viernes, 25 de mayo de 2018

Innovar; Un manifiesto de acción


Estimad@s amig@s

Sinopsis
Innovar es una acción: no empieza por ampararse en ideas rompedoras, exponenciales o disruptivas, no necesita ciencia infusa, no depende de usuarios, inversores o de asumir culturas emprendedoras. Depende de ti, el artífice, ya seas emprendedor, gestor, empresario, científico, artista, político, activista, o lo tengas aún por decidir.
Puedes empezar con sólo un presentimiento y construir una innovación de impacto partiendo de lo que tienes. De hecho, todo lo que hoy celebras como una innovación empezó así. Nada es nuevo en la génesis de una innovación. Innovar es algo que puedes practicar y mejorar con la práctica.
Innovar no es difícil, pero la mitología y los lugares comunes que rodean a la palabra «innovación» acaban por confundir lo que hay que hacer. Acostumbrados a escuchar esta palabra en boca de líderes y personajes relevantes, y a celebrar sólo historias de éxito, es fácil caer en sesgos y asociaciones que conviene poner en duda, cuando no desechar.
Sabemos ya de la importancia que tiene innovar en las empresas y del papel esencial que juega en el progreso social y la competitividad económica, pero codiciar «innovación» no te prepara para «innovar». De hecho, puede llegar a ser contraproducente. Las innovaciones que celebramos sólo son inspiradoras porque ya conocemos su desenlace, la realidad de sus verdaderos inicios parece a menudo extraída de otra historia. Y sin embargo, ésa es la historia que tendrás que emular.
Luis Perez-Breva, artíce y director del programa MIT Innovation Teams en el prestigioso Massachusetts Institute of Technology, nos ofrece otra perspectiva que empieza por el principio y te lleva a resolver un problema real. En estas páginas encontrarás ejemplos que abarcan todo tipo de innovaciones y habilidades que puedes poner en práctica de inmediato. Todos podemos innovar, se puede aprender, practicar y enseñar. La innovación es el desenlace de un recorrido de aprendizaje y acción que no requiere profetizar mercados o disrupciones ni ningún otro tipo de clarividencia.

«O llevas recursos al problema
o llevas tu problema a los recursos»

Prólogo
(…) ¿Qué conocimiento o evidencia necesita uno para hacer que un problema sea real, encontrar una o mas soluciones apropiadas y eficaces y poner en práctica la solucione elegida? (…) partamos de un presentimiento (…)

(…) tu propósito siempre es averiguar en qué te equivocas, de modo que puedas pensar en un siguiente paso correcto de indagación y acción (…) [¡fallar antes ahorra tiempo y dinero!] a la vez que insiste en que (…) [fallaras] (¿estarás equivocado?, ¿cometerás errores?) en cada etapa de tu empeño (…)

«El camino hacia el impacto está sembrado
de [casi-aciertos] y aprendizaje»

Introducción
(…) ver la innovación y el [emprendimiento] como si fueran una sola cosa y la misma, definida por el resultado final (…)

(…) sobreabundancia de las —así denominadas— recetas orientadas a crear una startups u obtener una innovación (…) desconocimiento general de que el mismo lenguaje que puede ser tan poderoso para articular un negocio, desarrollar una estrategia empresarial y ejecutar dicha estrategia puede confundir fácilmente al aspirante a innovador, especialmente si se aplica demasiado pronto a aquello que generalmente equivale a un presentimiento (…)

«Innovar requiere acción,
práctica
y perseverancia»

Innovar depende de hacer (no solo presentar). Lo que nos debe importar es que funcione, solucione un problema, él precio sea acorde a la solución que aporta y se pueda escalar sin problemas.

Todos buscamos innovar, unos de manera más racional y otros de manera más caótica. La innovación no es rápida ni barata, debe estar apoyada por las personas de vértice de la organización, tener presupuesto, y estar concienciados que el error no es más que aprendizaje. No hay que criminalizar a las personas si no lo consiguen a la primera, más bien todo lo contrario, mostrarles apoyo y comprensión.

Innovar es una carrera de relevos. Toda innovación conlleva evoluciones, debemos ser conscientes, implicar a las personas necesarias en la fase de desarrollo en las que nos harán falta, tener previstos los recursos, detallado el plan B, C y siguientes, ser inaccesibles al desaliento, y no decaer en nuestro enfoque a la acción.


«Cuestiona lo que crees que has aprendido.
Amplía tu prueba de concepto.
Puede que acabes con varias versiones distintas del problema,
un espacio de oportunidad»

(…) tu principio rector debería ser aspirar a aprender una cantidad desproporcionada de cosas, bordeando lo irrazonable, con el dinero que tienes hoy, en lugar de aplazar el aprendizaje para cuando tengas más dinero (…)

¿Cómo llegará mi idea a donde tiene que llegar?
¿Hay un modo de reorganizar las piezas que cambie los costes, los precios, la regulación y la utilidad (…)?

(…) un prototipo plenamente funcional de una reinterpretación de la acción de innovar, del concepto de innovación y de la naturaleza interdisciplinar (…)

«Sea cual sea tu idea original,
Sólo una cosa es cierta:
tiene que evolucionar»


Link de interés

«Nada es nuevo
en la génesis de una innovación»

Recibid un cordial saludo
Publicar un comentario