lunes, 11 de junio de 2018

Cambiemos las organizaciones; Cómo activar la inteligencia, la responsabilidad y el liderazgo colectivo en las organizaciones

Estimad@s amig@s

Sinopsis
¿De qué sirve invertir en las personas si el sistema organizativo interrumpe y frena constantemente el desarrollo y la expresión de sus talentos? En un mundo cambiante, ¿cuál es el modelo de organización que tenemos? ¿Es rápida, ágil y permite el desarrollo y el bienestar de sus integrantes? ¿Por qué hay empresas más dinámicas que están dejando atrás a las tradicionales? ¿Cuál es el modelo que mejor nos conviene? ¿La jerarquía? ¿La redarquía? ¿El modelo Teal? ¿La holarquía? ¿El sistema operativo dual?
En función de lo que decidamos estaremos mutilando o desarrollando la inteligencia, la responsabilidad y el liderazgo colectivo. De todo esto dependerá nuestra supervivencia, el éxito y el bienestar de nuestra empresa. Y a todo esto hace referencia el autor en este libro, llamado a ser una de las referencias imprescindibles dentro de la literatura española sobre el management.

«Hay que cambiar
para que nadie cambie»

Prólogo
(…) cada vez más organizaciones buscar la palanca mágica que impulse las transformaciones requeridas para el negocio, se ha vuelto una obsesión. La gestión es el mantra del management.

(…) tomar conciencia no ya sobre la obsesión por adaptarse, sino sobre la necesidad de adelantarse a un futuro que ahora no mira hacia delante, sino que está presente y se diseña cada día.

Las nuevas compañías, los que emprendan hoy un nuevo negocio, parten ya de estas premisas y tienen la oportunidad de construir ecosistemas sobre modelos de gestión horizontales, metodologías ágiles, organizaciones teal, capaces de promover la autonomía y el propósito evolutivo.

(…) ¿y las compañías de siempre? ¿Pueden realmente reinventarse, romper su status quo para orientarse hacia la vivencia continua de cambio? ¿Es posible que superen sus, a menudo inconscientes, deseos de auto-preservación?

Atrévete a detectar las resistencias y poner foco en los aceleradores en el punto de arranque (…) para promover verdaderas actitudes de cambio (…)

(…) olvidamos que el cambio producirá en la medida en que las personas lo crean, lo interioricen y lo incorporen a su cotidianidad (…)

«Si tienes un jefe, tienes una excusa
Si no tienes jefe, tienes una responsabilidad»

Introducción
¿Están nuestras organizaciones preparándose para el management del futuro? Ésta es la pregunta que debería estar haciéndose cada directivo, cada consejero delegado y cada trabajador si desea sobrevivir en el siglo XXI.

(…) es necesario evolucionar, estar dispuestos a cuestionar si nuestras formas de trabajar, dirigir, organizarnos y reunirnos, aunque fueran exitosas en el pasado o incluso en el presente, deberán empezar a cambiar (…)

«Un buen gestor de personas
es aquel que tiene la habilidad
para generar implicación»

La transformación digital de las organizaciones conlleva transformar éstas, no solo cara al exterior, sino internamente. Estamos dando entrada a nuevas generaciones de trabajadores, con competencias y habilidades en algunos casos diferentes a sus compañeros, con otras necesidades, una manera de concebir el trabajo diferente. Buscando nuevos liderazgos, formas diferentes de hacer las cosas, con ganas de colaborar, ser escuchados, sentirse útiles, reacios a los «antiguos» sistemas de dirección.

En Cambiemos las organizaciones, Juan Ferrer intenta que pensemos cómo debería ser nuestra organización. Nos invita a reflexionar sobre los ecosistemas colaborativos, la idoneidad de tener oficinas abiertas, buscar cómo poner en valor la inteligencia del colectivo, la responsabilidad del grupo, el liderazgo, el cambio en general.

Creo que muchos tenemos claro que hay que hacer cambios en las organizaciones, el problema reside en hacer los cambios necesarios, en su momento, con la velocidad, tensión y urgencia necesarios, sin olvidar haber comunicado a todo el equipo humano los objetivos que pretendemos conseguir con los cambios.

«El líder enseña más con el ejemplo
que predicando a los demás cómo deberían ser»
Jhon Eider

¿Qué hacer? ¿Anulamos la jerarquía? ¿Hacemos desaparecer un sistema que hasta ahora ha funcionado? ¿Cómo nos organizaríamos entonces?

Problemas generados por la jerarquía
Guerras de poder
● Reinos de taifas
Falta de comunicación
Pérdida de tiempo en hacer política
Organización dividida
Efecto embudo
Distorsión de la información por capas
La información no sube
Acomodamiento
Victimismo
Atrofia de la iniciativa y la creatividad
Injusticia
Limitación de carreras profesionales
Dos únicas funciones del jefe
Perverso juego en la corrección
Asesinato del liderazgo
El objetivo es controlar, no ser rápidos
Los jefes ya no pueden dar respuestas

Nuestro reto como organizaciones va a ser combinar:
La planificación con la improvisación.
La ejecución con la creatividad.
La individualidad con lo colectivo.
La autoridad con la libertad responsable.
El trabajo con la felicidad.

(…) un líder Teal se preguntaría: «¿Cómo podemos entre todos definir y organizarnos para lograr un propósito que vincule a la totalidad?».

La holocracia es un sistema de organización basado en:
● círculos de trabajo (u holones);
● semiautónomos (al estar conectados con otros círculos);
● y autorregulados (ellos mismos establecen sus reglas e interacciones);
● donde la autoridad y la toma de decisiones están distribuidas a través de una «holarquía» de equipos autoorganizados;
●y donde los individuos no tienen cargos fijos, sino roles que definen ellos mismos.

«Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento.
Es el talento de reconocer a los talentosos
»
Elbert Hubbard


Link de interés
Radical

«Gobernar a gente libre
es mucho más difícil que administrar esclavos,
pero es también mucho más retador y creativo»
Aristóteles

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario