viernes, 15 de junio de 2018

Desafíos de la Empresa Familiar; La fina línea entre el éxito y la destrucción


Estimad@s amig@s

Sinopsis
Hay una serie de problemas comunes a todas las empresas familiares, que hacen que de funcionar pasen a colgar en la puerta el cartel de «CERRADO». Este libro que presentamos trata de reflexionar y orientar sobre dichos problemas, a los que se enfrentan estas empresas muchas veces sin aliento. 1. Cuestiones familiares como divorcios, crisis financieras y problemas de salud. 2. Ausencia de políticas claras, procedimientos y normas empresariales. 3. Falta de estrategias de negocios documentadas para la gestión, el crecimiento y la sucesión. 4. Problemas de compensación (salarios, beneficios, etc.) que no estén claramente definidos. 5. Confusión de rol, un mal control de las operaciones y la falta de una estructura para reportar. 6. Falta o incorrecta aplicación del talento, habilidades y capacidades de los miembros de la familia. 7. Problemas con los empleados que no son familiares por miedo de nepotismo o favoritismo. 8. Problemas de comunicación por situaciones familiares no resueltas. 9. Falta de una visión unificada del negocio. 10. Ausencia de valores, ética y filosofía de la empresa propiamente documentados.

«La inercia suele ser
mala consejera»

Desafíos importantes tienen todas las empresas y por ende sus ejecutivos en su agenda. Quizás la variable más diferenciadora que aportan las Empresas Familiares es «la Familia».

Podemos ser una Familia modélica pero unos empresarios pésimos, ser un familia exitosa y unos empresarios exitosos, o autodestruirnos como familia y como empresa si no entendemos la necesidad de discriminar la delgada línea que existe entre la familia y el negocio, entre el éxito y la destrucción.

Profesionalizar la Empresa Familiar sigue siendo una tarea aún pendiente para muchas de estas empresas «el 50% de las Empresas Familiares alcanzan la segunda generación y entre un 10 y un 15% la tercera. La principal causa siempre es la misma: desavenencias entre los miembros de la familia propietaria», al igual que la sucesión o la transparencia (compliance). 

Fomentar lo bueno de la cooperación entre hermanos, primos, sobrinos y lo bueno de la competitividad entre ellos, nos hará ser capaces de saber en cada momento que faceta debemos potenciar (…)

Profesionalizar la gestión y el gobierno de la Empresa Familiar, formar al sucesor, crear cultura de pertenencia a la organización, separar en algunos casos a la Familia de la Empresa, o a la inversa apartar a aquellos familiares que no están preparados ─capacitados, para formar parte del equipo directivo de la compañía, pensar en el largo plazo (las siguientes generaciones, tener claro como transmitir ese legado.

Trabajemos por el éxito de las Empresas Familiares, enterremos los intereses particulares, o la destrucción como Empresa y Familia estará a la vuelta de la esquina.

«Lo importante no es disponer del plan,
sino llevarlo a la práctica»


Link de interés

«Una gran familia crea una gran empresa,
una gran empresa crea una gran familia»
Gildo Zegna

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario