en nuestras vidas.

«Todo el mundo es víctima o causante
 de la disrupción»
Jill Lepore

Introducción
La revolución digital altera el empleo en tres modos.
1.   La automatización (…) el grado de destreza de las máquinas aumenta y cada vez se programa software más inteligente, mejoras que están aplicando el conjunto de tareas humanas que pueden automatizarse de manera barata.

2.   La globalización (…) el mundo en desarrollo acoge a millones de ingenieros, médicos, economistas y otros profesionales tan capaces de servir a sus clientes como sus homólogos en Estados Unidos y Europa.

3.   La tecnología impulsa de manera espectacular la productividad de algunos trabajadores altamente cualificados, a quienes permite desempeñar el trabajo que previamente habría sido preciso distribuir entre varias personas (…)

«Un hombre ha de vivir siempre de su trabajo,
y su salario debe al menos ser capaz de mantenerlo»[i]
Adam Smith

Comparto la afirmación de Ryan Avent, los cambios tecnológicos son difíciles de predecir, también lo es el impacto que tendrán en el empleo. ¿Se destruirá empleo a medida que se masifique el uso robots? Creo que sí. Es difícil no ser capaz de visualizar esa destrucción, sobre todo en la parte más baja de la cadena (los empleos más manuales y repetitivos).

Veamos el problema desde el otro lado de la mesa ¿Se crearán empleos nuevos gracias al uso masivo de las tecnologías exponenciales? Creo que sí. La madurez de las «tecnologías» y la masificación van a generar yacimientos de empleo para profesionales muy preparados, con funciones y responsabilidades nuevas, capaces de trabajar en remoto, interactuar con compañeros de otros continentes, colaborar en proyectos para diferentes organizaciones, tener varios empleos a la vez, etc.

Vienen tiempos complejos, La riqueza de los humanos es responsabilidad de todos, edificar el presente, es construir también el futuro. Debemos ser optimistas acerca de los cambios tecnológicos y económicos que se nos acercan, estar preparados, no rendirnos, salir a darlo todo diariamente y no olvidar ser generosos con todo lo que esté en nuestra mano.

«No os lamentéis por mi amigos,
no lloréis nunca por mí,
porque a partir de ahora
no volveré a hacer nada jamás»[ii]
John Maynard Keynes

En la actualidad, la fabricación automovilística es más un negocio de programación informática que de funcionamiento industrial (…)

La oportunidad de empleo del futuro estará en gran medida constreñidas por la capacidad de automatizar el trabajo y por la abundancia de la mano de obra (…)

(…) los cambios tecnológicos son difíciles de predecir, pero, conforme las capacidades tecnológicas aumentan, el conjunto de tareas en las que los humanos conservan cierta ventaja se reduce. Los cambios en las instituciones económicas son un poco más fáciles de comprender (…)

«No solo somos consumidores.
Nuestra capacidad de consumir
depende de nuestra capacidad de producir»


Link de interés

«Datos,
aprendizaje,
dólares»
Peretti

Recibid un cordial saludo


[i] Investigación de la naturaleza y causas de la riqueza de las naciones. Madrid: Secretaría General Técnica. Ministerio de Economía, Industria y Competitividad. Centro de Publicaciones, 2014.
[ii] Posibilidades económicas de nuestros nietos. En: Ensayos de persuasión. Barcelona: Ediciones Folio, 1997.
Publicar un comentario