miércoles, 28 de marzo de 2018

El imperio del oro rojo: Una apasionante investigación sobre las consecuencias del consumo globalizado

Estimad@s amig@s

Sinopsis
La industria roja no conoce fronteras. Por toda la superficie del globo terráqueo circulan contenedores llenos de barriles de concentrado de tomate. Esta investigación rastrea la historia poco divulgada de una mercancía universal

¿Qué es lo que comemos cuando consumimos derivados industriales del tomate, ya sea en forma de kétchup, de condimento a un plato de pasta o como ingrediente de una pizza? Es tomate, ciertamente. Y al mismo tiempo no lo es: es tomate de industria. Un producto que ha sufrido enormes transformaciones en las últimas décadas, con la entrada de China en el mercado mundial, y que llega a nuestra mesa tras procesos de transformación y empaquetado que hacen imposible que el consumidor pueda comprobar su verdadera composición u origen.
Para seguir el rastro de este producto, cuya hegemonía no es comparable con ninguna otra en la era capitalista ―se cultiva en 170 países, mueve 38 millones de toneladas al año y su consumo no para de crecer― Jean-Baptiste Malet se ha embarcado en una investigación de dos años que le ha llevado a entrevistar a comerciantes, recolectores, agricultores, genetistas, fabricantes de maquinaria y hasta militares, en países como China, Italia, Estados Unidos y Ghana.
Lo que ha descubierto revela que el comercio de concentrado de tomate, un ingrediente indispensable en todas las dietas y presente en casi todos los recetarios del mundo, no solo tiene una enjundia insospechada y fuertes conexiones mafiosas, sino que su historia puede hacer tambalear el relato sabido de la industrialización e incluso la forma en que contemplamos el funcionamiento del mercado global.

«El mundo es nuestro campo»
Henry John Heinz

Hoy hablamos del tomate de industria, pero mañana podemos hablar del aceite de oliva, la ropatecnología. La globalización nos trajo el acceso a grandes factorías como puede ser el ejemplo de los países asiáticos, pero también lleva unida la explotación infantil, el enriquecimiento ilícito, las mafias, cárteles, etc.

El imperio del oro rojo es fruto de una investigación llevada a cabo por Jean-Baptiste Malet. No es un libro para conocer más sobre el cultivo, está orientado a arrojar luz sobre una industria global, poco conocida, y que necesita de transparencia y ética.

«No escuchéis a este impostor
[el propietario de las tierras];
¡estáis perdidos si olvidáis que los frutos son de todos
y la tierra no es de nadie!»
Jean-Jacques Rousseau

(…) Cofco era la única empresa estatal china autorizada a importar y exportar productos agrícolas (…) es además uno de los mayores productores del mundo de puré de albaricoque.

El gigante chino procesa anualmente 1.8 millones de toneladas de tomates frescos para producir 250.000 toneladas de concentrado de tomate (…)

(…) la agroindustria china (…) sector estratégico, pensado como tal desde principios de la década de 1980 por los dirigentes chinos, cuyo asombroso éxito económico casi no se ha publicitado.

China (…) tiene que alimentar a más del 20% de la población mundial con solo el 9% de las tierras cultivables del planeta. Su sector agrícola moviliza a un tercio de su población activa y representa el 10% de su PIB (…)

(…) China es el primer productor mundial de trigo, arroz y patatas; y el segundo en cuanto a maíz y al tomate de industria (…) es el primer exportador de zumo de manzana concentrado, de hierbas aromáticas, de setas secas y miel (…) ha pasado en treinta años de un modelo tradicional, basado en granjas y mercados locales, a un sistema industrial de agricultura intensiva estructurado en torno a auténticos gigantes (…)

Un tomate de industria contiene un 5-6% de materia seca y un 94-95% de agua (…)

(…) la industria agroalimentaria utiliza anualmente 12.000 millones de envases de productos que contienen tomate procesado (…)

(…) transformar concentrado chino en concentrado italiano con un simple golpe de varita mágica.

(…) legislación europea (…) añadir un poco de agua y sal al triple concentrado de tomate chino es procesar el producto.

(…) Túnez es uno de los países del mundo que más concentrado consume por habitante (…) 

(…) África (…) el mercado solo es una cuestión de precio, la calidad no es un criterio (…)

Los capos están presentes en todas las ramas del negocio agrario italiano. Desde la mozzarella a la charcutería (…)

(…) Cuando los jueces italianos antimafia confiscan bienes a los clanes el 23% de los mismos son tierras agrícolas (…)

.

«El tomate tal vez sea el único condimento alimenticio
auténticamente universal,
para todas las épocas,
todos los climas y todos los países»
Federación Nacional Fascista de Conservas Alimenticias


Link de interés

«El sol no es sino una estrella de la mañana»
Henry David Thoreau

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario