jueves, 18 de octubre de 2018

Liderazgo Zidane; El genio que susurraba a los millennials


Estimad@s amig@s

Sinopsis
Considerado como el mejor jugador europeo de los últimos cincuenta años, Zinedine Zidane dejó el palmarés del Real Madrid muy alto tras entrenar a su plantilla durante dos años y medio. En este tiempo, ganó nueve títulos de los trece posibles. Con él al frente, el equipo blanco reafirmó su hegemonía futbolística tras conquistar las tres últimas ediciones de la Champions, del Mundial de Clubes y de la Supercopa de Europa, además de una Liga y la Supercopa de España.
Y todos estos éxitos no fueron fruto de la casualidad, sino de la causalidad. De esto precisamente trata este libro. Por muy buenos que sean los jugadores, si no tienen un entrenador que sepa sacar lo mejor de ellos, el equipo no triunfará. Ocurre lo mismo en las empresas: la capacidad de los empleados no importará si no existe un directivo que sepa guiarlos. Por ello, tenemos mucho que aprender del modelo de liderazgo de Zidane, basado, sobre todo, en haber sabido trabajar con millennials.
Estos jóvenes –nacidos entre 1980 y 2000, etiquetados frecuentemente como perezosos, narcisistas e incomprendidos– ya suman más de un cuarto del total de los empleados en España; se estima que serán el 35 por ciento en 2020, y el 70 por ciento en 2050. Y quien no sepa sacar el máximo partido de ellos, no triunfará.

«Los millennials (o Generación Y) suelen ser
 muy buenos en redes sociales (Facebook, Google+,
LinkedIn, Twitter, Tumblr, Instagram, Flickr, Snapchat,
 Pinterest, Vimeo y Periscope), pero carecen
de habilidades sociales probadas
 (paciencia, humildad, activa Escucha,
respeto a los padres, maestros, ancianos)»

Introducción
(…) Florentino Pérez se lamentaba de que era más difícil dirigir a dos decenas de chavales que a miles de profesionales de su grupo empresarial (…)

(…) un líder es una persona que pone énfasis en la motivación de sus equipos, que es inspirador y guía, un constructor de equipos e impulsor del cambio (…)

(…) el líder tiene que provocar admiración y ejercer como coach.

«El grupo más propenso a los desastres
es aquel formado por los mejores»
Meredith Belbin

¿Qué importancia tiene en vuestra organización el líder coach?, para Sir Alex Robinson bastante, «dame a Zidane y diez troncos de madera y te haré ganar la champions league».

¿Qué capacidad de atracción, de llevar a la acción, sacar los mejor del equipo, tiene el líder?
¿Cuánto ego hay en vuestras organizaciones?
¿Sois conscientes del daño que puede llegar a ocasionar?
¿Hay planes de actualización de conocimientos en la compañía?
¿Se fomenta la obtención de nuevas competencias?
¿Está actualizado el plan de formación?

El maestro Juan Carlos Cubeiro utiliza la persona—personaje de Zidane para poner en valor la figura del líder coach.  La gestión del ego de un banquillo compuesto por jóvenes deportistas con unas retribuciones en algunos casos estratosféricas, la genialidad de una persona humilde, la decisión de abandonar el Real Madrid, el desarrollo del talento, la humildad verdadera, entre otros temas.

Es un libro fácil de leer, y a la vez te permite reflexionar sobre la diferencia de la persona y el personaje, la importancia de la humildad verdadera en las organizaciones, el valor de tener un buen coach, o el legado que éste debe dejar cuando ya no esté en la compañía.


«Cuando me necesites aunque no queráis estaré aquí,
 pero cuando me queráis pero ya no me necesitéis,
 entonces me marchare»[i]

La gloria o la humillación 
penden de un hilo.

(…) el progenitor de Zidane lo educo en la firmeza, con gestos, con miradas y con el silencio, y nunca le dijo expresamente «te quiero». Una educación de valores sólidos: «Recuerda que la paz puede existir en el silencio».

(…) la falta de diversidad lleva al empobrecimiento.

(…) los lideres coaches entrenan, no dirigen; desarrollan, no utilizan a las personas; dan crédito a los demás, no se lo quitan; dicen «vamos», no «ve tú»).

¿Cuáles son los siete rasgos de los capitales de mayor talento?[ii] (…)
1.   Extrema tenacidad y capacidad de concentrarse en la competición.
2.   Juego agresivo que pone al límite las normas.
3.   Disposición a realizar un trabajo ingrato en la sombra.
4.   Estilo de comunicación discreto, práctico y democrático.
5.   Capacidad de motivar al resto del equipo con apasionadas exhibiciones verbales.
6.   Fuertes convicciones y coraje para diferenciarse.
7.   Férreo control emocional.

¿Tiene tu equipo 
el capitán que necesita?

Moraleja para el liderazgo: hemos de reinventarnos, porque la experiencia es un grado, pero también puede ser una limitación ante nuevos retos.

¿Hasta qué punto aprovecha tu equipo su
potencial, individual y colectivo?

(…) «ego del vestuario» (…) dificultad para recibid ese feedback y a aceptar la critica constructiva, y también, por tanto, a lo difícil que se hace aprender y ser mejor (…) hacer falta verdadera humildad (…) que se compone de sana autoconfianza, de capacidad para diferenciar lo que eres de lo que haces, de resiliencia (…) de gestión de las propias emociones y, sobre todo, de gratitud, un agradecimiento continuo y considerable.

(…) «no es lo que haces, sino como lo haces» (…) «El fracaso no es fatal, pero no tratar de cambiar sí puede serlo»[iii]. Si tratas de cambiar, es un error que se corrige. Si no, es un fracaso que dura toda la vida.

(…) el exceso de confianza mete al equipo en una «burbuja» de arrogancia, complacencia y descontrolada seguridad de victoria (…)

Infundir confianza
es la principal tarea del líder.

(…) la complacencia es el principio de la decadencia. El liderazgo innovador tiene tanto de humildad (seguir aprendiendo) como de sano orgullo.

«La virtud es un justo medio
entre dos extremos»
Aristóteles

(…) los menos preparados son los que se consideran mejores: no es una cuestión de ego, sino simple y puramente, de ignorancia (…)

«El primer paso de la ignorancia
es presumir de saber»
Baltasar Gracián

(…) la competencia más importante es la «learnability», la aprendibilidad. No es lo que sabes, es lo que eres capaz de seguir aprendiendo.

«El arte de vencer
se aprende en las derrotas»
Simón Bolívar

¿Cuál es tu DAFO (fortalezas, debilidades,
oportunidades y amenazas) cuando las cosas
no sales bien? ¿Cuál es tu plan de acción?

(…) «Aquí no hay suplentes ni titulares, tengo 25 jugadores muy buenos y hay momentos en los que unos juegan más que otros (…)»

(…) creemos en lo que hacemos y conseguimos las cosas luchando (…)

(..) hay que centrarse en la persona que eres, y no el personaje, que es efímero y pasa […]. El poder es una droga, y alejarse de eso es complicado. A muchos les da miedo que su teléfono no siga sonando.

«Hay que juzgar a una persona
por sus preguntas y no por sus respuestas»
Voltaire


Link de interés

«La manera de hacer es ser»
Lao-Tse

Recibid un cordial saludo


[i] Del filme Nanny McPhee: La niñera mágica (2005)
[ii] Sam Walker
[iii] John Wooden
Publicar un comentario