viernes, 9 de octubre de 2015

Los retos del directivo actual: Conductas, competencias y valores imprescindibles del profesional del siglo XXI

Estimad@s amig@s

Sinopsis
Los retos del directivo actual no es un libro más sobre gestión de empresas. Es la síntesis de lo aprendido por Emilio Moraleda a lo largo de su dilatada experiencia en el mundo empresarial. Es, asimismo, la reflexión de quien lleva vinculado al ámbito de las organizaciones desde los diecisiete años de edad y ha ocupado todos los puestos jerárquicos, desde auxiliar administrativo hasta presidente ejecutivo de una importante multinacional.
Las reflexiones y experiencias aquí recogidas constituyen una herramienta fundamental para entender las conductas y comportamientos de los directivos en el entorno empresarial y, sin duda, ayudará a muchos futuros líderes a recorrer el arduo camino de la gestión y el liderazgo.
Con esta obra, el lector aprenderá a manejarse con soltura en el mundo de los negocios y conocerá cómo potenciar las virtudes y capacidades que debe poseer cualquier profesional que desee una exitosa carrera laboral, tales como focalizarse constantemente en los resultados, mantener la integridad en toda circunstancia, desarrollar la innovación, el respeto por las personas o la capacidad para gestionar y potenciar el talento de su equipo.
Un libro, en definitiva, que constituye una herramienta imprescindible para cualquier profesional que desee conocer en primera persona las opiniones, consejos y recomendaciones de Emilio Moraleda, considerado por muchos uno de los mejores directivos españoles de su generación...

“Los ejecutivos tienen que invertir más y más en la cultura, los valores y las cosas intangibles. Necesitan ser cultivadores y contadores de historias para ganarse las mentes de la gente.”
Leif Edvinsson

Prólogo
El gran reto de líderes empresariales de hoy y de mañana no es otro que liderar la transformación permanente de las organizaciones que dirigen para adaptarlas a las crecientes necesidades de los mercados, de los clientes y de la sociedad. Es lo que se llama la vuelta a la economía real.

Liderar no es una tarea fácil y tampoco existen recetas únicas para hacerlo… a veces es necesario equivocarse para crecer, aprender y seguir adelante. Pero si hay algo en lo que se basa el éxito de un buen líder, ese pilar es, sin duda alguna, el que forman las personas de una organización.

La capacidad para motivar a un equipo, la valentía que debe tener un buen líder para escuchar a los demás y la humildad necesaria para admitir que él también se equivoca son los factores que pueden marcar  la diferencia entre la mediocridad y la excelencia de una compañía. No existe el líder perfecto porque la perfección exige cambio constante para adaptarse a las nuevas realidades sociales, y es ahí donde tienen que aprender a mirar constantemente los líderes actuales.

“El mundo no paga a los hombres por lo que “saben”. Les paga por lo que hacen o inducen a otros a hacer.”
Napoleón Hill

Introducción
En el mundo de la empresa, el buen líder es aquel que sin perder de vista su misión genuina de gestionar un negocio es capaz de tener éxito y gestionar valor y progreso porque cuenta siempre con el talento, y siempre lo respeta y lo reconoce. Los resultados y las personas, con sus emociones incluidas, son sus prioridades más importantes, y alrededor de este núcleo central gira todo lo demás.

El líder del futuro en el ámbito empresarial no podrá dejar de prestar atención prioritaria a la cuenta de resultados… en los años venideros, los números, los buenos números, en forma de resultados, no serán prescindibles por mucho que cambien los paradigmas de los negocios.
… el líder de las próximas décadas tendrá un perfil con mayor carga emocional que el actual.
Será mucho más sensible a los temas sociales, con mayor espíritu de servicio a los demás, más cercano a la gente, más integrador, más generoso. Se inclinara mucho más al reconocimiento emocional, será más humilde, menos engreído, confiara más en su gente, el respeto a las personas siempre será una seña de identidad, no le importara rodearse de gente mejor que él mismo, será de intelecto más flexible y el mejor agente del cambio perpetuo, y muchas cosas más…
… el líder del futuro será un poco humano y más humanista, y tendrá también un poco más de alma que ahora.

Y cuando los líderes hayan conseguido llegar a ser más humanos, tener más corazón y el alma más somera, sin dejar de ser gestores eficaces, el secreto seguirá estando donde estaba: en las personas, en la gente. En la gente mejor liderada.
Emilio Moraleda

“Los valores no son autobuses.
No te llevan a cualquier sitio.
Definen lo que eres.”
Jennifer Crusie

Siendo consejero delegado caí también en ese error de saturar a nuestra gente hablándoles siempre de un montón de valores, otras tantas conductas de liderazgo y unos cuantos principios operativos. La verdad es que a veces los empleados se aburrían o se perdían, o todo al mismo tiempo.

focalizar las organizaciones sólo en un puñado de sólidos valores. Cuando cuatro o cinco valores clave se resaltan y se viven con intensidad, la gente responde mucho mejor y la energía no se diluye, ni se divaga tanto.
En el mundo de la empresa hay ciertos valores que deben llevarse siempre en la bolsa de viaje. Yo tengo preferencia por una lista corta y sencilla de ellos, a la que llamo «el oro molido»:
·         Resultados
“Es la economía, estúpido.”
Bill Clinton

·         Integridad
“Al evaluar a la gente se buscan tres cualidades: integridad, inteligencia y energía. Si no tienes la primera, las otras le terminan matando.”
Warren Buffett

·         Innovación
“En el mundo sólo triunfa quien se levanta y busca las circunstancias. Y las crea si no las encuentra.”
George Bernard Shaw

·         Respeto por la gente
“Cuando los que mandan pierden la vergüenza,
los que obedecen pierden el respeto.”
Anonimo

·         Cuidar el talento.
“Existe algo mucho más escaso y raro que el talento.
Es el talento de reconocer a la gente con talento.”
Elbert Hubbard

Para crecer en el mundo de las empresas, produzcas energía, servicios financieros, nuevas tecnologías o cosméticos, hay que poner en marcha deliberadamente una cultura de crecimiento. Una cultura que cuente entre sus pilares con el anhelo permanente de crecer y seguir creciendo. Eso sí, de forma ambiciosa pero con sentido común y con los pies siempre pegados al suelo. A estas alturas, a la gente no le puedes contar milongas.

“El crecimiento constante es el mejor mecanismo de supervivencia.”
Amancio Ortega

¿Cómo conseguir que todas las funciones, que todos los departamentos se orienten a conseguir los resultados de la empresa?
Primera. El primer ejecutivo toma el mando.
Segunda. La guardia pretoriana sigue al líder.
Tercera. Unidos por el bolsillo.
Cuarta. No bajar la guardia.
Quinta. No nos engañemos. No es fácil.

“De todas las cosas que he hecho, la más vital de todas es coordinar los talentos de quienes trabajan para nosotros y señalarles el objetivo.”
Walt Disney

El buen líder no necesita esa habilidad del politiqueo para progresar. No tiene tiempo porque lo dedica a trabajar, y aprovecha su energía para conseguir con su equipo los mejores resultados. Está a lo que está. Y sabe que su mejor tarjeta de presentación es su trabajo serio y duro. Aquello de your best friend is your trend. La política no es su terreno.

“Tenemos una sencilla y transparente organización. Es fácil saber quién tiene la autoridad y para qué, y quien tiene la responsabilidad. Aquí no hay política, es una organización libre de política.”
Steve Jobs

Un auténtico líder dedica tiempo a fichar a sus equipos. Se lo toma muy en serio y no contrata al primero que le cae bien. El talento es prioritario para él y forma parte integral de su pensamiento estratégico. Sabe muy bien lo mucho que se juega cuando toma la decisión de incorporar a su empresa o proyecto un nuevo profesional.

“Ni siquiera un gran líder puede ir muy lejos sin buena gente que liderar.”
Ashleigh Brilliant

Desarrollar a la gente dándoles cancha suficiente para aprender cosas nuevas, expandir su campo de responsabilidad y alcanzar su máximo potencial profesional. Tan importante es este aspecto de la delegación como evitar la excesiva concentración de poder en unos pocos de forma que llegue a paralizar a la organización y materialmente reventar a los líderes.

… el acto de delegar en serio, no pequeñas tareas, requiere una intensa y sincera conversación con la persona o equipo en quien delegas en la que se mencionan cuatro cinco mensajes clave:
·         Tengo confianza en ti.
·         Te delego estas funciones y responsabilidades. Tienes autonomía y criterio propio para actuar.
·         Espero buenos resultados.
·         Estoy aquí para apoyarte si lo necesitas.

“Delegar el trabajo siempre funciona,
siempre que el que delega el trabajo también trabaje.”
Robert Half

… la necesidad de los cambios en las organizaciones tiene un origen hard; es decir, obedece a alguna razón muy pragmática. Un origen muy pegado al terreno y a las cifras, a la cuenta de la vieja.

Reglas clave para liderar un proceso de cambio
·         Sentido de urgencia
·         Equipo comprometido
·         Marcar la nueva dirección y comunicarla
·         ¡Obstáculos fuera!
·         Conseguir quick wins
·         Perseverancia en los cambios
·         Afianzar los cambios

“Cuando el ritmo de cambios dentro de la empresa es superado por el ritmo de cambios fuera, el final está cerca.”
Jack Wells

Los buenos líderes saben muy bien que ante situaciones de adversidad tienen que mostrar su liderazgo y tomar una actitud constructiva que anime a los equipos a seguir adelante y superar las dificultades. No importa la envergadura de las mismas, su papel es tomar el mando, apretar los dientes, ponerse al frente y marcar la dirección. No puede mostrar debilidad y desconcierto en ningún momento. Un líder, si de verdad lo es, no puede actuar como un timorato, ni mucho menos esconderse.

“La piedra preciosa no se pule sin fricción,
ni el hombre se perfecciona sin adversidad.”
Proverbio danés

Todavía hay líderes en las empresas cuya arrogancia y engreimiento les impiden conectar con la realidad y aproximarse con normalidad a su gente. Marcan barreras monumentales entre ellos y el resto de la organización como símbolo de poder… son casi invisibles a los ojos de la gente normal de la empresa.

“No hay cosa que disfrute más el soldado romano que ver a su oficial de mando comer el mismo pan que él, o tenderse sobre un sencillo lecho de paja, o levantar una empalizada. Lo que admiran de un jefe es su disposición para compartir el peligro y las dificultades, más que su habilidad para conseguir habilidad y riqueza. Y sienten más aprecio por los oficiales que son capaces de hacer esfuerzos junto a ellos que los que les permiten pasarlo bien.”
Plutarco de Cayo Mario

Apelar a las emociones para reconocer los logros de los equipos es compatible con saber decir, también a tiempo, que las cosas no están bien y tomar las medidas adecuadas para cada caso.

“No importa lo ocupado que estés, tienes que sacar tiempo para que la otra persona se sienta importante.”
Mary Kay Ash

… cuanto más rápido termine la integración, antes desaparece la inseguridad, la incertidumbre y los despistes de la gente. Y antes arranca a andar la nueva compañía.

“Es mejor liderar desde la retaguardia y poner a otros al frente, en especial cuando celebras la victoria, cuando ocurren cosas buenas. Hay que ponerse en la primera línea cuando hay peligro. Entonces la gente apreciara tu liderazgo.”
Nelson Mandela

… A mayor grado de compromiso colectivo, mejores resultados para la empresa. Mejor pinta tiene la cuenta de resultados. Así de sencillo y así de claro.

“Hay solo dos opciones en lo que se refiere a compromiso.
 Estás o no estás comprometido.
No existe una cosa intermedia.”
Pat Riley

En las empresas, sobre todo en las grandes… pequeños reinos dentro del organigrama corporativo que compiten entre ellos, casi siempre para conseguir más poder e influencia en la organización.

Cuando el liderazgo nuclear de una empresa es fuerte y seguro, es muy difícil que los pequeños califas prosperen. Puede haber intentos, y a pesar de la fortaleza del primer ejecutivo, ver cómo algunos pretenden ir de separadores. Si el líder reacciona ante el mínimo conato, entonces se queda todo en escaramuza y se acabó.

Divide et impera
“Divide y vencerás.”
Julio César

Hay líderes que al ejercer su responsabilidad empresarial les cuesta bastante confiar plenamente en los equipos y las personas que les rodean. Son en especial remisos a dar confianza a aquellos colaboradores que llevan poco tiempo en su entorno…

“Fiarse de todo el mundo y no fiarse de nadie son dos vicios.
Pero en uno se encuentra más virtud,
y en otro más seguridad.”
Séneca



Link de interes

“Las dos cosas más importantes que no aparecen en el balance de una empresa son: su reputación y sus hombres.”
Henry Ford


Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario en la entrada