lunes, 18 de abril de 2011

¡INFLUYE! Claves para dominar el arte de la persuasión

Estimad@s amig@s                                                      
"Cuando se pierde la popilaridad, uno se convierte en un autentico líder."

Sinopsis
¿Persuadir?, ¿convencer?, ¿manipular?
La influencia se aprende. Este libro expone las técnicas más influyentes, en el ámbito personal y profesional, para lograr tus objetivos a través de una poderosa herramienta llamada comunicación. La reflexión a la que invita esta publicación nos ayuda a ser más influyentes en nuestro entorno más cercano, y a escudriñar por qué los buenos líderes, las personas poderosas y los iconos mediáticos consiguen sus objetivos.
La influencia se forja con rigor, con método y con una estrategia en la que se planifiquen previamente los objetivos que queremos obtener a través del lenguaje, de nuestras acciones, de las actitudes y de las cualidades personales y profesionales que van desde la seducción hasta la imagen de marca pasando por técnicas de motivación, inteligencia emocional, habilidades de comunicación y capacidad de superación.
La influencia no se improvisa. La capacidad de influir en los demás se prepara. Este libro te ayudará a profundizar en el difícil arte de persuadir, que es mucho más que convencer, y a conocer las claves para utilizar la comunicación para conseguir los resultados que pretendes en tu vida personal y profesional. El éxito depende de muchos factores si bien la capacidad de influir es la herramienta más poderosa para alcanzar cualquier objetivo.

"Los limites de nuestro mundo son los limites de nuestro lenguaje."
Ludwig Wittgenstein

Prólogo
Muchas veces uno se pregunta por qué hay personas que cuando comunican consiguen penetrar en el mundo intimo y personal de otros seres humanos, mientras que otros no parecen ser capaces de lograrlo., que es lo que hace que unos mensajes tengan más impacto que otros, por qué hay personas, aparentemente sencillas, cuyos mensajes han creado un movimiento humano que se ha extendido durante siglos, mientras que otros aparentemente más eruditos vieron morir sus ideas cuando ellos también desaparecieron. Es en este punto donde hay que marcar una gran distinción entre lo que es comunicar, sin más, y lo que es comunicar y, además, influir.
Hay personas que de manera natural tienen una gran capacidad de influir, y hay otras que tiene que entrenar y desarrollar esta capacidad porque la tienen, tal vez, dormida.

“La verdadera medida del liderazgo es la influencia, nada más, nada menos.”

Introducción
La influencia no es privativa de un selecto grupo de personas a las que llamamos poderosas, carismáticas e, incluso, populares. En algunos casos, existen personas muy influyentes prácticamente desconocidas y, en otros, las personas que abandonan su actividad dejan de influir porque su estrategia era a corto plazo o se vinculaba estrechamente más a unos objetivos fundamentados en el egoísmo personal y enriquecimiento propio, material o no, que al beneficio mutuo.
… Las personas influyentes no sólo preparan y entrenan una serie de habilidades, sino que, además, estas deben tener un componente ético que no busque únicamente el beneficio propio, sino también el ajeno. Influir en positivo para que las dos partes ganen: ese es el secreto de la buena influencia y, por tanto, de las personas que saben que realmente influir en los demás no es exclusivamente conseguir “hacer-hacer”, es también proporcionar a los demás un valor que anteriormente no tenían.
La influencia se aprende y depende de ti… La manipulación no esta basada en valores éticos y quien la ejerce, tarde o temprano, se desacredita para siempre.
Piensa en ganar, pero no pienses en ganar a costa de hacer perder a los demásLa influencia bien entendida radica en que otros ganen.

“Al inteligente se le puede convencer; al tonto persuadir.”
Curt Goetz

Influir, que fácil resulta decirlo, pero qué difícil es llevarlo a la práctica.
Enrique Alcat en ¡influye! Nos acerca en el arte de la influencia bien entendída, a aquella que nos hacer poner en valor a las personas; sacar lo mejor de sí mismos, descubrir el talento oculto, que ellos desconocían que lo tenían.
“Un buen orador siempre será un simple hablador y estará perdido si no sabe captar a la audiencia con su corazón y su mente.”
Wilson Mizner

La influencia se aprende fíjate en las personas que influyen y párate a pensar en qué son influyentes. Intenta aprender de ellas. Obsérvalas. Analízalas.
“Actuar es fácil, pensar es difícil;
actuar según se piensa es aún más difícil.”
Goethe
La influencia no debe quedar en el campo de las ideas, sino que hay que trasladarla a la práctica. La influencia tiene que ver con la actividad y con la actuación. Si quieres influir de forma correcta y positiva, te recomiendo que tengas muy en cuenta estas diez recomendaciones.
Reflexiona sobre cuál es el eje fundamental de tu discurso y si utilizaras el lenguaje adecuado para la audiencia a la que te diriges porque la conoces previamente.
Actualiza tus mensajes y tu discurso en función de los acontecimientos de donde quieras comunicar. Esto exige que tengas la mayor cantidad posible de información sobre el entorno en el que ejercerás la influencia.
Comunica los mensajes que tengas interiorizados y no improvises ante cualquier situación no prevista. Añade siempre las respuestas que tengas preparadas de antemano.
Aporta valor añadido a tu audiencia siendo consciente del tiempo del que dispones, y no olvides decir siempre lo importante al principio. Debes cuidar, sobre todo, tu inteligencia emocional.
Reitera la idea principal las veces necesarias para comunicar con eficacia y habla siempre de modo positivo por negativa que sea la situación o por hostiles que sean las preguntas que te puedan plantear.
Prepara mucho mejor tu lenguaje no verbal, en especial tu mirada, tus movimientos, tus gestos, tus manos y tus expresiones. Todo comunica, no sólo el mensaje.
Prioriza la verdad sobre cualquier otra estrategia. La tentación de mentir, falsear o manipular, debes descartarla por completo. La clave reside siempre en argumentar todo con una base sustentada en valores.
Aprovecha cualquier oportunidad que tengas para influir y reforzar tu marca personal a fin de hacerla más creíble y consolidar la confianza que los demás depositan en ti.
Genera siempre beneficios en los demás o, cuando menos, inténtalo. No pienses sólo en ganar tú, aunque ejerzas la influencia para obtener un beneficio; pero procura que éste no sea exclusivo ni excluyente.
Piensa que la actitud es más importante que los conocimientos en el momento de influir y que tienes que lograr una perfecta sintonía entre lo que digas y lo que hagas. Todo está en ti. De ti depende.

“Dar ejemplo no es la principal forma de influir en los demás; es el único modo.”
Albert Einstein


¡INFLUYE!
Claves para dominar el arte de la persuasión
Enrique Alcat
Alienta editorial

Link de interes
Persuasión
Seis recetas para superar la crisis
Y ahora ¿Qué?

“La verdad puede más que la razón.”
Sófocles

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario